Loading...

Google+ Followers

jueves, 2 de abril de 2009

Echándole agua al caldo: a propósito del aumento del número de Congresistas

Siguiendo el curso de una lógica elemental y sin mayor evaluación, el Congreso del Perú anuncia que ha decidido aumentar el número de congresistas de 120 a 135 ó 140. Todavía no se sabe el número exacto de la ampliación de congresistas, el cual se dará por Ley expresa.
Es muy lamentable cómo se hacen las leyes en el Perú. El afán por figurar y satisfacer apetitos personales y no el bien común se impone en la mayoría de decisiones del actual Congreso. Con esta actitud de ampliar el número de congresistas, con la actual estructura unicameral, lo único que se logrará es que los problemas vigentes se amplíen, pues la solución de mejorar la calidad de la Política y la representación pasa por otro tipo de esfuerzo. Nosotros estamos a favor de la representación de Lima Provincias pero ella debe hacerse en términos de una gran Reforma Política que hasta la fecha no se ha realizado a pesar de haber tenido todos los elementos y condiciones para ejecutarla.
¿Cuáles son los problemas del Congreso en la actualidad?
El fraccionamiento, que nace de un sistema de elección que al privilegiar el voto preferencial convierte al Congreso en el escenario donde debaten 120 caudillos que deben su elección al respetable público y no al partido que los cobijó. Otro de los problemas es el transfuguismo, que tiene poder de chantaje, en donde una minoría audaz y por lo general sin escrúpulos es el fiel de la balanza en la votación parlamentaria. En el Congreso pasado y en el actual son los tránsfugas los que deciden el curso de los acontecimiento, con lo cual contribuyen de manera protagónica a la baja calidad de la política.
El Perú requiere de una serie de modificaciones que en conjunto configuran una Reforma Política. Se debe discutir el retorno a la bicameralidad, a las dos cámaras, Senadores y Diputados, la disminución del periodo parlamentario, la posibilidad de rnuncia y revocatoria, la elección de las cámaras en fecha distinta a la elección presidencial. Asimismo se requiere una modificación de la Ley de Partidos que tal y como está hoy consagra la falta de democracia interna en los colectivos políticos.
A pesar de toso esto el Congreso decide simplemente echar más agua al caldo. Una solución simplista de la cual todavía se jactan, todos, oficialistas y humalistas. Es en ese sentido muy gráfico ver como políticos con experiencia como Jorge del Castillo se disputa a codazos un lugar para poder salir en la foto.
Los problemas se agrandarán, y si aún viene la Reforma Constitucional y esta es sólo por este tipo de paliativos pues se confirmará que tenemos un Congreso de muy bajo nivel, bajísimo como nunca en su historia.
El número de representantes obedece a un esquema complejo en el que las soluciones aisladas contribuyen a agrandar los problemas y no a solucionarlos. Por eso sorprende la posición favorable de los profesores universitarios Fernando Tuesta y Henry Pease, avalando también con simpleza esta aparente solución aislada y poco inteligente.