Loading...

Google+ Followers

sábado, 31 de julio de 2010

Acantilados: ¡no más construcciones!...con excepciones

Qué fácil es burlarse en el Perú de los ciudadanos. Para ello basta con tener autoridades dispuestas a blindar con leguleyadas los atropellos que se cometen y darle una imagen de legalidad mediante información en algunos medios de comunicación.
Las construcciones en los acantilados de Barranco son atentorias no sólo contra el paisaje urbano sino fundamentalmente contra la Ley. El INC protege la intangibilidad de los acantilados, la Autoridad Autónoma de la Costa Verde también, sin embargo alcaldes con indicios de corrupción, leguleyadas y jueces dispuestos a dar una ayuda a los atropellos, han permitido que diversas edificaciones afecten la naturaleza y el paisaje de los acantilados.
Anoche, en los espacios virtuales, se celebraba que el alcalde de Lima diera una Ordenanza Municipal, evitando la construcción en los acantilados. Esta actitud, fue saludada por una buena cantidad de personas bien intencionadas. Sin embargo, cuando al día siguiente se desarrolló la noticia, la misma da cuenta que esta norma consolida los atropellos e ilegales construcciones en los acantilados, y, peor aún, indica que los proyectos presentados antes de la referida Ordenanza seguirán su curso de acción. Me pregunto ¿Alguien sabe el número de proyectos presentados antes de la aludida Ordenanza? En un país en donde se falsifican y compran autoridades corruptas ¿alguien puede determinar si es que no hay por allí proyectos aprobados?
Ni un día duró la alegría por el dispositivo. Tanto Perú 21 como El Comercio, nos pretenden hacer creer que la noticia es satisfactoria, cuando en sus páginas traen la información de las "excepciones" a la norma: el Hotel de accionistas chilenos seguirá adelante y se construirá en los acantilados de Larco Mar. Es decir, este Hotel, se construirá de todas maneras, privilegiadamente, dañando con su presencia el espacio público y el paisaje natural. Que no nos extrañe que luego, alcaldes como Masías o jueces solicitos, apelando al criterio de igualdad ante la Ley, den luz verde a otros proyectos dañinos para la ciudad.
Para detener la construcción del hotel en los acantilados sólo es suficiente que el alcalde de Miraflores, Manuel Masías, retire la licencia de construcción. Si no lo hace es porque de repente lo motivan otros intereses.