Loading...

Google+ Followers

domingo, 20 de julio de 2008

Las cartas privadas de la Madre Teresa de Calcuta

En el suplemento "El Sábado" del diario El Mercurio de Chile ha salido un interesante artículo sobre el libro de reciente aparición que lleva por nombre "Las Cartas Privadas de Sor Teresa". Este artículo trae un adelanto del libro de la Santa tan querida en la Iglesia Católica y su lectura es altamente recomendable. En el mismo, a través de sus cartas, la Madre Teresa da testimonio de su amor a Cristo y su infinita pasión por ayudar a los que más lo necesitan. Leamos:

Las cartas privadas de sor Teresa de Calcuta



Ven, sé mi luz es el nombre del libro de Editorial Planeta que reúne las cartas que la religiosa albanesa escribió durante años a sacerdotes y directores espirituales. En ellas revela sus enormes conflictos interiores por la crisis de fe que sufrió durante casi 50 años, los más fructíferos de su vida y obra. "Si alguna vez llego a ser santa, seguramente seré una santa en la oscuridad", escribió. Aquí, un capítulo que revela el doloroso y callado proceso que vivió una de las mujeres más admiradas de nuestra era.


CAPÍTULO 9

"DIOS MÍO, ¡QUÉ DOLOROSO ES ESTE DOLOR DESCONOCIDO!"

"MI SECRETO MÁS PROFUNDO"

Madre Teresa había revelado su estado espiritual al padre Picachy durante el retiro que él predicó a su comunidad en abril de 1956. Además de la sorprendente franqueza que caracterizó sus relaciones con todos sus directores espirituales, en la relación y correspondencia con el padre Picachy había una notable espontaneidad al compartir su dolor. (...) Había confiado su "secreto más profundo" al padre Picachy al tiempo que le insistía en que debía proteger su carácter sagrado. (...) Gracias a que se ha conservado la correspondencia entre ellos, se comprende mejor la intensidad del sufrimiento de Madre Teresa (...)

Madre Teresa se daba cuenta de que la causa de un sufrimiento tan agudo era el amor. La ausencia de su Amado se había convertido en un dolorosísimo anhelo de Él. Estaba desgarrada entre el sentimiento de haber perdido a Dios y el insaciable deseo de alcanzarle (...)

Durante diez años, excepto por aquel intervalo de un mes, las tinieblas habían tenido su alma sobrecogida (...)

El largo retiro predicado por el padre Picachy a las hermanas en tercera probación tuvo lugar del 29 de marzo al 12 de abril de 1959. Madre Teresa cambió de opinión y decidió hacer el retiro. Sin embargo, temía que sería un tiempo de mayor soledad y dolor más profundo, en que sentiría más intensamente la aparente ausencia de Dios y el anhelo del "Ausente" sería más hiriente:

Mi corazón está tan vacío.–Temo que el retiro será un largo sufrimiento–pero mejor no lo pensemos.–Quiero hacer un retiro fervoroso (...)

"¿QUIÉN SOY YO PARA QUE TÚ ME ABANDONES?"

En su carta del 3 de julio de 1959 al padre Picachy, Madre Teresa insistía de nuevo en que era por obediencia a la inspiración divina que ella le estaba revelando su estado interior:

El folio al que ella se refiere aquí, escrito como una oración y enviado al padre Picachy, es una de las descripciones más detalladas y largas de su experiencia de oscuridad:

Señor, Dios mío, ¿quién soy yo para que Tú me abandones? La niña de Tu amor–y ahora convertida en la más odiada–la que Tú has desechado como despreciada–no amada. Llamo, me aferro, yo quiero–y no hay Nadie que conteste–no hay Nadie a Quien yo me pueda aferrar–no, Nadie.–Sola. La oscuridad es tan oscura– y yo estoy sola.–Despreciada, abandonada.–La soledad del corazón que quiere el amor es insoportable.–¿Dónde está mi fe?–Incluso en lo más profundo, todo dentro, no hay nada sino vacío y oscuridad.–Dios mío–qué doloroso es este dolor desconocido. Duele sin cesar.–No tengo fe.–No me atrevo a pronunciar las palabras y pensamientos que se agolpan en mi corazón–y me hacen sufrir una agonía indecible. Tantas preguntas sin respuesta viven dentro de mí–me da miedo descubrirlas– a causa de la blasfemia.–Si Dios existe, por favor perdóname.–Confío en que todo esto terminará en el Cielo con Jesús.–Cuando intento elevar mis pensamientos al Cielo–hay un vacío tan acusador que esos mismos pensamientos regresan como cuchillos afilados e hieren mi alma.–Amor–la palabra–no trae nada.–Se me dice que Dios me ama–y sin embargo la realidad de la oscuridad y de la frialdad y del vacío es tan grande que nada mueve mi alma. Antes de que comenzara la obra–había tanta unión–amor–fe–confianza–oración–sacrificio.–¿Me equivoqué al entregarme ciegamente a la llamada del Sagrado Corazón? La obra no es una duda–porque estoy convencida de que es Suya y no mía.–No siento–en mi corazón no hay el más mínimo pensamiento o tentación de atribuirme algo de la obra.

