Loading...

Google+ Followers

miércoles, 26 de junio de 2013

La batalla por una mejor universidad



La batalla por una mejor universidad *
Un tema tan importante como el referente a la educación universitaria merece un amplio despliegue informativo. En el ciclo de formación de las políticas públicas, el debate público  es el núcleo para dar forma a una ley o norma sostenible. Es lamentable que en el Perú, en donde tanto se reclama un debate de grandes temas, cuando se tiene la oportunidad de ello, se minimice a personajes que sí tienen mucho que aportar. Me refiero al Dr. Manuel Burga Díaz, ex rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien diera importantes declaraciones el lunes en Ideele Radio las cuáles no tuvieron la repercusión que merecen en los diversos medios de comunicación. Ello demostraría que el debate en torno a la nueva Ley Universitaria ha devenido en un mero juego de intereses económicos en donde se da prioridad sólo a aquellos que están en contra del proyecto de Ley y a favor del grupo de rectores que no quieren  perder sus privilegios.
Ya he mencionado que nuestro sistema universitario es deplorable y no sirve para darle solidez a nuestro país que pretende ser desarrollado. A pesar de los esfuerzos de dos o tres universidades, no tenemos organizaciones de élite y en promedio la universidad peruana es mediocre. Sin embargo se quiere permanecer en el estado actual, malogrando generaciones enteras, ignorando que en su impacto, estas promociones de profesionales conducirán al Perú en los próximos años. Así la debacle por falta de personal calificado estará garantizada.
El Dr. Manuel Burga Díaz ha señalado lo siguiente: “Me parece que en general los estudiantes  no tienen la actitud del estudiante chileno que pide una mejor calidad y los rectores no tienen la actitud de los rectores tradicionales que hubo en el Perú en el siglo XIX”. Totalmente de acuerdo. Es muy penoso el papel de los sanmarquinos que se ponen del lado de quiénes han conducido a la universidad al desastre en que se encuentra y son incapaces de reclamar una educación de calidad. En la misma línea se encuentran los estudiantes que, en aras de la “autonomía”, toman universidades en lugar de dedicarse a leer el proyecto de Ley y promover un cambio educativo.
El papel del congresista Daniel Mora también es meritorio. Está demostrando coraje político al no ceder ante los paginazos y los avisos pagados ni a la hemorragia declarativa de quiénes creen que la educación universitaria es sólo inversión para hacer grandes negocios. Ya basta. Es necesario hacerle un alto a las universidades clientelistas que descaradamente se utilizan para vender diplomas, promover partidos políticos o financiar caprichos y lujos personales. Hay un sistema perverso que consiste en comprar opinión a partir de jugosos contratos a líderes comunicativos. Eso no es universidad, eso es cualquier cosa.
Bienvenido el debate y el intercambio de ideas. Mientras Daniel Mora reciba el apoyo de personas capaces y sólidas en lo ético y lo intelectual como el Dr. Manuel Burga Díaz deberá  entender que marcha por el camino correcto y  por lo tanto persistir. El país se lo agradecerá.

Juan Sheput


* Artículo publicado hoy en Diario 16