Loading...

Google+ Followers

jueves, 28 de agosto de 2014

Encuesta UNI Agosto 2014

Encuesta mensual preparada por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UNI en la cual se detalla la popularidad del presidente Humala y de otros miembros del gobierno y, lo que más puede interesar, la intención de voto para la alcaldía de Lima en la cual Salvador Heresi y Susana Villarán se encuentran en un virtual empate técnico  (10 versus 14%) en tanto Luis Castañeda Lossio sufre una ligera caída. Es necesario precisar que en lo personal, considero a la encuesta de la UNI como muy profesional y técnica no sólo por la calidad de la data y los profesionales a cargo  sino también porque es una suerte de conciencia crítica de las encuestadoras locales.

La encuesta completa así como su Ficha técnica la pueden ver a continuación:


Conferencia Perú Rumbo al Bicentenario

En el programa Charla Dominical que se transmite en la Radio Cultural Filarmonía tuve el inmenso placer de brindar una conferencia sobre el Perú rumbo al Bicentenario de nuestra independencia que se conmemora en el 2021. En la misma intento llamar la atención sobre que, más allá de los discursos lo que está sobreviniendo en estos días es una lamentable indiferencia sobre el que debe ser un tema que, por el poco tiempo por delante, ya debería ser ptotagónico.
A continuación pueden leer la transcripción:

Conferencia: Peru rumbo al Bicentenario de la independencia

Conferencia sobre centenario de la Primera Guerra Mundial

En el programa Charla Dominical, que se emitió el 23 de agosto, tuve el placer de brindar la Conferencia del título, en donde, a raíz de un ensayo de Margaret Macmillan y otros escritos, se habló de las similitudes existentes entre el mundo de hoy y lo que pasó hace 100 años, que desencadenó en uno de los conflictos más graves de la historia de la humanidad. A continuación pueden leer la transcripción de la misma:

Conferencia sobre la Primera Guerra Mundial a cargo del Ing. Juan Sheput

Gabinete Ana Jara obtiene el voto de confianza

Rostros de la derrota
Fingiendo la sonrisa para dar la sensación que “aquí no pasa nada” el presidente de la república, enterado que el gabinete que preside Ana Jara había obtenido de manera ajustada el voto de confianza, se limitó a pedir que se pase la página. “Aquí seguimos trabajando” señalaba con el rostro desencajado,  ante los medios de comunicación, tal vez con la esperanza que cierto sector de la población se enganchara con su prédica.
En el parlamento la situación no era distinta. En lo que vendría a ser la perfecta imagen de la derrota, la bancada oficialista luego de la votación permaneció congelada en sus curules. No había nada que celebrar. El que se ganara la votación no significaba que hubiera habido un triunfo. No se habían obtenido votos adicionales. Todo lo contrario. No sólo la oposición se mostró más sólida y radical sino que la misma presidenta del congreso tuvo que hacer uso de su voto dirimente, situación inusual en los últimos años, en que ningún presidente del Congreso tuvo que pasar por trance  semejante.
Por eso llama la atención la conmovedora ingenuidad del presidente Ollanta Humala pidiendo que se pase la página. La crisis económica, el decaimiento de la lucha contra la corrupción, su gabinete cuestionado (sólo un par de ministros  son la excepción), los amigotes protegidos de las exigencias del  Poder Judicial, la persecución política contra quienes creen son enemigos políticos, todo eso le está pasando la factura a este gobierno. La incompetencia, manifestada en un piloto automático en el manejo económico que ha trasladado al Perú de país líder en crecimiento a ocupar un quinto lugar en los rankings de performance económica, exigen cambios en el equipo ministerial.
Que el gobierno carece de operadores políticos es un hecho. Los que creen serlo no tienen lo fundamental en el predicamento político: respetabilidad  y credibilidad. La oposición sabe que ellos no tienen posibilidad de sostener ningún acuerdo pues estos se imponen y nacen muchas veces de los caprichos que se cocinan en Palacio de Gobierno.
El presidente ignora también que lo recientemente sucedido es una infracción constitucional. Desde el rechazo en la primera votación, donde los votos en abstención habían sido mayoría,  el gabinete había caído en crisis. No será sorprendente que en el 2016, cuando se inaugure un nuevo gobierno, la acusación por infracción constitucional se manifieste y con razón: se puede debilitar a las instituciones por ignorancia, pero no se puede jugar con ellas por politiquería. Esto último se sanciona y por lo visto en los últimos días ya se está en deuda.