Todo el tiempo sonriendo.–Las Hermanas y la gente hacen comentarios de este tipo.–Ellos piensan que mi fe, mi confianza y mi amor llenan todo mi ser y que la intimidad con Dios y la unión a Su voluntad impregnan mi corazón.–Si supiesen–cómo mi alegría es el manto bajo el que cubro el vacío y la miseria.

A pesar de todo–esta oscuridad y este vacío no son tan dolorosos como el anhelo de Dios.–Esta contradicción, lo temo, va a desequilibrarme.–¿Qué estás haciendo Dios mío con una tan pequeña? Cuando pediste imprimir Tu Pasión en mi corazón–¿ésta es la respuesta?(...)

El temor de Madre Teresa a que este sufrimiento interior la desequilibrara no ocurrió. Según una de sus primeras hermanas, "Madre era una persona muy equilibrada y estaba alegre cuando todo iba bien; pero incluso cuando las cosas iban mal, no mostraba ni depresión ni mal humor. Estaba alegre en todas las circunstancias".

Después de su muerte, una mujer que había colaborado con ella durante muchos años observó: "Creo que el equilibrio era una de las características más sobresalientes de la Madre. También era muy constante (...) Nunca dejaba que las heridas y los sufrimientos interfirieran con su amor a Jesús. Ese amor le dio a ella mucha alegría. Era capaz de soportarlo todo."

Su cercanía a Dios, que ella misma no podía percibir, era la raíz de esta serenidad que otros admiraban en ella (...) Sin embargo, su sonrisa radiante escondía un abismo de dolor; cubría el Calvario de su alma (...)

Parecía que la relación con Jesús estaba llenando de consuelo a Madre Teresa. En realidad, era la fuerza de la gracia divina, así como la determinación implacable y la fortaleza de carácter de Madre Teresa lo que le dio la energía para superarse a sí misma y vivir la alegría que no sentía.

A pesar de estar tan resignada ante esta prueba interior, Madre Teresa no pudo evitar preguntar al padre Picachy: Dígame, Padre, ¿por qué hay tanto dolor y oscuridad en mi alma? A veces me encuentro diciendo: "No puedo soportarlo más" y con el mismo aliento digo: "lo siento, haz conmigo lo que Tú desees" (...)

Mientras estaba inmersa en la oscuridad, incapaz de entender su motivo, tentada de rechazar, y bajo la impresión de que no podía expresar adecuadamente por lo que estaba pasando, Madre Teresa reafirmó con fuerza su fe y su obediencia ciega a la voluntad de Dios. Había habido un malentendido entre ella y monseñor Périer, quien, una vez más lo achacaba a las "prisas" de Madre Teresa.

Al escribir para aclarar su posición, ella le reveló el voto secreto que motivaba todas sus acciones. Omitía sus preguntas sobre el motivo de su dolor y de su oscuridad como un acto de suprema obediencia a la voluntad de Dios.

"NO TE PREOCUPES POR MIS SENTIMIENTOS"

Además de la constante lucha por permanecer fiel a su voto, estaba atormentada por su incapacidad de expresarse, incluso a aquéllos en quien más confiaba. Esto contribuía a su sensación de aislamiento, sin embargo lo aceptó como parte del sufrimiento que Dios quería de ella. En septiembre de 1959, escribió al padre Picachy: Usted me ha pedido que escriba.–Simplemente no puedo expresar nada.–No sé por qué es así.–Quiero contar–y sin embargo no encuentro palabras para expresar mi dolor (...)

En cambio, cuando hablaba con Jesús, es decir en la oración, se expresaba con facilidad. Cumpliendo la petición de su confesor, junto con su carta del 3 de septiembre de 1959, le envió una carta dirigida a Jesús:

Parte de mi confesión de hoy

Jesús mío, Desde mi infancia Tú me has llamado y me has guardado para Ti- y ahora cuando ambos hemos tomado el mismo camino- ahora Jesús- yo voy por el camino equivocado.

Dicen que la gente en el infierno sufre un dolor eterno por la pérdida de Dios- resistirían todo ese sufrimiento si solamente tuviesen un poco de esperanza de poseer a Dios.- En mi alma siento precisamente ese dolor terrible de pérdida- de que Dios no me quiere- de que Dios no es Dios- de que Dios realmente no existe (Jesús, por favor, perdona mis blasfemias- se me ha dicho que lo escriba todo). Esa oscuridad que me rodea por todas partes- no puedo elevar mi alma a Dios- no entra luz alguna ni inspiración en mi alma.- Hablo del amor a las almas- del amor tierno a Dios- las palabras pasan a través de mis palabras [sic, labios]- y anhelo con un profundo deseo creer en ellas.- ¿Para qué trabajo tanto? Si no hay Dios- no puede haber alma.- Si no hay alma entonces Jesús- Tú tampoco eres verdadero.- Cielo, qué vacío- ni un solo pensamiento del Cielo entra en mi mente- pues no hay esperanza.- Tengo miedo de escribir todas las cosas terribles que pasan en mi alma.- Te deben herir.

