Loading...

Google+ Followers

viernes, 4 de abril de 2014

Simulacros por terremoto en Lima. Tratando el problema con poca seriedad.

Lima es una ciudad que se encuentra en una zona sísmica. Sin embargo sus autoridades no practican una cultura del riesgo. Recientemente, a raíz que en Chile se ha producido un fuerte terremoto de 8.2° de magnitud en la escala de Richter, las autoridades peruanas, incluyendo a la alcaldesa Susana Villarán y al presidente Ollanta Humala, se han preocupado y, literalmente, se han puesto a trabajar. La alcaldesa Susana Villarán ha señalado que en cualquier momento puede suceder una desgracia y que por eso hay que estar preparado. Sin embargo hace pocos meses no dudó en jugar al filo de la navaja, cuando autorizó el evento Mistura, feria gastronómica, que se realizó en una zona de la Costa Verde, a orillas del mar y al pie de los acantilados, sin vías de acceso y que congregó a miles de personas en medio de toldos, cocinas, fogones. Si en ese momento hubiera sucedido un fuerte sismo, la situación de pánico, el peligro de muerte y la inaccesibilidad de ambulancias y bomberos habróian convertido a ese recinto en el centro de una gran tragedia. 
En el caso del presidente Ollanta Humala ahora convoca al Consejo de Seguridad. Cree, ingenuamente, que el mismo grupo de personas que no puede con la ola de delincuencia podrá contra los fenómenos de la naturaleza. Arrogancia conocida de un presidente que brilla por su ineptitud.
Lo cierto es que Lima necesita menos simulacros y más cambios de normas. Por ejemplo la Ley 29090 que autoriza a que se construyan edificios de hasta 5 pisos sin que medie la revisión de los planos por parte de ingenieros competentes. Esta Ley fue dada durante la gestión del ex ministro de Vivienda Hernán Garrido Lecca y contribuyó al mal llamado boom inmobiliario. El asunto es que el Colegio de Ingenieros a través del Ing. Javier Piqué ha señalado de los peligros de construir sin controles en una zona altamente sísmica como es Lima. En realidad muchos de los edificios de gran altura construidos en la ciudad luego del año 20007 recién serán probados en su nobleza estructural cuando ocurra un sismo de gran magnitud. Sin embargo ni el presidente Humala ni la alcaldesa Villarán se preocupan de derogar o modificar la norma para que se construya con claras reglas antisísmicas.
Chile y Japón son los dos países con mayor cantidad de terremotos o sismos de gran magnitud en el Mundo. Sin embargo allí no se hacen simulacros a cada rato como en el Perú. ¿Por qué? pues porque hay normas de construcción muy rígidas en lo sísmico, por eso es que el número de fallecidos por sismos es muy bajo y se producen por causas ajenas al terremoto en sí mismo como infartos o accidentes vehiculares. En el Perú no hay normas ni controles en el área de construcción. Es cierto que hay empresas que se autoregulan y que son muy calificadas en lo profesional, pero también es cierto que hay casas que se desploman (hasta en zonas residenciales como Las Casuarinas como denunció la revista Caretas) o se permite la construcción en los acantilados de la Costa Verde con la secuela de accidentes que generaría en la zona un gran terremoto. Ante eso no se dice nada, ni la alcaldesa ni Humala. Por lo tanto una vez más lo que vemos es el tratamiento de un tema con poca seriedad y mucho aprovechamiento y demagogia.
Finalmente si en verdad quisiera hacer algo por la prevención este gobierno y la Municipalidad de Lima pues deberían dejar el tema en manos de los expertos, allí tenemos a Don Julio Kuroiwa, Maestro Ingeniero, ícono de la UNI  y uno de los profesionales que mas sabe del tema en el mundo; el Ing. Javier Piqué, también destacado exalumno de la UNI, ex decano del Colegio de Ingenieros del Perú con un PhD por el MIT; o el Ing. Jorge Heraud Pérez, experto en sismología de la PUCP,  y PhD por la Universidad de Stanford. Ellos, seguro, sabrán como tratar este tema tan complejo que es visto con tanta simpleza y poca seriedad por nuestras autoridades.