Juan Sheput

Voto de Confianza de Ana jara: Cuando la confianza no es legitimidad

Cuando la confianza no es legitimidad
Todo parece indicar que el gobierno del presidente Ollanta Humala ha conseguido los votos para que de esa manera hoy pueda conseguir la llamada investidura de su gabinete en el Congreso de la república. Habría bastado con unas cuantas llamadas a algunos congresistas para así lograr la mayoría simple que exige la Constitución. Sin embargo allí no acaba el problema. El manejo de la crisis ha sacado a la luz una serie de debilidades de este gobierno.
En primer lugar la falta de coordinación entre la bancada y el poder Ejecutivo. Mientras congresistas representativos como Josué Gutiérrez anunciaban en los medios que los ministros habían puesto su cargo a disposición, fuentes del mismo gobierno llamaban a los medios para desmentir al parlamentario. Nadie se va, sería el mensaje, al menos hasta lograr el voto de confianza.
En segundo lugar, incoherencia. El mismo ministro Mayorga se encarga de indicar que él no ha renunciado y que por tanto se quedará en el gabinete. Olvida convenientemente que es Ana Jara la que, según la Constitución, propone al presidente sobre la conformación del gabinete. En un mundo, llamémoslo institucionalizado, sería la señora Ana Jara quien haría anuncios de esta índole y no cada ministro según su libre albedrío.
En tercer lugar incapacidad para medir las consecuencias de sus actos, propio de personas inmaduras o irreflexivas. Los congresistas oficialistas desafían a la oposición para que censuren a los ministros que se queden en sus cargos. Ignoran que eso paralizaría a los ministerios y prolongaría la crisis y si la censura es para la cartera de  energía y minas afectaría las inversiones.
En cuarto lugar desesperación. Que la esposa del presidente anuncie que su bancada apoyará la suspensión del aporte de los independientes es un buen gesto. Pero un buen gesto que demuestra ansiedad, pues con el mismo le quita piso al más entusiasta defensor de esta medida: el ministro Castilla. No hay nada que hacer, estamos en tiempos electorales.
En quinto lugar ceguera. Un gabinete en el que, a pesar de la vocación mediática de algunos de sus ministros “políticos”,  no convencen a nadie, por una sencilla razón, no tienen peso político. Sus acciones son entendidas por la población como sobreactuadas, por tanto no generan el efecto deseado. El gobierno debería tomar  nota de esto.
 La presidenta del consejo de ministros debería analizar esta situación  y no cometer el error de sus antecesores de dejar para un par de meses después el cambio de ministros. Un gabinete que no ha sido conformado por ella misma,  obtendrá la legalidad del voto de confianza pero no la legitimidad de la confianza de la población. Se requiere de cambios urgentes, a la brevedad.


Juan Sheput 

Artículo publicado en Diario Uno

martes, 19 de agosto de 2014

Carta Innecesaria

A raíz de la inminente presentación de la ministra Ana Jara en busca del voto de confianza en el Congreso, un grupo de ex presidentes del Consejo de Ministros ha hecho una invocación a la unidad. La considero innecesaria, no sólo porque no estamos en una crisis de gobernabilidad sino porque el mismo gesto de firmar esta carta desgasta a los propios firmantes:
Carta Innecesaria
Me ha llamado la atención una carta “de unidad” promovida por el expremier Javier Pérez de Cuéllar y firmada por Pedro Pablo Kuzcynski, Luis Solari y Beatriz Merino todos en su calidad de haber ejercido la presidencia del Consejo de Ministros, coincidentemente estos tres últimos,  durante la presidencia de Alejandro Toledo.  No estamos en un ambiente de crisis política y mucho menos de ingobernabilidad. Sí, más bien, estamos en un ambiente de creciente desinstitucionalización, de presión creciente de los poderes fácticos y de dependencia mayor de intereses económicos por parte del gabinete tal y como ha quedado insinuado con la difusión de correspondencia entre personas que actúan como  lobistas y altos funcionarios del Estado. Todo esto, en una democracia sólida, debe ser cuestionado y –cómo no- investigado. De ninguna manera se puede pasar por alto que aquellos funcionarios públicos que deben velar por el bien común se puedan poner a las órdenes de intereses particulares.
En ese sentido la presencia para el voto de investidura de la señora Ana Jara en el Congreso debe ser una buena ocasión para plantear estas interrogantes. Esa actitud, opositora, más bien fortalece la democracia pues utiliza sus instrumentos constitucionales, como el voto de confianza, para determinar el rumbo y comportamiento del gobierno. Una actitud firme en lo opositor, de ninguna manera constituye una obstrucción ni un impedimento para la buena marcha del Estado. Lo contrario, la obsecuencia, la subestimación del problema o pasar por alto este tipo de cuestionamientos indebidos más bien afecta a la democracia.
De un tiempo a esta parte el predominio en las decisiones del gobierno de intereses económicos particulares ha visto en la oposición y crítica política a un enemigo. Lo establecido, el statu quo, no desea ningún tipo de cuestionamiento. Ello es inadmisible en un Estado que constitucionalmente ha decidido apostar por la economía social de mercado, que debería tener en los organismos reguladores y en poderes como el Congreso, a la conciencia crítica de un mercado que tiene en el bienestar de todos los ciudadanos a su principal objetivo.
La carta mencionada, que puede nacer de las buenas intenciones, al final lo que ocasionaría sería un debilitamiento aún mayor de nuestras instituciones. No está en juego el voto de confianza. Se sabe que el gobierno cuenta con los votos suficientes para pasar esta prueba. Está en juego qué tipo de Estado queremos, acaso uno de acuerdo al ordenamiento constitucional, que regule y busque el bien común o uno al servicio de poderosos intereses económicos particulares.
Con el respeto de los firmantes, la carta mencionada no tiene ningún sentido.
Juan Sheput


Columna publicada hoy en Diario Uno

miércoles, 13 de agosto de 2014

Encuesta Datum Pulso Perú Agosto 2014

La encuesta Pulso Perú que prepara DATUM correspondiente al mes de Agosto del 2014 muestra un sorprendente aumento de la popularidad del presidente Ollanta Humala en 8 puntos. Algunos analistas han señalado que no hay motivo para ese repunte. Yo discrepo. Las Fiestas Patrias siempre son un evento que genera simpatía, aunque sean episódicas, para el gobernante. A ello habría que agregar el hecho que la seguridad ciudadana haya encontrado en el Ministro Urresti a una persona que contribuya a cambiar la percepción negativa que había sobre ella. En cuanto al escenario municipal, que muestra a un Luis Castañeda Lossio estancado, a Susana Villarán que sube un par de puntos, y a Fernán Altuve y Salvador Heresi entre 3 y 5 puntos me permite asegurar que, si sintonizan bien con el pueblo, entre ellos puede estar el outsider. Nada está dicho.

Puede leer la encuesta completa en el siguiente enlace: Encuesta Pulso Perú Datum Agosto 2014