Loading...

Google+ Followers

sábado, 22 de agosto de 2009

Empieza el Ramadán, mes sagrado de los musulmanes

La siguiente es una nota de cultura general. En muchas oportunidades hemos leído que el Ramadán es motivo de conflictos para las sectas musulmanas, que el inicio es distinto para los chiíes que los suníes, que es el mes del ayuno, y una serie de asuntos que aceptamos mpor desconocimiento.
Por eso me parece importar esta nota de EFE sobre el Ramadán. En ella nos dice como se determina su inicio, qué se practica, qué se respeta, qué se come. Es muy interesante como comprobarán a continuación:
El Cairo. (EFE).- El Ramadán, mes de ayuno diurno musulmán, de reencuentro familiar y recogimiento, aunque también festivo y no exento de excesos culinarios, ha empezado hoy en la mayoría de los países árabes de Oriente Medio.
El comienzo del mes sagrado musulmán se anunció después de que los sabios de la religión islámica pudieran ver la primera franja de la luna creciente, que anuncia el comienzo de un nuevo mes lunar.
Y es que el método tradicional, practicado por los fieles musulmanes para decidir el inicio del Ramadán, es escrutar el cielo con la vista, sin ayuda de ningún instrumento, en busca del cuarto creciente o "hilal", como se llama en árabe. Si uno divisa el "hilal" por la noche, el día siguiente se considera el primero del Ramadán, un mes en el que los creyentes se abstienen de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde el alba hasta la puesta del sol.
Este año, por primera vez, las autoridades de Arabia Saudí, cuna del islam, decidieron usar telescopios para determinar la fecha exacta de la fase creciente de la Luna. Mientras la mayoría de los países árabes vieron la luna creciente el jueves para decidir el comienzo del Ramadán, Libia anunció ya hace días que este mes empezaba el viernes.
En Irak, donde el Ramadán tiene dos fechas para su comienzo, una para los suníes y otra para los chiíes -igual que en el Líbano o en Siria-, las autoridades religiosas suníes pidieron a sus fieles buscar la luna creciente el jueves, mientras que sus homólogos chiíes instaron a esta comunidad a escrutarla el viernes.
Ante la ola de violencia que sacudió Bagdad dos días antes del comienzo de Ramadán, las autoridades de la capital iraquí han preparado un plan de seguridad especial para facilitar a los fieles cumplir los rituales durante estos días.
Y es que a pesar de los atentados del miércoles pasado, que mataron a 95 personas y causaron heridas a otras 600 en Bagdad, los iraquíes han abarrotado los mercados, como en el resto de las capitales de la región, para comprar los alimentos típicos del Ramadán.
En Egipto, la mayoría de los supermercados y pastelerías han montado carpas adicionales para presentar los productos especiales de este mes caracterizado por el riguroso ayuno y los copiosos des-ayunos.
Entre los alimentos típicos del "iftar" (ruptura del ayuno) figuran los frutos secos, conocidos por el nombre de "yamish", los dulces orientales y todo tipo de dátiles. Días antes del comienzo del Ramadán, las autoridades egipcias lanzaron una campaña para controlar los precios en los mercados y detectar cualquier caso de fraude.
Una campaña parecida ha sido lanzada en Emiratos Árabes Unidos, donde el Ministerio de Economía ha adoptado un plan para evitar la subida de los precios durante el mes de ayuno, paradójicamente una temporada donde se multiplica el consumo de alimentos.
Este año, lo que distingue al Ramadán emiratí de años anteriores es la competición entre las distintas ONG para ofrecer a los fieles con menos ingresos comidas del "iftar". Una de éstas, la organización caritativa de Zayed bin Nahyan, anunció que enviará a la vecina Bahrein un convoy de siete camiones cargados con cien toneladas de alimentos del Ramadán para que sean distribuidos entre los pobres.
En este mes se multiplican las carpas árabes, que se convierten en cafés, donde los fieles fuman "shisha" (pipa de agua) y comen dulces antes de empezar un nuevo ayuno.En Siria, donde el Ramadán se vive más en la intimidad que en Egipto, las telenovelas amenazan con convertirse un año más en las protagonistas de las veladas.
En el vecino Líbano, los líderes políticos de las distintas tendencias religiosas aprovechan la hora de la ruptura del ayuno, que coincide con la oración de la puesta del sol, para dar discursos políticos.
En este país, los creyentes chiíes tampoco coinciden en el comienzo del mes de ayuno y retiro. Mientras los seguidores del clérigo chií Mohamed Husein Fadlala, que siguen cálculos astronómicos para decidir el comienzo del Ramadán, empezaron el ayuno el viernes, los fieles del grupo opositor chií Hizbulá, junto a los chiíes de Siria, han optado por esperar el dictamen de los clérigos iraníes. Por su parte, los libaneses suníes han optado, una vez más, por seguir los cálculos de las autoridades saudíes y comenzar hoy el ayuno.
El carácter sagrado del Ramadán, el noveno mes del calendario islámico, se debe a que fue en este mes cuando, según la tradición, el profeta Mahoma recibió la revelación del Corán.
El ayuno, por su importancia -es uno de los cinco pilares del Islam, junto a las cinco oraciones diarias, la profesión de fe, la limosna y la peregrinación a La Meca- debe ser cumplido por todo musulmán, excepto por las mujeres embarazadas, los enfermos, los niños y los viajeros.