Loading...

Google+ Followers

miércoles, 21 de enero de 2009

Chile patea el 2 + 2

Gracias al control que ejerce el poder económico chileno en los medios de comunicación peruanos, han pasado desapercibidas las declaraciones del Ministro de Defensa chileno José Goñi en el sentido que no se reanudarán las reuniones de cancilleres y titulares de defensa chilenos y peruanos, al cumplirse un año del desconocimiento de Lima de los límites marítimos con Chile.
Esta es una situación muy seria y se inscribe dentro de la hipótesis de conflicto de la cual se habla en círculos militares de Perú y Chile. Está clarísimo para el canciller y ministro de defensa chileno, personas que no dan declaraciones si es que no están enmarcadas en una estrategia de Estado a diferencia de la caricatura en que se han convertido las posiciones de nuestra Cancillería y nuestro Ministerio de Defensa.
Mientras José Goñi, por Chile, declara que el tema de la delimitación marítima es "un tema poco positivo, absolutamente inaceptable", con gran candorosidad el Canciller de Perú José Antonio García Belaúnde, el mismo que despreció la usurpación de territorio peruano por parte de Chile por ser un espacio igual al que ocupa su chacrita, dice que hay otros mecanismos de diálogo y que espera que las relaciones continúen por la senda de la normalización, y que "haya más inversiones, más comercio, más relaciones de todo tipo. Y (el proceso en) La Haya no debe interferir en esto".
Esta actitud es parte del deterioro institucional en que el gobierno de Alan García somete al Perú. El actual gobierno cree que las conversaciones 2 + 2 son una ronda infantil e ignoran que fue un logro del anterior gobierno que permitía, a través del intercambio de información, plantear consultas y protestas por una vía más directa. Todo eso se ha perdido con el señor García que no tiene, lamentablemente para el Pêrú, una visión de hombre de Estado.
Me ratifico en lo inicialmente tratado en esta entrada: Chile está manejando, a propósito de La Haya, una hipótesis en serio de conflicto y se viene armando con nuestros recursos económicos, financieros y naturales, gracias a Alan García por supuesto.