Loading...

Google+ Followers

martes, 18 de agosto de 2009

Según Apoyo 47% espera nuevo candidato presidencial

No nos debe extrañar el alto porcentaje de ciudadanos que se muestra desencantado de la política. Es un estado de ánimo motivado por el lamentable espectáculo que brinda el elenco estable de la política nacional encabezado -cómo no- por el presidente García.
Ya en el año 1990 la aplastante mayoría de la población estaba harta de la política. Haber soportado durante cinco años a corruptos, ineptos, incapaces, demagogos, traidores, falsos, incumplidos, fariseos, permitieron que un "outsider" Alberto Fujimori juntara todos los anteriores calificativos en el la frase "por culpa de ese político tradicional". Y con político tradicional se quedaron todos por culpa de unos cuantos que robaron, mintieron, desfalcaron, saquearon, engañaron y hasta ordenaron matar.
Claro que Alberto Fujimori resultó peor que todos los anteriores, pero este tipo no era peruano, no pertenecía a la clase política y jamás militó en ninguna agrupación. Fue un oportunista que se dedicó junto a su socio Vladimiro Montesinos a lo que mejor sabían hacer: robar.
Por estos días volvemos a ver el mismo espectáculo desde el gobierno: cifras engañosas, demagogia, manipulación de los poderes del estado, judicialización de la oposición, gigantesca corrupción, macroineptitud, etcétera, etcétera. De allí el desencanto de la población.
Como en nuestro país se tiende a generalizar pues nadie sirve, todo es una porquería. Esperemos el outsider.

2 comentarios:

RAFO L. dijo...

PORQUE NO INSISTIR EN EL TEMA DE LOS PERIODISTAS Q TENEMOS: NADIE HASTA LA FECHA LE HA PREGUNTADO A RAFAEL REY (a. casi8)SI ES CAPAZ DE LLAMAR "DELINCUENTE" AL LADRON DE BARBADILLO, AHORA Q YA HA SIDO SENTENCIADO, TAL COMO LO HIZO CON TOLEDO.

Anónimo dijo...

Se supone que este quinquenio era el del cambio responsable, pero ha sido más de lo peor, es increible que luego de tantos años el Perú todavia tenga espacios para "outsiders" que pueden aventurar al pais hacia un destino incierto.