Loading...

Google+ Followers

miércoles, 11 de noviembre de 2009

No debemos resignarnos a la corrupción

No debemos resignarnos a la corrupción. Así titula El País un editorial preparado por el equipo de Transparencia Internacional. Hemos creído conveniente postearlo por las grandes similitudes que tiene esta enfermedad social en todos los países que la sufren.
La corrupción pervierte. Daña el tejido social más aún cuando no hay un sistema de pesos y contrapesos que, a través de la fiscalización, el control y la sanción, la neutralicen.
El Perú está de nuevo en un escenario ideal para la corrupción. Tenemos un Congreso que no fiscaliza, una prensa mayoritariamente complasciente, un sistema judicial de muy bajo nivel ético, una sociedad indiferente. Nuestras instituciones han dejado de ser incipientes para convertirse en especies en extinción. Estamos muy mal. Creo que proporcionalmente estamos peor que con el fujimorato. Bastaría con sacar cuentas de cuanto gasto en obras de infraestructura deficientes se están haciendo para darnos cuenta del daño al país. En fin, los dejo con este excelente artículo de El País de España:

No debemos resignarnos a la corrupción

La corrupción es como un cáncer que avanza imparable si no se toman medidas para detenerlo. Las redes de corrupción se expanden y van controlando empresas, municipios, Comunidades Autónomas y hasta unidades esenciales del Estado si los partidos, los Gobiernos y la sociedad no se alían para detener esta enfermedad social. La causa de la expansión es que, si se percibe la impunidad, resulta racionalmente rentable arriesgarse a ganar mucho dinero, robando a una colectividad difusa, sin peligro de ir a la cárcel por ello. Es obvio que personas con principios éticos sólidos no aceptarán este intercambio, pero, por desgracia, la solidez de los principios no está garantizada entre nuestra clase política. Lo cual no quiere decir que todos los políticos sean corruptos. En todo caso, cuanto más se expande la corrupción más difícil es mantenerse ajeno a su tentadora llamada. En España, la corrupción, que era una enfermedad de la que creíamos haber salido, se ha ido extendiendo de nuevo. Poco a poco, redes corruptas han ido generando una tupida serie de intercambios deshonestos que, al final, han puesto en peligro la legitimidad de nuestra clase política y de nuestras instituciones.
En España, la opacidad con la que actúan los Gobiernos es propia de democracias fallidas
La sociedad civil debe exigir una respuesta consensuada y efectiva contra esta lacra social
Para algunos políticos irresponsables esto es la consecuencia del crecimiento, como si la corrupción fuera un peaje a pagar por una economía desarrollada. Nada más lejos de la realidad, las economías más sólidas, los países con mayor índice de desarrollo humano son países bastante honestos. La corrupción, como nos demuestran sólidos estudios del Banco Mundial, aleja la inversión, genera gastos innecesarios y reduce los ingresos públicos. Un país con alta corrupción elabora políticas para beneficio de unos pocos, no de la sociedad en su conjunto; un país con alta corrupción genera infraestructuras deficientes, regula mal los servicios públicos privatizados, y obliga a los empresarios honestos a esfuerzos sobrehumanos para sostener sus empresas. La corrupción produce un deterioro en el funcionamiento de la justicia, daña el Estado de derecho y genera profundas desigualdades sociales.

1 comentario:

Carlitos dijo...

Bueno ya que mencionan al Banco Mundial, hay que mencionar que este Banco es el primer corrupto del mundo, ya que presta dinero a gobiernos conocidamente corruptos para financiar proyectos que van a beneficiar a transnacionales y que perjudican el medio ambiente y a las sociedades.
Cuanto dinero ha prestado el Banco Mundial al Peru en los ultimos años. Cuales son los proyectos que han justificado esos prestamos. En que estado estan esos proyectos. Si nos ponemos a revisar esos proyectos y sus logros quedaremos muy decepcionados y el Banco Mundial es parte de esta estafa.
Mas informacion en:
http://www.jubileeusa.org/fileadmin/user_upload/Resources/Policy_Archive/bankcorporatecorruption.pdf