Loading...

Google+ Followers

martes, 11 de mayo de 2010

Gobierno anuncia "guías telefónicas" con detalle de sus "obras". Buen insumo para futuras comisiones de investigación.

Las obras de cemento y ladrillo son las favoritas de aquellos que gustan aparentar que hacen algo en beneficio del pueblo. Lo vemos a nuestro alrededor: colegios que se construyen y reconstruyen, pistas que se parchan y reparchan, hospitales inaugurados que no funcionan, centros de cómputo que no tienen computadoras, modernas carreteras que se quedan en la primera piedra todo ello ante el espanto de funcionarios probos que, como el Ing. Javier Piqué, renuncian por los indicios de corruptelas en programas como Agua para Todos. Las obras de cemento y ladrillo son el mundo de la apariencia. Lo vemos con el Metropolitano y el tren Eléctrico, inútiles pero que generan mucho gasto y la felicidad para algunos que obviamente se enriquecen con este gasto.
El presidente García, premoderno al fin y al cabo, anuncia que repartirá "guías telefónicas" a todos los hogares con el detalle de sus obras. Será un buen resumen para las comisiones de investigación que de hecho se tendrán que conformar en el próximo gobierno. Las administraciones que han quedado en el corazón del pueblo no han necesitado del gasto inútil de estas "guías telefónicas", gasto frívolo e innecesario en un gobierno que no ha hecho nada realmente importante, ni una sóla reforma, que apuntale el crecimiento.
Los gobiernos aparatosos necesitan de la imprenta para el autobombo y la justificación del gasto innecesario. Lo realmente cierto es que se están generando una serie de bombas de tiempo, entre ellas una burbuja inmobiliaria y un colapso de los créditos por el sobreendeudamiento de la población. Todo ello por la falta de supervisión y la necesidad de aparentar crecimiento por parte del actual gobierno.

6 comentarios:

Luis Enrique Alvizuri dijo...

Señor Sheput:

1. Su comentario es interesante, pues refleja uno de los problemas teóricos de fondo de los últimos gobiernos peruanos: su sentido de la Modernidad.

2. Efectivamente, aún en el Perú se sigue pensando en una Modernidad de los años 60, cuando no había luz, agua y telefonía en casi toda la nación. En ese tiempo se hablaba de "modernización" como un sinónimo de obras de infraestructura para dar servicios.

3. El señor García nació y creció con ese dogma y todavía lo utiliza en sus discursos: la modernización, algo que en el mundo ya nadie habla ni pregona. Es más, en Occidente actualmente existe una crisis de dicha noción (el pos modernismo) por cuanto viven las consecuencias de ello (la contaminación ambiental como la más notoria).

4. Pero ese no es el único problema sino que a esto se suma el hecho que dicha "modernización" resulta a la larga un gran y estupendo negocio ("faenón") en el sentido que traer Modernidad, hacer "obras", es la mejor manera de enriquecerse, tanto entre los públicos como entre los privados.

5. De allí este exacerbado y frenético deseo de hacer todo tipo de obras de "modernización" por cuanto ellas representan, en primer lugar, el dinero que todos ansían, y, en segundo término, la imagen de "progreso y desarrollo" que se asocia a ello.

6. Lo cierto es que esa idea antigua -que las obras de por sí significan desarrollo- ha quedado desmentida, pues la experiencia demuestra que se pueden hacer muchas y gigantescas en los países más pobres de la Tierra, sin que conlleven nada bueno para sus pueblos.

7. Lamentablemente el pueblo peruano anda atrasado en cuanto a esto y solo ve "al que hace obras", de lo cual se aprovechan todos los políticos de turno para suspender los esfuerzos en materia de salud, educación y crecimiento para poner todo el interés en hacer "pirámides de Egipto" que asombren por su magnitud y den la impresión de que "estamos mejor".

8. Modernidad en el Perú es sinónimo de gran obra pública para beneficio de la empresa que la explota, no así un cambio radical en la vida de sus habitantes. Cambiar esta lógica es el reto que un futuro gobierno debe proponerse, salvo que lo que se quiera es más de lo mismo y seguir el camino "faenónico" trazado por García y sus secuaces.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

eso va a costar una millonada, un vulgar desperdicio, y mas ahora que "dizque" tienen que reducir el gasto pues el deficit fiscal es grande.

ademas todas las obras de este gobierno se deben a la excelente economia y recursos que dejo el anterior, pondran eso en su guia???, que va, la cobardia aprista solo sirve para apropiarse de los logros y endilgar a otros los errores y faenones, asi de politiquera de baja estofa es esa gente.

Marco Otoya dijo...

Por que no comenta algo, por favor de tipo 'incisivo', sobre el lio del gas?

Sera que no quiere levantar la alfombra y alocar el polvo para observar y dejar en tela de juicio como Toledo, Quijandria y demas comechados del MEM aprobaron la barbaridad del negocio del gas?

Es una pena que Ud. rehuya la discusion del tema, Sr. Sheput. Otros canales como rpp le han dado la espalda al caso tambien. Es aqui cuando la transparencia es necesaria.

El problema de este caso del gas y cualquier otro que se presente en el marco de los tratados de libre comercio firmados por el Peru (China, Chile, EEUU) es que dadas las condiciones juridicas de los TLC's, cualquier pretension de elevar el interes nacional por encima del interes del inversionista sera virtualmente imposible. Este punto es central en la discusion y deja entrever las limitaciones que tendra cualquier administracion en el futuro. Las ramificaciones judiciales son interminables: arbitrajes internacionales, cortes internacionales, etc.

La interes del publo Peruano esta en 3ra categoria. Y eso lo sabe Toledo y demas comechados.

Una verguenza mas que nos dejo nuestro Cholo Sagrado! Toledo, Quijandria y su gente la estan gozando de lo lindo afuera!

Pobre Peru!

Juan Sheput dijo...

Sr. Otoya, jamás he huido de ese debate, más aún quisiera que se vea con mayor difusión para que se note como es que con este gobierno no sólo se consolida la posición impulsada por Quijandría sino que se dan pasos adelante.
Por otro lado es una lástima que el debate se contamine con insultos o agresiones contra Alejandro Toledo. Si se hubiera tratado de Alan García la culpa es de los ministros. Si se trata de Alejandro Toledo la culpa es del presidente. El gran problema de los que atacan a la exportación del gas es que necesitan del adjetivo para reforzar sus argumentos y no me refiero a usted Marco sino a personas sin mayor nivel para la polémica alturada de la llamada izquierda "progresista".
saludos,

Juan Sheput

Francisco Quispe dijo...

Acaso Ing. Sheput no se acuerda de la carretera interoceanica, de la carretera que hizo Toledo en la entrada de Punta Sal, las momias y huacos que se llevo la ex primera dama, y todos los gastos innecesarios que se hicieron en el gobierno de Toledo?

En este blog solo veo quejarse de los demas partidos politicos y hasta ahora no veo ninguna critica constructiva hacia el actual gobierno o algun aporte valioso que mejore al pais, es triste ver que critique los temas que en el gobierno de su "jefe" tambien ocurrieron y no dijo ni pio.

Francisco Quispe dijo...

Si critica las guias que se repatiran entonces por que no critico cuando Toledo hizo el referendum en el cual se gasto muchisimo dinero de nosotros los peruanos, yo no vi que ningun articulo publicado donde muestren disconformidad o desacuerdo por ese referendum que no sirvio de nada. Por cierto no pertenezco a ningun partido politico ni trabajo para el estado