Loading...

Google+ Followers

lunes, 24 de agosto de 2009

Alan García informa al Perú a través de diario chileno

Considero que un presidente de la República, si de política exterior se trata, no debe expresarse a través de los medios. Lo digo a raíz de una entrevista concedida por el presidente García al diario La Tercera. La discreción diplomática, más aún si hay de por medio un diferendo, debe imponerse sobre el afán de figuración o confrontación del jefe de Estado peruano. Si en realidad el presidente García estuviera preocupado por las diferencias con Chile, habría tratado el tema con este país y Bolivia, de manera distinta y no a través de un medio de comunicación chileno.
El doctor García dice que Evo Morales es obsecuente con Chile. Puede ser. Pero Evo Morales no se comunica con su país, Bolivia, a través de un diario chileno. El doctor Alan García sí. Comunica a nuestro país que Bolivia maneja un pacto "secreto" con Chile a través de la Tercera, diario importante de Santiago. El doctor García no convoca a su partido, a los ex cancilleres, a la oposición, para tratar este tema, como sí se hace en Santiago o La Paz. Lo trata a través de un medio de comunicación chileno.
El presidente García se jacta de haber llevado el diferendo marítimo con Chile a los tribunales de La Haya. Sin embargo muchos sabemos que lo hizo de manera forzada, contra su voluntad. Y con sus declaraciones está enrareciendo el clima diplomático cuando lo que se requiere es discreción, sobriedad y dotes de estadista, condiciones que parecen estar ausentes en un personaje de tan altas cualidades.
No nos inscribimos en el grupo de políticos que saludan y cierran filas con esta forma de actuar del doctor García, simplemente porque no es la manera correcta de conducir al país. Si el presidente es tan obsecuente con medios de comunicación chilenos es su problema. El Perú y sus ciudadanos merecen otro tipo de conducción de su destino.

4 comentarios:

Javier T. dijo...

Muy bien Juan. Es diferenciada tu posición lo cual te distingue. Alan no debio expresarse a través de los medios sino de los canales diplomáticos así Joselo esté píntado en la pared.

Marco Otoya dijo...

Completamente de acuerdo. Garcia sigue tomandose atribuciones que no le corresponden como un buen jefe del Estado. Haciendo declaraciones a espaldas del pais, obviamente, sin consultar con Torre Tagle. Ahora, los chulillos de Garcia tienen que salir a apagar la candela.

Antes fueron sus declaraciones al Congreso de Chile en cuanto a "congelar" la demanda sobre la delimitacion maritima. Sus declaraciones fueron realizadas a titulo personal, en un viaje de indole privado a Santiago, cuando ni siquiera habia juramentado como Presidente. Una atribucion que en cualquier lugar del mundo civilizado hubiera suscitado censura como minimo, y tal vez una accion judicial.

Por otra parte, tenemos al pelele de 'Joselo', asi tuteado por la dirigencia chilena desde Santiago. Joselo es el gran ideologo de la barbaridad, desacierto y aberraracion de las 'cuerdas separadas'. Cualquier estudiante de Ciencias Politicas las descalificaria como una torpeza e irresponsabilidad en la conduccion de las relaciones internacionales. Y, por supesto, Garcia Belaunde hubiera sufrido un voto de censura por tamano desatino.

En temas de relaciones internacionales, Garcia y su entorno de ayayeros simplemente no estan preparados y no son de respeto en medios oficiales internacionales.

Esta es una muestra mas de las desconcertantes declaraciones de un hombre maltratado por la inestabilidad mental que lo aqueja, siempre destacandose en exhibir incongruencias y visos de mitomania.

Atentamente,

JOSé ANTONIO dijo...

García es un patan, no sabe nada de diplomacia, cuando su cerebelo se siente angustiado dice cualquier cosa, no es posible que un personaje enfermo dirija los destinios de la nación peruana, esta enfermo y lo dejan "gobernar" lo que pasa que asi le conviene a mucha gente y lo pueden manejar a sus nmaneras y beneficio propio, la caverna lo sabe muy bien !!
saludos
José Antonio

Anónimo dijo...

Quisiera saber que opinan despues del fallo.