Loading...

Google+ Followers

miércoles, 29 de agosto de 2012

La suerte de Montesinos ha cambiado


Se siguen abriendo las puertas para que Vladimiro Montesinos pueda pedir beneficios penitenciarios. La impunidad está en marcha.

La suerte de Montesinos ha cambiado        *             
Sí señor, así como lo lee. Desde que el gobierno de Ollanta Humala asumiera la presidencia del Perú, la suerte de Vladimiro Montesinos ha cambiado. Ello es consecuencia de muchos factores, siendo el principal la falta de liderazgo del presidente Humala en materia de lucha contra la corrupción y en segundo lugar la tibieza con que medios de comunicación y políticos enfrentan los sucesos irregulares que se vienen presentando en nuestro país.
Hace poco más de un mes, el 25 de julio escribíamos en este mismo espacio respecto del fallo Villa Stein que favorecía directamente a Vladimiro Montesinos. Como expliqué en esa oportunidad no era Alberto Fujimori el principal beneficiario de ese fallo sino el corrupto ex asesor. Sin embargo los amigos mediáticos de la “pareja” presidencial no condenaron el hecho. Primó el amiguismo, ese mismo que hoy sirve para blindar a la primera dama en el uso incorrecto del avión presidencial.
Treinta días después se repiten los hechos.  Si  los fallos judiciales siguen favoreciendo a Vladimiro Montesinos es por nuestra indiferencia a condenar al entorno del presidente, ese donde se encuentra un ex secretario personal de uno de los capitostes de la mafia, me refiero al Coronel Adrián Villafuerte ex servidor del General preso por corrupción César Saucedo. Y también por no exigir firmeza en la lucha contra la corrupción al presidente de la República Ollanta Humala.
Los amigos mediáticos del presidente, esos que condenan a Fujimori pero que hoy se hacen de la vista gorda cuando la mediocridad del gobierno permite que se beneficien los miembros de aquel gobierno corrupto, argumentan que ante un fallo judicial poco se puede hacer. Eso es falso. Le corresponde a un Jefe de Estado hacer política, invocar, formar opinión, liderar una corriente mayoritaria que impida que los corruptos de un régimen mafioso se beneficien con fallos hechos a la medida.
Resulta ahora que Vladimiro Montesinos es absuelto del delito de narcotráfico por el  transporte de droga en el avión presidencial. Esta es una burla al país pues  testimonios sobre el particular abundan así como vídeos en donde se veía los usos de dinero que hacía Montesinos que provenían del erario público y del narcotráfico.
El presidente Ollanta Humala fue tibio, tímido, en la crítica al Juez  Villa Stein,  a quien dijo respetar mucho, en el caso de la absolución a Montesinos y a los Colina por delitos de lesa humanidad.  Ahora de repente el presidente Humala ensayará una indignación que será celebrada por  aquellos que justifican los usos irregulares de activos del  Estado o no dicen nada de las licitaciones corruptas que ensucian la gestión del Ministerio de Transportes o de Educación.
Hay un clima de permanente descomposición moral en los más altos niveles de gobierno  y esa debilidad favorece fallos judiciales como este que absuelve a Vladimiro Montesinos Torres  del delito de narcotráfico en el avión presidencial. Es cierto que no es la última instancia, pero sin liderazgo político desde el más alto nivel del poder, lo más seguro es que este fallo sea ratificado y beneficie a Montesinos definitivamente. Pareciera que hay alguien empeñado en facilitarle una versión judicial del yate Karisma a Montesinos.
Juan Sheput

* Artículo publicado hoy en Diario 16