Loading...

Google+ Followers

martes, 9 de junio de 2009

Yehude Simon debe renunciar

A pesar que los operadores políticos del gobierno se esfuerzan en vender la idea que esta crisis es manejable y que el gabinete Simon debe continuar la realidad exige otro desenlace. El gabinete de Yehude Simon no puede seguir al frente de las decisiones ejecutivas del país porque ha demostrado incapacidad y que el cargo de Premier, a estas alturas, le queda grande.
El comportamiento mostrado durante la crisis los descalifica para permanecer al frente de sus carteras. Ya el día viernes, cuando el país asistía horrorizado a los primeros hechos de sangre, Yehude Simon y la ministra Mercedes Cabanillas convocaban a conferencia de prensa en la cual hicieron gala de una violencia verbal que demostraba que ambos no tenían entre sus cualidades saber mantener la calma y reflexión en momentos en que las circunstancias exigen serenidad y cabeza fría. Y los ministros actuaron con amenazas a los nativos de manera irresponsable cuando había en ese momento 38 policías secuestrados por las comunidades amazónicas. Esos eran momentos para los llamados al diálogo. Pero Yehude Simon y Mercedes Cabanillas actuaron con soberbia y falta de reflexión, y es por eso que los familiares de los policías fallecidos los acusan de ser responsables de estas lamentables muertes.
Pero la falta de capacidad para el cargo no se detiene allí. Luego se busca echar sombras sobre la investigación que exigen eventos como los acaecidos en Bagua. Y se lanza al aire un spot agresivo contra los nativos, en el cual se busca enfrentar peruanos contra peruanos. Y a pesar de todo ello Yehude Simon se aferra al cargo, cuando lo mínimo que tendría que haber hecho por dignidad es haber renunciado de manera irrevocable.
La permanencia de Yehude en el gabinete no contribuye a la gobernabilidad. Ha perdido capacidad de interlocución y el gobierno se equivoca si quiere jugar a que todo esto se disipe con el paso del tiempo. La verdad sobre los desaparecidos en Bagua y sobre el número real de muertos entre los hermanos amazónicos saldrá de todas maneras a flote. Y ello comprometerá aún más al régimen.