Loading...

Google+ Followers

miércoles, 4 de febrero de 2015

Lavado de dinero se desborda

Lavado de dinero se desborda
Lo que acaban de leer como encabezado fue el titular en primera plana del excelente diario de negocios Gestión de hace tan sólo 2 días. En la misma página,  desarrollando la noticia,  indica que el monto investigado de dinero de origen ilegal se habría incrementado en 287% en solo un año,  lo que llevaría a que la Superintendencia de Banca y Seguros plantee mayores controles en transacciones y casas de cambio.
El fin de semana Cuarto Poder sacó un informe sobre la reapertura en la Fiscalía de una investigación en contra de Nadine Heredia, esposa del presidente Ollanta Humala, por lavado de dinero. Se le investiga por depósitos sospechosos, pequeños para evadir los controles, tipo depósitos hormiga, hasta por 215.000 dólares americanos, los cuáles fueron efectuados por familiares que no cuentan con los recursos económicos suficientes para hacerlos.
Ante ello la respuesta del gobierno, encabezado por Ollanta Humala y de sus congresistas ha sido “es un refrito”, “eso ya se vio”, “se ha politizado” y otras menudencias por el estilo. Tratan de descalificar al mensaje y los mensajeros y también a los que plantean una investigación. No se preocupan de dar respuestas porque seguramente no las tienen, empezando una controversia cuando lo que corresponde a un presidente es ponerse del lado de la Ley y de ser abierto a cualquier tipo de indagación.
Con su actitud el presidente le da un duro golpe a la lucha contra la corrupción y con su misma acción sabotea, de manera directa, los esfuerzos que vienen dando las organizaciones correspondientes en la lucha contra el lavado de activos. No se trata aquí de practicar la política del avestruz negándose a ver lo evidente sino de dar el ejemplo desde la más alta investidura del Estado, la del presidente de la República.
En este proceso juega un papel importante la Procuraduría y la Fiscalía de la Nación. Al frente de esta está un hombre probo y por lo tanto inmune a las presiones políticas tan comunes en los que tienen cola para pisar. El Fiscal Pablo Sánchez es garantía de un proceso objetivo y necesario pues no se puede permitir que la política sirva para “enriquecer la vida” de advenedizos que con el pretexto de querer impulsar el “gran cambio” sólo tienen modificaciones pero en su status de vida familiar.

Juan Sheput