Loading...

Google+ Followers

lunes, 2 de febrero de 2009

¿Empeora la crisis económica?

Sí. La situación económica en el mundo está empeorando y en nuestro país también. Considero que en paralelo al plan anticrisis se debe estructurar una forma paralela de medición de los indicadores de la economía: los deseos de una profecía autocumplida, que todo marche bien, están a la vuelta de la esquina. Y eso significa manipulación de las cifras, como Argentina, como Venezuela. No me sorprendería que aquí sucediera.
Uno de los problemas que tenemos en nuestro país es que estamos apostando a que la crisis se solucionará en medio año. Que a fines del 2009 el triciclo llamado Perú irá cuesta arriba. Esa es una apuesta riegosa. Diseñar un Plan confiado en que los precios de nuestras exportaciones subirán en los próximos 6 meses es una especie de ruleta rusa. De seguir al ritmo actual muy pronto habrá que devaluar, y allí se agudizarán los problemas.
El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, acaba de escribir un interesante artículo sobre el devenir de la crisis. Es consciente que lo peor está por venir. Y como los artículos de Krugman a veces no aparecen en la prensa local, lo pueden leer aquí. Una forma de enfrentar la crisis es reconociendo la realidad, ejercicio que aún no se hace en nuestro país.

2 comentarios:

Francisco dijo...

Estoy de acuerdo, en un mundo globalizado y cada vez mas interdependiente los efectos de la crisis se amplifican y se difunden a todos los paises, en este momento nadie sabe cuanto va a durar la crisis, sin embargo muchos analistas aqui y afuera lanzan pronosticos de mediados de año o principios del proximo, son poco serios.
Los acontecimientos actualmente se suceden con mucha rapidez, en setiembre muy pocos la pronosticaron, recordar un ministro que dijo que los altos precios de las materias primas iban a durar unos 20 o 30 años.
Estoy de acuerdo con crear indicadores que nos digan como esta yendo nuestra economia con mucha anticipacion como los faros de larga distancia de los autos.
He leido hace muchos años el libro de Paul C. Martin "Cash estrategia contra el crack" lo que alli escribe sobre el creciente endeudamiento de los gobiernos se esta cumpliendo. los gobiernos son los principales causantes de las grandes crisis emiten grandes cantidades de dinero sin que tengan niguna relacion con el mundo real, es el dinero de los especuladores y causante de las grandes burbujas en conjuncion con la codicia que parece que es consustancial al ser humano economico.
En este momento no hay confianza en la economia mundial, aqui en Peru SPCC anuncio la suspension de Tia Maria como un ejemplo de que no basta el "si podemos" presidencial, hay que tener un poco mas de seriedad y responder con planes mas adecuados y contestar por ejemplo a la pregunta ¿que se va a hacer frente al deterioro de la balanza comercial?

Manito de Cuy dijo...

Los arboles son los mismos
_____Los bosques son los mismos;
________mis sentimientos han cambiado



La crisis esconómica es el corolario de malas decisiones (o de buenas decisiones que no se tomaron oportunamente) que afectan la confianza de los agentes económicos.

Como en un enjambre de abejas, cuando la reina desaparece, los miembros de la colmena no tienen un patron a seguir, un criterio que los guie y actúan de modo incoherente.

Obviamente, cuando la reserva de recursos del colmenar comience a agotarse, las cosas se pondrán cada vez peor. La confusión se incrementa, los recursos se volatilizan y la crisis lejos de aliviarse, se profundiza. La ecuación es muy simple, dramática y dolorosamente simple.

La reina del enjambre económico es la "confianza". Penosamente la confianza no se obtiene o reestablece por "decreto". Debe trabajarse muchisimo para restaurarla. Sin prisa ni pausa. Con firmeza en el propósito, emitiendo señales y gestos que promuevan la predictibilidad en los actores económicos. Es simple como cuando alguien en el hogar, ha perdido la confianza en la pareja por algún tipo de desatino en su relación. La confianza no se reestablece sólo con decirlo o anunciarlo. No se sabe cuanto tiempo tomará restaurarla, ni si se logrará totalmente. Pero se tiene que tener fe en alcanzarlo. No la fe ciega del imprudente sino la fe de aquel convencido que es posible hacerlo bajo un fuerte trabajo. No hay milagros, no hay inspiracion divina. Solo hay por delante, trabajo. Y del duro.


.