Loading...

Google+ Followers

martes, 3 de enero de 2012

Revocando la ambición



Nadie pone en discusión que la revocatoria sea un procedimiento democrático, como tampoco se puede decir que quiénes la apoyan sean personas que pertenecen a la mafia. Nos guste o no, en democracia y por ende en política siempre habrá personas con las cuáles coincidamos y con quiénes no. En ese sentido la postura de algunos medios a favor de la revocatoria de la alcaldesa de Lima es un acto tan democrático como la asumida por los medios que la defienden.  En este ámbito, el mediático,  lo respetable es que quiénes defienden o critican la gestión de la alcaldesa dan la cara, asumiendo su posición con convicción.

No sucede lo mismo en el  ámbito político. No puedo hablar en nombre de mi partido, pues aún no se ha discutido el tema de la revocatoria, pero ello no impide que lo pueda hacer a título personal. Y desde mi punto de vista es sintomático que quiénes enriquecieron su vida con testaferros y  que usaron testaferros en licitaciones o contrataciones usen ahora testaferros políticos para plantear la  revocatoria. Es decir enfrentan un reto político sin tener el coraje político de dar la cara. Usan a sus personeros para “inspeccionar” la playa La Herradura o para pasearse por los medios pero no tienen el temperamento para liderar un acto que siendo de justicia y democrático pretenden convertirlo en un vulgar acto de corrupción.

¿Por qué de corrupción? Porque tiene un origen abusivo y sin justificación. Se puede cuestionar la gestión de la alcaldesa Susana Villarán, pero dicha gestión tiene mecanismos democráticos para su fiscalización y control. En lo particular yo creo que, por ejemplo, la Beneficencia Pública de Lima está en muy malas manos y que hay serios indicios de malos manejos, pero ello no justifica una revocatoria sino un mayor control. La alcaldesa Villarán ha demostrado en otros campos voluntad y coraje para asumir grandes retos, heredados de problemas gestados por  su predecesor Luis Castañeda, tales como el ordenamiento del tránsito y la seguridad ciudadana, y ello merece el apoyo popular.

No es primera vez que vemos esto. Ya antes, los poderes fácticos, acostumbrados a hacer lo que les venía en gana, se la emprendieron contra Alejandro Toledo desde el primer día de su gestión. ¡Vacancia! era el grito que contra Toledo  lanzaban quiénes extrañaban la velocidad administrativa de la mafia fujimorista, esa que se saltaba controles y que compraba  el silencio de políticos con prebendas repartidas en la salita del SIN. ¡Revocatoria! es la grita contra Villarán de quiénes quieren una vez más obras injustificadas, hechas con la eficacia de las “oiemes” o las “oeís”  puestas al servicio del enriquecimiento de algunas empresas constructoras y gestoras del empobrecimiento de la calidad de vida  de nuestra  ciudad.

Democracia es el régimen que defendemos quienes reclamamos un país predecible en el cual la antipatía o la ambición corrupta no sean fuente de un momento electoral. Somos un país sin élites, sin instituciones, sin partidos políticos, en manos de poderes de facto, sin control. Ese es el verdadero reto, cambiar esta penosa situación. Y para ello se requiere una gran reforma política uno de cuyos frutos sea poder enfrentar al interés económico,  ese que promueve revocatorias o vuelve grandes transformaciones y hojas de ruta en alfombras serviles de su desmedida ambición.



Ing. Juan Sheput

(*) Artículo publicado hoy en Diario 16

4 comentarios:

Dario dijo...

Testaferros? Es confesion de parte Sr Sheput? Cuando se tacho a Kouri, lo hizo un ciudadano vinculado a PERU POSIBLE pero el partido dijo que no tenia nada que ver. Lo mismo sucedio con la tacha contra PPK.

Todos sabemos que tanto la tacha contra Kouri como contra PPK fueron dirigidas desde PERU POSIBLE. Pensar de otro modo es ingenuidad imperdonable

En un pais de verdad los derechos no se discuten, salvo para mejorarlos. La revocatoria es un derecho. No se puede estar contra ella, si se puede tomar partido diciendo que una vez convocado el referendum, se votara por la continuidad de Villaran. Pero de ningun modo estar "contra" y menos "criticar" el proceso de revocatoria. Eso es exactamente igual a criticar un proceso eleccionario democratico, cuando lo que toca es simplemente optar por el candidato de nuestras preferencias y no por tumbarse el proceso

Dario dijo...

Testaferros? Es confesion de parte Sr Sheput? Cuando se tacho a Kouri, lo hizo un ciudadano vinculado a PERU POSIBLE pero el partido dijo que no tenia nada que ver. Lo mismo sucedio con la tacha contra PPK.

Todos sabemos que tanto la tacha contra Kouri como contra PPK fueron dirigidas desde PERU POSIBLE. Pensar de otro modo es ingenuidad imperdonable

En un pais de verdad los derechos no se discuten, salvo para mejorarlos. La revocatoria es un derecho. No se puede estar contra ella, si se puede tomar partido diciendo que una vez convocado el referendum, se votara por la continuidad de Villaran. Pero de ningun modo estar "contra" y menos "criticar" el proceso de revocatoria. Eso es exactamente igual a criticar un proceso eleccionario democratico, cuando lo que toca es simplemente optar por el candidato de nuestras preferencias y no por tumbarse el proceso

Juan Sheput dijo...

Darío, muy bueno tu comentario pero con algunas afirmaciones erróneas. Una de ellas es que PP estuvo detrás de tacha a Kouri. Contra lo que dices muchos piensan que fue una "autotacha" pues estaba desesperado por que se veía derrotado. Por lo demás coincido contigo, no estoy en contra de la revocatoria como ejercicio democrático sino contra la falta de coraje político para asumirla. Saludos.

Anónimo dijo...

ME PARECE QUE LA REVOCATORIA ES UNA MALA PRACTICA DE LA DEMOCRACIA.

DEBERÍA MEJORARSE ESTE MECANISMO LEGAL, CON ARGUMENTOS DE PESO QUE AMERITEN UN RETRASO EN ALGÚN PROCESO DE GOBIERNO, QUE ATENTEN CONTRA LA MORAL, O QUE SE DESCUBRA CORRUPCIÓN FLAGRANTE, COMO EL CASO COMUNICORE, QUE INDIGNAN A LA CIUDADANÍA Y OCASIONAN DESASON EN LA POBLACIÓN.

ATTE

FRANCISCO TORRES