Loading...

Google+ Followers

martes, 17 de julio de 2012

Ingeniería Industrial la carrera con mayor demanda

La Ingeniería Industrial se está posicionando como una de las carreras más importantes en la Sociedad de la Información. Las razones son varias, desde su carácter ecléctico, es decir multidisciplinario hasta la capacidad para poder plantear políticas públicas, practicar con seriedad la prospectiva, identificar sistemas complejos e identificar, mejorar o modelar  procesos gracias al conocimiento de operaciones.
La gama de aplicaciones en donde puede ejercer un Ingeniero Industrial es muy amplia. Y ello se está demostrando en la reciente crisis europea en la que un informe, de Addecco, ha señalado por primera vez a la Ingeniería Industrial como la profesión más requerida en el continente europeo:
LABORAL / Estudio de Adecco Professional


Los titulados universitarios lideran la oferta de empleo cualificado en España
En la imagen, el hall de la Facultad de Industriales de la Universidad de León. M. MARCOS


J.J. Porras / León
Cerca de 200.000 alumnos de toda España se han enfrentado hace escasas fechas a las Pruebas de Acceso a la Universidad (P.A.U.), la conocida popularmente como Selectividad, y ya conocen cuál será su destino profesional tras la publicación de las notas. Un momento clave en la vida de los estudiantes ya que llega la difícil elección de la titulación que les gustaría cursar y que, inevitablemente, marcará su trayectoria profesional.
Por esta circunstancia la empresa Adecco Professional, la división del Grupo Adecco especializada en la selección de perfiles cualificados, e Infoempleo, ha publicado su III Informe de carreras con más salidas profesionales. En el mismo, señala que los titulados universitarios lideran la oferta de empleo cualificado en España y además, en el último año, mejoran su presencia en este campo pues representan el 49,01% del total. Aunque no puede darse nada por sentado, el informe afirma que por primera vez, Ingeniería Industrial se erige como la titulación que más solicitan las empresas en sus ofertas de empleo cualificado.
Así, del total de las ofertas analizadas, un 3,3% correspondió a estos ingenieros, cifra que se duplica si se tiene en cuenta sólo la oferta de titulados universitarios. Industrial desbanca de esta manera a Administración y Dirección de Empresas (ADE) quien había liderado el ranking en los últimos años, con el 2,67% de las ofertas (5,44% de las ofertas que requieren titulados universitarios), retrocediendo 0,1 puntos porcentuales.
Tras ellas, las titulaciones más reclamadas vuelven a centrase en el ámbito de la ingeniería: Informática e Ingeniería Técnica Industrial ocupan la tercera y cuarta posición del ranking con el 2,52% y el 1,86%, respectivamente. Los informáticos duplican su presencia en la aportación a la oferta de empleo con respecto a 2010, mientras que los ingenieros técnicos industriales la ven disminuir ligeramente.
Otras titulaciones como Economía, Derecho o Medicina, quienes tradicionalmente eran más solicitadas por el mercado de trabajo ahora ven como descienden las ofertas de su ámbito con respecto al año anterior, aglutinando el 1,52%, el 1,51% y el 1,32% de las ofertas cualificadas, respectivamente.
Adpatación europea
Éste es el tercer curso en que se celebra la nueva P.A.U. adaptada a las directrices de la Unión Europea en las que se valoran, además de la formación académica obtenida en el bachillerato, el conocimiento de idiomas y otras habilidades necesarias para el desarrollo de la carrera profesional. Y es que, según Adecco, en los últimos años se ha pasado de percibir la formación como una mera herramienta de adquisición de conocimientos a contemplarla como una actividad continua, focalizada en el desarrollo de capacidades que mejoran las opciones de inserción laboral, es decir, que aumentan la empleabilidad de los candidatos.
Básicamente, la influencia de la formación universitaria depende de dos factores distintos: la propia fase de la carrera profesional y la situación real del empleo de cada titulación. 
Según avanza la experiencia profesional, el valor de los estudios universitarios como condicionante en la empleabilidad pierde interés. Por el contrario, factores como la carrera profesional, el tipo de experiencia o la coherencia de la evolución laboral incrementan su peso.