Loading...

Google+ Followers

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Voto facultativo o voto obligatorio

En la Comisión de Constitución del Congreso de la República se viene, entre otros puntos importantes, discutiendo la posibilidad de optar por el voto facultativo o no obligatorio, como mecanismo de elección en nuestro país. La Comisión, que preside el congresista Omar Chehade, en conjunto con IDEA Internacional a cargo de Percy Medina organizaron un evento en el cual diversos políticos dieron su punto de vista sobre el tema. Las posiciones marcan una polarización.. Los puntos de vista del PPC, Acción Popular, Apra, Gana Perú, Fuerza Perú y Perú Posible así lo demostraron.
Debo reconocer que respecto al voto facultativo tengo posiciones encontradas. Hasta hace unos años era un entusiasta defensor del voto facultativo, sin embargo a partir de la experiencia directa que tengo en Colombia y a la luz de lo que viene sucediendo en Chile he optado por tener una posición más distante respecto a dicho mecanismo. Considero que el voto facultativo puede ser una herramienta electoral para el Perú, pero no para el momento actual. Vale decir que mientras un sector político en el país pretende ir hacia el voto facultativo, en los países que lo tienen, como Colombia y Chile hay todo un movimiento para regresar a las bondades del voto obligatorio.
Entre los problemas que puede traer el voto facultativo está en primer lugar que genera un ausentismo evidente, disminuye la cantidad de personas que van a votar. Así se establezcan estímulos el número de ciudadanos que acude a las urnas disminuye.
En segundo lugar se deprimen dos pilares de la democracia: la representatividad y la competencia. Esto debido a que no tenemos un sistema de partidos competitivo y el nivel de representatividad se empobrece desde el momento que un menor número de personas lo sustentan.
El voto facultativo también trae como consecuencia que las desigualdades económicas se transformen en desigualdades políticas. Es decir hay evidencia empírica que las personas que acuden a votar con mayor entusiasmo son las de mayores recursos económicos, y eso no es de ninguna manera un mejoramiento de la calidad de la democracia o de la calidad del voto. Es, en ese sentido, un argumento tramposo asegurar esto último. No hay ninguna evidencia de ello.
Más bien creo que la manipulación podría incrementarse con el voto facultativo. En un país como el Perú con las Fuerzas Armadas y Policiales como votantes, bien podrían recibir órdenes para votar en un sentido. No lo considero como algo exagerado sino como elemento para estar alerta. El desaliento a los votantes, para mejorar la posición de algún candidato en particular, también podría darse. Imaginen que un espectáculo farandulero se transmita en horario electoral, siendo el voto voluntario ¿cuántas personas irían a votar?.
En todo caso se haría bien en hacer un plan piloto, un esquema gradual, para implementar el voto facultativo. Y un buen momento para ello sería el próximo proceso electoral, en octubre del próximo año. Al igual que el código penal que se ha ido implementando de a pocos, con algunas zonas experimentales, bien podría hacerse en un par de regiones y en unos cuantos municipios  e ir ajustando el proceso o simplemente dejándolo de lado como consecuencia de los resultados.
Lo que sí debo asegurar es que el voto facultativo por sí solo no mejora la calidad de la Democracia. Es necesario que sea parte de un paquete de proyectos, de una gran reforma política que involucre, entre otros elementos, al retorno a la bicameralidad, la democracia en los partidos políticos, la financiación pública de partidos, entre otros puntos importantes.