Loading...

Google+ Followers

miércoles, 28 de octubre de 2015

Sin información no hay formación de opinión

Sin información no hay formación de opinión
En octubre del año 2010, a poco más de cinco meses para las elecciones presidenciales de abril del 2011, los ciudadanos peruanos tenían el privilegio de poder formar opinión de manera directa, sin opinólogos de por medio. A los programas políticos de la señal abierta (léase Frecuencia Latina, Panamericana TV y ATV –América daba, como hoy. prioridad a su noticiero-) asistían los políticos o los protagonistas de las noticias de turno. Desde primeras horas de la mañana uno podía ver entrevistas o debates, dirigidas o a cargo de Beto Ortiz, Aldo Mariátegui, Claudia Cisneros, Jessica Tapia, Jaime Chincha, Augusto Álvarez Rodrich o Pamela Vértiz. Y si se trataba de la noche, pues también había programas nocturnos en señal abierta entre los que destacaban los de César Hildebrandt y Rosa María Palacios. Piense en ello un momento. Los ciudadanos del Perú teníamos un menú para elegir y, de esa manera, uno podía formarse una opinión de cara a un evento tan importante y trascendente como el proceso electoral del Perú o, de repente, en función de algún acontecimiento que gravitara en nuestra vida cotidiana. La fiscalización y la rendición de cuentas se fortalecían y los medios de comunicación ayudaban a ello.
En estos días no tenemos nada de ello. A cinco meses de las elecciones, con la honrosa excepción de Panamericana TV en las mañanas y Canal 11 RBC en las noches, no hay programas de lunes a viernes en la señal abierta. La inmensa mayoría del país no tiene acceso a información ni puede formarse opinión a tan poco tiempo del próximo proceso electoral. Eso no sucede en otro país de América Latina. Sin información la ciudadanía puede caer en graves errores y ello es responsabilidad de los medios de comunicación masiva del país.
Es cierto que hay programas políticos en la señal cerrada y los fines de semana en la señal abierta pero ello no es suficiente. La diferencia entre un programa de cable y uno de la televisión en señal abierta equivale a la explosión de una granada con la de una bomba atómica. No hay punto de comparación.
Espero se corrija esta anomalía. Los ciudadanos del Perú merecen formar opinión de acuerdo a sus propias conclusiones y puntos de vista. Y para ello son importantes los programas de debate e información política en cualquier parte del mundo.

Juan Sheput

Columna publicada el 28.10.2015 en Exitosa Noticias