Loading...

Google+ Followers

miércoles, 20 de agosto de 2008

Ley de la Selva debe derogarse

Contra lo que se podría pensar, la denominada Ley de la Selva no tiene nada de moderna. La tendencia mundial es proteger los bosques nativos. América Latina posee los más variados recursos biológicos y naturales del planeta. Las reservas amazónicas, los bosques selváticos, son los más grandes consumidores de Carbono del mundo, razón por la cual ayudan a limpiar la atmósfera.
Es por tanto una buena noticia que el día de ayer el gobierno haya recibido una derrota política en la Comisión de Pueblos Andinos, Afroperuanos y Amazónicos al decidirse la derogatoria de tan controvertido decreto. La denominada Ley de la Selva no podía seguir adelante. En relación a la defensa del pernicioso Decreto Ley 1015 es digno de mencionar el papel que juega el Ministro Antonio Brack, que es una buena persona, pero que no se parece en nada a su par brasileña la Ministra del Medio Ambiente Marina Silva que, ante los arrebatos licitadores y vendedores del presidente Lula renunció a su cargo irrevocablemente, en defensa de la Amazonía. Como se sabe, por estos lares, el Ministro Brack aporta argumentos al afán vendedor del presidente Alan García.
Esperemos ahora que el Pleno del Congreso ratifique lo decidido en la Comisión mencionada, el día de ayer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El Ministro Brack debe renunciar como lo hizo Marina Silva en Brasil porque Marina si era ambientalista.
Brack ha demostrado que nunca lo fue.
Solo ha sido una figura marketeada por la televisión pero que recien se le ha caido la máscara.
Ha dado la espalda a algo justo y legal.
Justo porque los nativos ven la propiedad de la tierra diferente a como lo vemos nosotros. Y es legal porque no se consultó con ellos conforme lo estipula el Acuerdo 169 de la OIT.
Brack lo sabe y eso hace que lo juzguemos como el peor ministro del gabinete.

Anónimo dijo...

Discúlpe Sr. Sheput, si desea no publique este comentario, pero a Antonio Brack lo conocí muy de cerca y es hipócrita, desleal y oportunista.
Y ahora solo lo está evidenciando sus actitudes.
Se lo digo para que esta experiencia personal le sirva a la hora de evaluar a este sórdido personaje en algún otro artículo que usted decida publicar.