Loading...

Google+ Followers

miércoles, 24 de diciembre de 2014

De espaldas a la realidad

Demostrando gran ingenuidad y su nulo conocimiento de lo político, el ministro de Economía ha querido justificar los problemas que ha causado la ley del nuevo régimen juvenil indicando que son parte de un boicot político. No dice que este es el cuarto paquete que el Congreso le aprueba al gobierno, demostrando así su total colaboración y no dice tampoco nada de lo que señalan otros economistas: que si hay problemas es por la poca capacidad de reacción del gabinete y por dar medidas tardías.
Los ministros creen que para implementar políticas públicas basta con desayunar o almorzar con algunos líderes de opinión o con sus relacionistas públicos. Ignoran lo elemental, la importancia de dialogar con los involucrados o tender puentes a los líderes políticos. En lugar de ello se dedican a insultarlos o descalificarlos desde una torre de marfil de superioridad totalmente sobrevalorada. Como bien señala Mariella Balbi, se envía a convencer a ministros que, como Segura o Ghezzi, tienen influencia cero en la ciudadanía pero también nula capacidad política.
En su desesperación el presidente Humala pide a los jóvenes que lean la Ley. Es decir continúa subestimando a los jóvenes,  muchos de los cuáles a estas alturas harían mejor papel que algunos miembros de su gabinete. Insiste en no ver la realidad tratando de imponer una Ley que no tiene posibilidad de implementarse pues no cuenta con respaldo político y está hecha de espaldas a los involucrados.
Si los jóvenes se quedan sin trabajo es por culpa del actual gobierno por haber descuidado la economía. En promedio, cada punto de crecimiento del PBI absorbe, crea empleo, para  50.000 personas que se incorporan a la Población Económicamente Activa PEA cada año. Si anualmente esta crece en 350.000 personas se requiere que el PBI aumente a un nivel de entre 6 y 7%. El Perú este año crecerá a niveles del 2.5% con lo cual 225.000 jóvenes no serán absorbidos por el  magro crecimiento. Y esta lamentable realidad no tiene nada que ver con la informalidad sino con la incapacidad del gobierno del presidente Humala que ha decidido confrontar en lugar de consensuar.

Juan Sheput