Loading...

Google+ Followers

jueves, 13 de diciembre de 2012

El inicio de la campaña revocatoria


Con el lanzamiento del grupo coordinado por la excongresista Anel Townsend por el NO a la revocatoria de Susana Villarán se podría decir que se ha iniciado formalmente el periodo de campaña en el cual dos grupos, los que apoyan a la revocatoria liderados por personajes ligados a Solidaridad Nacional y los que se oponen a la misma, liderados fundamentalmente por ciudadanos ligados a la izquierda, han empezado a intercambiar puyas y argumentos en lo que parece será el evento que copará la atención nacional durante este verano.
Sobre el particular, independientemente de mi oposición a la revocatoria y mi simpatía por la alcaldesa Susana Villarán, tendría que decir lo siguiente: es lamentable que la alcaldesa siga equivocando su estrategia. En más de una oportunidad he señalado que la falta de experiencia y soberbia (mezcla muy dañina) del entorno de la alcaldesa es la que la ha colocado en este lamentable trance. Una campaña por el No, no debería construirse sobre la base de personas ligadas a la farándula o al arte o al deporte, que en muchos casos polarizan, sino por mensajes políticos, claros y contundentes, que tengan como propósito desenmascarar a quiénes están realmente detrás de la revocatoria. Individualidades notables como Natalia  Málaga o Kina Malpartida pueden ser populares pero no son líderes de opinión. Se asemejan en ese sentido a sus colegas deportistas que están en el Congreso, como Cecilia Tait, Gaby Pérez del Solar, Cecilia Chihuán o Cenaida Uribe, quiénes pueden gozar de popularidad pero no han podido crear una sólo política pública común pues no son líderes políticos y mucho menos de opinión. Señalar que se debe decir que la revocatoria le haría daño a la ciudad es equivocar el mensaje, pues en muchos sectores populares, que sienten que aún no se ha hecho mayor cosa por ellos, el que Lima se perjudique les es absolutamente indiferente.
Los partidarios de la revocatoria, en contrario, han reaccionado políticamente. Unos han dicho que no necesitan de "figurones" sino de las masas populares. Otros, como el Partido Aprista, han mencionado que las bases están listas para coordinar el movimiento por la revocatoria. Aún más, por conversaciones con militantes del mismo PAP, el propio Alan García estaría a favor de que la alcaldesa sea revocada. Están actuando con un criterio más político que es lo que se necesita en una campaña política por definición.
Por tanto una vez más se equivoca la alcaldesa, en esta oportunidad por elegir a personas que polarizan, alejan y no convencen, salvo a los que ya están convencidos...y la lucha consiste en hacer cambiar de opinión a quiénes desean la revocatoria.

Notas periodísticas: