Loading...

Google+ Followers

martes, 6 de abril de 2010

Alejandro Toledo y las elecciones presidenciales del 2011


Estamos a poco más de un año de las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo el tercer domingo del próximo abril. Estamos pues en un momento expectante, en donde las especulaciones y cálculos se empiezan a tejer a partir de las recientes encuestas de intención de voto presidencial.

Del conjunto de encuestas aparecidas se puede desprender un factor común: El ex presidente Alejandro Toledo es el único que muestra un ascenso lento pero sistemático. A diferencia de sus potenciales rivales, la subida del doctor Toledo es permanente, demostrando una tendencia positiva en los últimos sondeos. No sucede lo mismo con Luis Castañeda Lossio. A pesar de los esfuerzos de su equipo de imagen, el alcalde de Lima viene en una caída sostenida que lo ha hecho perder, sólo en la plaza limeña, más de diez puntos en los últimos meses.

Pero la subida de Alejandro Toledo no se da sólo en los sondeos. También se presenta en las columnas de opinión. La probable candidatura del líder de Perú Posible ha sido bien recibida por diversos analistas. En buena hora. La formalización de las diversas candidaturas configurarán un escenario en dónde esperamos la confrontación de ideas ocupe el espacio que hoy ocupan los insultos.

Recomendamos leer los siguientes artículos sobre el presidente Toledo, especialmente el de Ernesto Velit. Ellos les podrán diseñar una imagen de quien ya ha demostrado eficiencia y nobleza al frente de su mandato presidencial:



Francisco Miró Quesada Rada: Alejandro Toledo y democratizar internet


Carlos Castro: Toledo de cara al 2011

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ing. Juan

Tuve la oportunidad de estar presente en una reunión en la casa de Sr. Marcial Ayaypoma cuando estabamos luchando contra la dictadura y en plena campaña electoral. Sigo recordando lo que dijo el Dr. Luis Solarí en dicha reunión respecto a que si Toledo gana no gobernará ni dará trabajo a sus partidarios. Craso error, la mayoría de personas que le fallaron o fueron desleales con el han sido su familia que no pudieron medir sus apetitos y los muchos elegidos reciclados de la izquierda, el aprismo e incluso ex-fujimoristas que eligió o eligieron para trabajar en el gobierno habiendo tantas personas profesionales que se sumaron por la causa.

Como dicen los analístas políticos en los enlaces que coloca a este tiempo ya deben haberse dado cuenta y corregido estos errores. Con ello creo que el proyecto Toledo 2011 debe perfilarse como una alternativa seria, moderna y eficaz.

Me preocupa que no haya un moviento juvenil que esté organizando el movimiento, si lo hay está muy oculto, es hora de activar todo y comenzar el trabajo político en todo el Perú.

Un abrazo.

LKTF

búfalo dijo...

Soy Ester Perla, gran admiradora del gobierno del Presidente Alejandro Toledo y por supuesto VOTARÉ POR EL.
No mereció nunca el trato mafioso que le dió la prensa, pero los peruanos nos acordamos de su gran gobierno.
SIGA ADELANTE SR. ALEJANDRO TOLEDO.

jaime rosello torres dijo...

La Marcha de los Cuatro Suyos consistió en una agitación popular realizada en Perú los días 26, 27 y 28 de julio del 2000, encabezada por Alejandro Toledo, Carlos Ferrero Costa líderes del partido político peruano Perú Posible,Jorge del Castillo Galvez(APRA)y los jovenes lideres Universitarios a la cabeza con Cecilia Quijano Carbajal (peru posible),Javie Moran (Apra),Alejandra Alayza (U. Catolica del Peru),Crhistian Pardo (U. San Martin).

Anónimo dijo...

Los 4 suyos es: corrupción y sabotaje, muchos enemigos racistas corruptos asesinos se infiltraron en el aparato estatal para traicionar a Fujimori, uno de ellos es Salinas Sedon, Montesinos y los políticos que tu conoces: Borea, Olivera Lourdes A Tausend Reporteras Ana M, Valenz. Y el tonto útil Toledo y CIA Henry P. ahora los dueños del país quieren a Toledo por ultimo Castañeda, Si Sale Keiko sale el gato para atrapar a las ratas

Anónimo dijo...

los ayayeros y calculadores ya estan "dirigiendo" la campaña de Toledo, allí encontraremos a Muchisisimos del PPC y muchos mas búfalos que diran que "todos tiene derecho a cambiar"

Maria dijo...

Vivo en Canada, estoy orgulloso de nuestro candidato Alejandro Toledo , es un ejemplo de peruano, A diferencia de sus competidores en la carrera presidencial, no tiene necesidad de ofrecer, le basta mencionar lo que hizo cuando tuvo la oportunidad y solo comprometerse a profundizar algunas políticas y terminar otras.

La vocación democrática de Toledo no admite dudas, es más, se ha consolidado con su actividad internacional y, no se puede negar, ha paseado el nombre del Perú por los más importantes foros del mundo. Toledo es hoy una suerte de samaritano de la democracia y del derecho.

Su posición ideológica, sin entrar en rigores interpretativos ni reclamar por esquemas incómodos, se sitúa en la centroizquierda, un lugar que políticamente está todavía por ocupar. Y, por ello, tendrá todo el derecho a convocar a grupos y organizaciones de izquierda democrática a sumarse a su candidatura y fortalecer una posición que viene imperceptiblemente creciendo, también, con el logo de la anticorrupción, a lo que debe agregar el compromiso ante el país de auditar todo lo hecho por los que se van.

Hay fe en su respeto a la libertad de opinión. Nadie como él fue tan vapuleado por medios y organizaciones políticas cuando fue presidente. Estoico y resignado ante las críticas, no hubo ni intentos ni proyectos de censurar la libre expresión y él se preocupó por reiterarlo.

Tiene una innegable capacidad de convocatoria y hoy día su prestigio internacional le da el aval suficiente para llamar a trabajar con él a quienes considere útiles para el país, como única condición.

Su responsabilidad no será solo con el país, sino también con la comunidad internacional en la que se ha hecho conocer y respetar como un líder mundial de la libertad y de los derechos humanos.

Es imposible que un hombre de su nivel no tenga la capacidad de autocrítica como para señalar los flancos vulnerables que tuvo su gestión y el daño que le ocasionaron algunos cercanos impresentables que lo acompañaron. Es seguro que ya debe haber hecho esa limpieza y, en su momento, será otro de sus compromisos ante el país que aguarda impaciente la oficialización de su candidatura. No puede, en ese aspecto, errar dos veces.

Le tocó llevar adelante la transición entre una dictadura corrupta y criminal y una democracia recuperada valientemente por un pueblo a cuya cabeza se colocó. Tenía que rescatar la confianza del país en el sistema democrático, cobardemente pisoteado por el fujimorismo. Y, críticas aparte, cumplió la tarea en gran medida, y si algo hay pendiente, como el incompleto desarrollo de los programas sociales, la inconclusa reforma del Estado, es ocasión para que declare ante la opinión nacional su compromiso de impulsarlos.

Los candidatos Luis Castañeda y Keiko Fujimori son más estados de ánimo que verdaderas alternativas políticas. El alcalde de Lima tiene pendientes muchas explicaciones sobre su gestión, especialmente finanzas, seguridad ciudadana, tránsito caótico.

Sin negar algunas obras que testimonian su paso por el sillón municipal.

En caso de Keiko, se une su ignorancia política y su pasado de deshonor y vergüenza personalizados en su padre, a quien promete liberar si sale electa.

El resto de candidatos representa la agonía de los partidos sin apoyo popular y hasta sin visión para adherirse a candidaturas de significación. A Toledo le interesa llegar a la segunda vuelta. Cualquiera que fuera el adversario, tiene ahora el triunfo más seguro que la vez pasada.

Maria dijo...

A diferencia de sus competidores en la carrera presidencial, no tiene necesidad de ofrecer, le basta mencionar lo que hizo cuando tuvo la oportunidad y solo comprometerse a profundizar algunas políticas y terminar otras.

La vocación democrática de Toledo no admite dudas, es más, se ha consolidado con su actividad internacional y, no se puede negar, ha paseado el nombre del Perú por los más importantes foros del mundo. Toledo es hoy una suerte de samaritano de la democracia y del derecho.

.