Loading...

Google+ Followers

viernes, 30 de julio de 2010

Barranco no resistirá 4 años más en manos de la corrupción

Acabo de ver a dos candidatos a la alcaldía de Barranco en La Hora N, programa que conduce Jaime de Althaus. Los señores César Hurtado, de Somos Perú, y Jorge Rodríguez, de Decisión Ciudadana, han expuesto, dentro de los límites del tiempo, sus planes municipales.
Sin desmerecer al representante de Somos Perú, me queda claro que los mejores exponentes para ocupar el sillón municipal de Barranco, son los señores Jorge Rodríguez y Javier Alvarado. De este último conozco su larga lucha por impedir que Barranco sea destruída por la voraz corrupción de sus últimos alcaldes. Desde el atropello cometido contra La Lagunita de Barranco, que destruyó uno de los más hermosos lugares de Lima, a la par de la memoria urbana del distrito, pasando por el remate de las playas, espacios públicos para todos los limeños, hasta las abusivas licencias de construcción que de manera corrupta se vienen otorgando y que han generado que absurdos, como construir en los acantilados o cerrar vías públicas, puedan hacerse a vista y paciencia del alcalde y candidato a la reelección por Cambio Radical, señor Antonio Mezarina Tong.
Barranco no resistirá cuatro años más en manos de la corrupción. La padece desde los años 80. Cómo será de noble el distrito que hasta ahora resiste estoicamente. Pero de no hacer un esfuerzo los vecinos, Barranco simplemente desaparecerá. Edificios horrorosos como los que se construyen en el Malecón Paul Harris o sobre los acantilados, serán los puñales que convertirán a Barranco en la capital del mal gusto y en ejemplo de destrucción de paisajes urbanos. El predominio de bares por sobre espacios culturales acabarán con la imagen apacible y artística del distrito. La inseguridad ciudadana que hoy afecta a Barranco es consecuencia de la masificación del transporte público y de la pérdida de espacios públicos para el recreo y la diversión: Barranco era el distrito que más metros cuadrados tenía por vecino para la práctica del deporte, hoy eso simplemente no existe.
Dentro de las propuestas inteligentes del señor Rodríguez sólo discrepo con una, la referente al Metropolitano. No es irracional exigir que el Metropolitano salga de Barranco. El próximo alcalde tendrá que luchar para que eso suceda, desviando a los omnibuses por el tramo original, por Surco, para que lleguen a Chorrillos por la zona de la avenida Guardia Civil. No queda otra. Si hay consecuencias económicas pues eso será responsabilidad penal de Luis Castañeda Lossio, pero el Metropolitano no es sostenible ni viable por la zona barranquina.
Sería una pena que los vecinos, al votar por cualquiera de los dos candidatos que representan mejor lo que se debe hacer por Barranco, terminen por favorecer a quiénes ofrecen continuar con lo mismo que nos aqueja. Por eso espero, que en estos dos meses que quedan para la fecha de elecciones, los vecinos se pongan de acuerdo para apoyar a quién más posibilidades tenga, entre Javier Alvarado y José Rodriguez.
Yo ya tengo mi voto, basado en el reconocimiento a quien viene dando batalla desde hace años por recuperar las playas, evitar las construcciones en el acantilado, impedir el paso del Metropolitano. Ese voto es para Javier Alvarado, sufriente de varios juicios por los abusivos que ven en él un escollo para hacer lo que se les viene en gana en Barranco.