Loading...

Google+ Followers

miércoles, 4 de abril de 2012

Cuando el remedio es peor que la enfermedad

No puedo estar de acuerdo con la euforia mostrada por algunos políticos que felicitan al presidente Humala por haber cambiado a su hermano Antauro a la Base Naval. Y no estoy de acuerdo porque lo ha hecho a costa de nuestra propia seguridad.
Hace unos días el hasta ahora ministro de Justicia hacía el ridículo diciendo que el penal de Piedras Gordas no garantizaba un mínimo de seguridad para los padres de Antauro Humala. Hace unas horas ha trasladado a dicho penal a 4 sujetos que cumplen condena por terrorismo pertenecientes al MRTA. Es decir trasladan a estos cuatro reos a un lugar en donde hay celulares, hay comunicación encubierta, en donde hay tráfico de drogas y que no está bajo un control total del INPE. Este cambio ha dado el pretexto a Elena Iparraguirre para que solicite el cambio de otro preso notorio, Abimael Guzmán Reinoso. La esposa de Abimael ha pedido que el máximo líder senderista sea trasladado también al penal de Piedras Gordas. Aquí se demuestra la poca cordura que muestra el gobierno de Humala en su toma de decisiones.
Se ha informado que para cumplir con la orden presidencial de trasladar a Antauro se hizo un Consejo de Ministros Virtual, es decir no se hizo ninguna consulta ni hubo debate entre los ministros. De allí que los desatinos estén a la orden del día.
Por otro lado, para mantener contento a Antauro, el gobierno ha iniciado un proceso de cambio del reglamento que rige en la Base Naval. Es decir el presidente Humala, en lugar de preocuparse de la seguridad de todos los peruanos debilita el régimen carcelario de la Base Naval, lo relaja para que su hermano Antauro no tenga problemas. El remedio es peor que la enfermedad.
Es obvio que el presidente Humala está actuando, una vez más, empujado por las encuestas. Su irresponsabilidad lo lleva a tomar medidas que busquen revertir esa caída de 11 puntos en el último mes aún a costa de la seguridad del país. Por otro lado estas medidas corroboran que el Jefe de Estado estaba al tanto de todos los movimientos de Antauro pues de lo contrario hace rato tendría que haber destituido a quien sólo ha demostrado que no está a la altura del cargo, me refiero al Ministro de Justicia Juan Jiménez Mayor. Este último, en su afán de congraciarse con la irresponsable pareja presidencial, sólo habla cosas sin sentido, no teniendo vergüenza en esgrimir argumentos ridículos.
El traslado de Antauro a la Base Naval es un símbolo de la forma tan peculiar (no digamos chicha por el momento) con que se viene  gobernando en la actualidad.

2 comentarios:

Luis Nestares dijo...

Que duda cabe Antauro Humala es un serio problema que el Gobierno no puede manejar. Como bien dice al hermano presidente le preocupa mas los resultados de la encuesta que la institucionalidad del País, no se puede gobernar dictando medidas con nombre propio o en favor de intereses personales, el Estado debe ser independiente y acertado y debe actuar para todos sin distingo y no como en este caso familiar trasgrediendo normas y con una clara orientación al beneplácito de de algunos medios.

Anónimo dijo...

ESA CÁRCEL ESTA EN NIVEL DE SEGURIDAD SIMILAR A LA DE GUANTANAMO.

SI ESTAMOS EN LA CORTE INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, ESE CENTRO PENITENCIARIO NO DEBIERA EXISTIR, PERO EXISTE.

YA QUE FUE CONSTRUIDA CASUALMENTE PARA CALLAR POLÍTICAMENTE A LOS QUE LA INTEGRAN, Y DESINTEGRAR LAS IDEOLOGÍAS BUENAS O MALAS DE LA GENTE QUE LAS HABITA.

EN CONCLUSIÓN ALLÍ SILENCIAN A LAS PERSONAS QUE PUEDEN DESESTABILIZAR LA DEMOCRACIA, PUESTO QUE CON SUS CEREBROS DISTORSIONADOS, RETORCIDOS Y/O SINGULARES, PUEDEN CAPTAR LA ATENCIÓN PARA BIEN O PARA MAL DEL PUEBLO, DESENMASCARANDO LA REALIDAD DE LO QUE PASA EN LAS MAS ALTAS ESFERAS DE LA CLASE POLÍTICA.

ES DECIR HASTA AHORA LOS PRESIDENTES QUE LA CONOCEN, LE ESTÁN DANDO UN USO EFICIENTE.

ATTE

FRANCISCO TORRES