Loading...

Google+ Followers

sábado, 19 de junio de 2010

El político profesional, por Carlos Monsiváis


¿Profesión? Autodidacta. Eso solía decir Don Carlos Monsiváis, a quien siempre leía en su columna de El Universal y otros medios mexicanos. Con estos breves textos, tomados de la revista Nexos, presento mi homenaje a tan digno escritor:

II EL POLÍTICO PROFESIONAL

Esos pinches estudiantes no saben de qué carajos están hablando. Yo sí sé, yo he vivido este país, lo conozco, tengo la obligación de conocerlo. No es fácil entender a México, con todas sus reglas y sus excepciones (aunque la primera regla es que no hay excepciones). ¿A qué le tiran estos jovencitos? ¿Están conscientes de los intereses a los que sirven? ¿Qué captan ellos de lo que costó construir este cabrón país? Lo más grave es que parecen olvidar quién es nuestro vecino (Guatemala no llega a vecino, es nuestro hermano separado). Si estos chamaquitos no advierten nuestra condición geográfica ya mejor que cierren las universidades. Yo, por ejemplo, creo que la están pendejeando con sus injurias al Señor Presidente. Mira, yo no soy reverente ni nada que se le parezca, pero en este país hay dos instituciones que no debemos tocar, nos unifican y nos identifican, carajo. Mientras le tengamos respeto a la Virgen de Guadalupe y al Presidente de la República no nos puede ir mal, de plano.

A mí estos muchachos me dan la impresión de manipulados, la verdad, por el Partido Comunista o por la CIA no sé, en eso estamos, averiguando quién los mueve y a esos les va a ir de la chingada. El gobierno ha sido paciente, incluso demasiado paciente. Te juro que a mí me hirvió la sangre al enterarme del grito ese de “Sal al balcón hocicón” y tonterías por el estilo. ¿Qué saben estos cretinos de lo que es gobernar, qué saben de hacer política? Hacer política es resignarse a entrarle a la mierda, que casi te cubra hasta las orejas pero que puedas ver y puedas sacar este desmadre a flote. Hacer política no es andarse con mamadas de pliegos petitorios ni correr por las calles ofendiendo a las autoridades. Hacer política es tomarle el pulso a la nación, actuar conscientes de que nos enfrentamos a enemigos muy poderosos y de que la paciencia histórica es nuestra fuerza. Con porras y con mantas y con pinches lemas copiados de los franceses no vamos a adelantar el socialismo. Estos cabrones están pidiendo mano dura y se les va a hacer porque en este país no andamos con mamilas y nos valen madre la fayuca de héroes y las boinitas milagrosas. Y si siguen jodiendo lo que van a obtener es una punta de chingadazos. Bajo presión no se concede. Nomás faltaba que estos pobres tarugos nos vayan a enseñar a gobernar.

Más en:

1968: Perfiles, claves, silencios, alteraciones (Carlos Monsiváis, septiembre 1978)