Loading...

Google+ Followers

lunes, 29 de agosto de 2011

La Regionalización no es simplificación


En primer lugar es una lástima que el Premier no haya pensado primero en reactivar el Consejo Nacional de Descentralización, CND, que de manera irresponsable desactivara Alan García. Esa actitud irreflexiva de García condenó al país a un desorden total y a la frustración de tener un proceso adecuado de descentralización y regionalización. En esa misma línea, sin conocer cuál será la entidad encargada de conducir el proceso complejo de descentralización, el presidente del consejo de Ministros Lerner hace un anuncio con cargo a debatirse después.
La razón de ser de una región es la construccción de capital social y la búsqueda de cohesión social. Debe incorporar asimismo como objetivo la competitividad, incoporando herramientas como la de instalar y promover clusters o conglomerados empresariales.
Michael Porter, desde el punto de vista empresarial y estudiosos como Boisier o Mauricio Cuervo, tienen muy en claro el papel de los clusters en el desarrollo regional. No es una partición territorial, proporcional, para que todos tengan costa, sierra y selva. Eso no es una región, raya con la ilusión y eso es condenarnos al fracaso estrepitoso.
Si la opción que está pensando el gobierno es la del Dr. Javier Pulgar Vidal, y que mostramos en el gráfico superior, el gobierno está equivocado. Una región no necesariamente es una continuidad geográfica. Hay regiones, a decir de Boisier, que son viruales y que realizan intercambios y que gozan de una integración y no colindan geográficamente. En el caso que se integren Loreto y Tumbes o Piura, nos preguntamos ¿Qué tienen en común? ¿qué factores los unen? ¿qué tipo de intercambio realizan?.
El simplismo con que el gobierno asume el desafío de un tema tan complejo como el regional es preocupante. En Colombia el tema viene ajustándose desde 1984 al igual que en España. En Chile las leyes están en revisión. En Perú ni siquiera se conocen bien los conceptos, a tal punto que confunden regionalización con partir el país, horizontalmente, en 5 macroregiones. Ingenuidad y desconocimiento conmovedor.