Loading...

Google+ Followers

miércoles, 23 de enero de 2013

Telefónica: Una negociación por todo lo bajo


La negociación entre el gobierno de Humala y Telefónica ha generado críticas entre políticos y especialistas y desencanto en los usuarios. El gobierno ha respondido exagerando los logros, diciendo que es muy exitosa, que se ha exigido muchísimo a Telefónica, cuando es todo lo contrario. Una muestra de la exageración es, por ejemplo, indicar que se la "exigido" a la empresa que tenga presencia en provincias, en aquellos lugares en donde el gobierno, previamente, le provea la infraestructura. Bueno, eso no es una exigencia, es facilitarle a Telefónica la ejecución de un negocio. En todo caso en el contrato se deben colocar en blanco y negro, claramente, los motivos de resolución del contrato, cuáles serían los fundamentos que, si se incumple, llevarían a disolver el marco contractual. Esa es la única manera en que se podría mejorar una indignante y vergonzosa negociación del humalismo. 
El siguiente es mi artículo publicado en Diario 16:

Una negociación por todo lo bajo
En las últimas horas la revocación ha jugado con creces su papel distractor. Por estar atentos al debate reciente entre los promotores del Sí y los defensores del No, ha pasado por alto una situación que Yohny Lescano ha definido como vergonzosa: la negociación entre Telefónica Móviles y el gobierno peruano. La misma no sólo ha estado hundida en una ciénaga que impedía cualquier signo de transparencia sino que de seguro se convertirá en un modelo para todo gobierno que decida negociar dejando de lado la dignidad.
Escuchando al Ministro de Transportes Carlos Paredes me ha quedado claro que el gobierno de Ollanta Humala no sólo ha tenido miedo a negociar sino ha negociado con miedo. Cuando el Ministro Paredes (recordándonos a Alan García y su famoso “cuidado que los chilenos se molestan”) dice que el gobierno ha tratado de evitar que Telefónica nos confronte en el CIADI, nos demuestra que está negociando con miedo, sin temperamento y sin buscar lo mejor para el país pues parte de una posición defensiva. Cuando el mismo ministro Paredes señala que en todo momento se ha tratado de evitar una posición confrontacional, corrobora su miedo a negociar, pues no señala los incumplimientos de Telefónica en materia tributaria, de creación de infraestructura, de tarifas y servicios a nivel nacional.
Tiene razón pues el congresista  Lescano al decir que estamos en presencia de un hecho vergonzoso. Falta a la verdad el ministro Paredes cuando dice que no ha sido posible hacer una licitación con la participación de otros operadores. Juristas destacados dicen que esto sí se ha podido hacer sobre la base de los incumplimientos de Telefónica. Y dice medias verdades el ministro Paredes cuando dice que el rol de supervisión y de exigencia no sólo partirá del Ministerio a su cargo sino de los organismos reguladores, cuando se sabe que desde su creación los organismos reguladores están pintados en la pared pues  no cumplen con el rol que una economía de mercado les demanda.
El congresista Lescano señala que va a proponer que se interpele al Ministro Paredes. La verdad es que no se puede esperar nada de un Congreso que trabaja sobre hechos consumados  olvidando su rol de fiscalización. Creo que el Ministro Paredes va a tener que responder sí, algún día,  pero a otro gobierno, uno que considere la creación de una megacomisión que investigue tanto hecho irregular que viene sucediendo en sectores como Transportes y Energía y Minas.
Finalmente un nacionalismo de caricatura como el que vivimos, que no sabe defender los derechos del Perú,  está superando con creces el entreguismo que sufrió el país durante la década del  fujimorismo.
Juan Sheput