Loading...

Google+ Followers

sábado, 19 de julio de 2008

Samuel Hungtinton y el Choque de Civilizaciones

A pesar que han transcurrido sólo 15 años desde que en un número de Foreign Policy FP, Samuel Hungtinton publicara su célebre artículo "Choque de Civilizaciones", el libro que lleva su nombre se ha convertido en un clásico de la literatura política y el artículo en el más buscado en la historia de la celebérrima FP.
La Nación escribe hoy un reportaje sobre este aniversario, el cual recomendamos leer:

Aniversario de una profecía
A quince años de la publicación de su artículo "¿Choque de Civilizaciones?", la figura de Samuel Huntington, duramente criticada entonces por sus colegas, se consagra cada vez más como la de un visionario que debió nadar contra la corriente

Han pasado quince años desde que Foreign Affairs publicó, en su número de verano, el artículo de Samuel Huntington "¿Choque de Civilizaciones?". Desde entonces se ha convertido en el artículo más buscado de la historia de la revista.

El ensayo y el libro de mismo nombre -pero sin el signo de interrogación- causaron una tormenta entre los politólogos, muchos de los cuales simplemente se negaron a creer que, después del fin de la Guerra Fría, los futuros conflictos terminarían siendo algo tan pasado de moda. Sólo el artículo de George Kennan sobre cómo contener a la Unión Soviética, luego de la de Segunda Guerra Mundial, firmado con una X, puede competir con el de Huntington en términos de influencia.

"El origen principal de los conflictos será cultural -predijo Huntington- y las diferencias entre civilizaciones serán las líneas de batalla del futuro"

Un ataque cerebral, problemas en el corazón y complicaciones por la diabetes han reducido a Huntington, al cual Fouad Ajami, de la Universidad Johns Hopkins llamó "sin dudas el politólogo más influyente y original del último medio siglo", a la cama y la silla de ruedas, en estos días.

Hoy, a los 81 años, tiene días buenos y no tan buenos en el mundo de lo que se ha dado en llamar forma de vida asistida. El sitio donde se halla es un edificio tejado en Martha´s Vinegard que se asemeja a un chalet de verano de fines de siglo.

Nancy, su esposa durante 50 años, vive al lado en una casa construida con las regalías de "Choque", como todos llaman a la exclusiva percepción de Huntington. Todavía llegan cartas y mails y el libro ha sido traducido a muchas lenguas, la última de las cuales fue la albanesa.

Quizás la crítica de "Choque" más claramente expresada vino de Ajami que, en 1993, escribió que la tesis de Huntington no había tenido totalmente en cuenta la modernización y que las civilizaciones, que ya no eran puras ni exclusivas, no estaban "enterradas vivas como lo habían estado por la Guerra Fría".

También en Foreign Affairs Ajami citó a Joseph Conrad, en cuyas novelas, al ir hacia el este de Suez por primera vez, los personajes observaban: "el Este me habló pero lo hizo con voz occidental".

Conrad, sin embargo, vivió en una época en que la dominación del Este por Occidente estaba en su apogeo. Huntington vio que, con el fin del imperialismo y de la Guerra Fría, el Este podría comenzar a rechazarlo. También reconoció que, de todas las características que marcan a las civilizaciones, la religión era la más poderosa.

Huntington destacó que la Guerra Civil Española provocó la intervención de países que políticamente eran fascistas, comunistas y democráticos, mientras que el conflicto yugoslavo provocaba la intervención de países que eran musulmanes, ortodoxos y cristianos occidentales".

Ajami, sin embargo, escribió que "Huntington desestimó la tenacidad de la modernidad y la secularidad en lugares que adquirieron estas formas a pesar de los factores en contra".

Los últimos quince años no vieron conflicto alguno en las diferencias que Huntington pronosticó, pero sus teorías aparecen cada vez más visionarias, especialmente "en las fronteras del creciente bloque de naciones islámicas desde Africa a Asia central", como escribió en 1993.

Este mes de enero, al escribir en The New York Times , Ajami admitió indulgentemente que se había equivocado. "Esos 19 jóvenes árabes que golpearon a EE.UU el 11 de setiembre iban a darle más razón histórica a Huntington de lo que jamás se hubiera imaginado". Ajami escribió que Huntington había comprendido la preeminencia de la juventud que estaba "alterando a las sociedades musulmanas, y que los jóvenes árabes y musulmanes eran las tropas de choque de un nuevo radicalismo"

Su aparición había sobrepasado el orden entre los musulmanes y otros pueblos. "El islam se volvió asertivo y beligerante, las ideologías de occidentalización que habían dominado desaparecieron". Huntington, según Ajami, siempre había nadado "contra la corriente de la opinión imperante", que, hace 15 años, sostenía que la globalización y la modernización barrerían con todo lo anterior.

"Sería poco probable que Samuel Huntington dijera ´yo se los dije ", dijo Ajami, y quizás sea cierto. Pero una copia de la confesión de Ajami se encuentra en la cabecera de la cama de Huntington y el solo hecho de que se la mencionen le produce una sonrisa, incluso en esos días en que no tiene deseos de hablar.

Por H.D.S. Greenway


© LA NACION y The International Herald Tribune

No hay comentarios: