Loading...

Google+ Followers

viernes, 9 de enero de 2009

¡ Capturen a los chuponeadores !

1. La firma Business Track SAC, que según versiones periodísticas, es la responsable de notorios casos de interceptación telefónica como el famoso Petrogate, es obvio que le arruinó un gran negocio a alguien.
2. Ese voluminoso alguien, que maneja muy bien las apariencias y cuenta para ello con la complicidad de medios de comunicación y la alianza con políticos corruptos, estaba a punto de redondear un faenón cuando uno de sus operadores fue descubierto. Este operador, Rómulo León, no podría haber tenido el desenvolvimiento que tuvo si no fuera por el apoyo directo del voluminoso personaje que tiene también fama de gran orador.
3. Cuando se descubrió la red de corruptos aparecieron una serie de ministros comprometidos en estos actos con graves indicios de corrupción. Uno de ellos, Hernán Garrido Lecca, hombre de absoluta confianza del voluminoso personaje y tal vez el más comprometido en las acusaciones, fue rápidamente blindado por la bancada aprista, a diferencia de lo sucedido con Jorge del Castillo, que tuvo que asumir su defensa sólo, ante la indiferencia de sus compañeros de bancada y partido.
4. Como los chuponeadores eran un peligro latente y evidente para los corruptos de estos tiempos, era obvio que tenía que ordenarse su ubicación y captura. No habría buenos negocios con esta espada de Damocles. Había que identificarlos. Se iniciaba así una etapa que contó con la candorosidad de editoriales como los del diario El Comercio en donde se aseguraba que los chuponeos eran un peligro contra la democracia, olvidándose de la crítica a la lacra de la corrupción.
5. El voluminoso personaje tomó como un reto la captura del grupo chuponeador. Salvando las distancias se parecía a la desesperación de Alberto Fujimori tratando de capturar los vídeos de Montesinos días antes de su fuga. El voluminoso personaje encargó a alguien de su confianza, a cargo de la DINANDRO la identificación del grupo chuponeador.
6. Luego de unos días fueron capturados. Los corruptos del faenón hoy son exculpados o vistos con piedad, en tanto los chuponeadores se convierten en enemigos de la democracia.
7. La captura se celebra por todo lo alto, pero la pena por este delito no es muy alta. Muy pronto los chuponeadores gozrán de buena salud al igual que los corruptos del faenón.
8. El mensaje está dado. No denuncies a la corrupción, pues tenemos poder y te metemos preso. Era exactamente lo mismo que hacían Fujimori y Montesinos.
9. Los medios de comunicación, en su mayoría, se callan y obedecen calladitos.
10. En tanto hay 30,000 millones de soles que se licitan a dedo, sin CONSUCODE, sin SNIP, sin Contraloría y sin fiscalización. Todo un faenón.
11. Y el buen Yehude sale ingenuamente (o como cómplice) a anunciar su lucha contra la corrupción.
12. Y la oposición no puede articular un frente opositor en el Congreso. Llegan al ridículo de expresar su disconformidad con comunicados pagados en la prensa.
Estos son algunos puntos sueltos nada más que me llevan a pensar que la corrupción de cuello blanco, esa que se hace con estudios de abogados de corbatas italianas y que hablan inglés, marcha viento en popa. El circo distrae, con la complicidad de los medios de comunicación. Cuando la crisis nos asalte con todo, producto de la corrupción y la irresponsabilidad gubernamental, habrá más de un responsable.
Algunas reflexiones finales. Si los chuponeados hubieran sido personajes de la oposición, sean congresistas o dirigentes, ¿Se sabría quien era la empresa interceptadora?. Otro punto ¿El Perú está peor o mejor luego de esta interceptación? En otras palabras, de no haberse interceptado las conversaciones de los sinvergüenzas ¿qué habría pasado?.
Por otro lado hasta donde se sabe no hay un mandato judicial que sostenga la detención de los miembros de Business Track. Esto demostraría que hay una orientación política de alguien que estaría preocupado por algunas interceptaciones que le estarían arruinando una serie de negocios. No es delito, por si acaso, el delatar a funcionarios públicos sorprendidos en prácticas corruptas, como es el caso del Petrogate. Fujimori también actuó arbitrariamente cuando de recuperar los videos se trataba, hasta utilizó fiscales falsos y no esperó un mandato judicial. Lo mismo sucedió ahora. Se procedió a detener a personas sin mandato judicial.

1 comentario:

manu dijo...

Es increíble que ahora la persecución se haya volteado a los que descubrieron y dieron a conocer la corrupción. Está bien que se sancione la extorsión y el juego sucio, pero por este caso en particular se debería hasta de premiar a los gestores. El panorama actual sólo demuestra el nivel de corrupción que hay en el Perú. Mientras lo sigamos tolerando, encima de nosotros siempre va a haber un Rómulo León que nos roba de los bolsillos, y si lo descubrimos y denunciamos, ya saben, ¡nosotros vamos a ser los delincuentes!