En mi corazón no hay fe- ni amor- ni confianza- hay tantísimo dolor- el dolor del anhelo, el dolor de no ser querida.- Quiero a Dios con todas las fuerzas de mi alma- y sin embargo allí entre nosotros- hay una terrible separación.- Ya no rezo más- pronuncio las palabras de las oraciones comunitarias- y hago todo lo posible por sacar de cada palabra la dulzura que tiene que dar.- Pero mi oración de unión ya no está ahí.- Ya no rezo.- Mi alma no es una Contigo- y sin embargo cuando estoy sola en las calles- Te hablo durante horas- de mi anhelo por Ti.- Qué íntimas son aquellas palabras- y sin embargo tan vacías, porque me dejan lejos de Ti.-

La obra no contiene alegría, ni atracción, ni celo. Recuerdo que le dije a la Madre Provincial, que dejaba Loreto- por las almas- por una sola alma- y ella no podía entender mis palabras.- Hago todo lo que puedo.- Me desvivo- pero estoy más que convencida de que la obra no es mía. No dudo que fuiste Tú quien me llamó, con muchísimo amor y fuerza.- Fuiste Tú- lo sé.- Es por esto que la obra es Tuya y eres Tú incluso ahora- pero no tengo fe- no creo.- Jesús, no permitas que mi alma sea engañada- ni me dejes engañar a nadie.

En la llamada Tú dijiste que tendría que sufrir mucho.-

Diez años- Jesús mío, Tú has hecho conmigo según Tu voluntad- y Jesús oye mi oración- si esto Te complace- si mi dolor y mi sufrimiento- mi oscuridad y mi separación Te da una gota de consuelo- Jesús mío, haz conmigo lo que Tú desees- el tiempo que Tú desees, sin una sola mirada a mis sentimientos y dolor. Te pertenezco.- Imprime en mi alma y mi vida los sufrimientos de Tu Corazón. No Te preocupes por mis sentimientos.-

No Te preocupes ni siquiera, por mi dolor.

Si mi separación de Ti- lleva a otros a Ti y en su amor y su compañía encuentras alegría y placer- entonces Jesús, estoy dispuesta con todo mi corazón a sufrir lo que sufro- no sólo ahora- sino por toda la eternidad- si esto fuera posible. Tu felicidad es lo único que quiero.- Por lo demás- por favor no Te molestes- incluso si me ves desmayar de dolor.- Es mi voluntad- quiero saciar Tu Sed con cada gota de sangre que Tú puedas encontrar en mí.- No me permitas que Te haga daño de ninguna manera- quítame el poder de herirte.- De corazón y con toda el alma, trabajaré para las Hermanas- porque son Tuyas. Todas y cada una- son Tuyas.

Te suplico sólo una cosa- por favor no te preocupes por volver pronto.- Estoy dispuesta a esperarte toda la eternidad.

Tu pequeña

La profundidad del amor de Madre Teresa por Jesús está realzado en este contraste entre el dolor que ella sentía y el modo que escogió para actuar, guiada por fe pura.

Era reacia a hablar de sus tinieblas, que ella comparaba con los sufrimientos del infierno, porque temía que lo que pensaba o escribía heriría a Jesús (...)

Su carta a Jesús es una oración llena de ternura, de transparencia y de simplicidad infantil. Se dirigía a Jesús de la misma manera que lo había hecho en el momento de la Inspiración, cuando estaba en la cima del consuelo: "Jesús mío"; y en lugar de su nombre firmaba: "Tu pequeña."

Uno de los motivos de este conflicto era el temor de que su dolor pudiera condicionar su respuesta a Dios y que, en un momento de debilidad, sin quererlo realmente, pudiera echarse atrás de su promesa de no negarle nunca nada. Escribió al padre Picachy:

Rece por mí, Padre- dentro de mí hay muchísimo sufrimiento.

- Rece por mí para que no niegue nada a Dios en esta hora.- No quiero hacerlo, pero temo que lo pueda hacer.

Si supiesen cómo mi alegría es el manto bajo el que cubro el vacío y la miseria.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

SIMPLEMENTE BELLA, DULCE, UNICA, SENCILLA,DIALOGO DEL ALMA CON SU CREADOR...QUE CONSUELO Y MISTERIO EL ENTREGARSE COMO ELLA LO HIZO.

Anónimo dijo...

Me pasa lo mismo no se q hacer amo a dios pero aldo de mi dice q es como si estuviera hablando ala nada o amando por gusto a alguien q no hay me siento mal porque pienso q lo hiero cuando digo eso me siento mal pero es como algo positivo y negativo q hay en mi mente no se q hacer me deprimo mucho me siento triste no podria pensar asi del salvador del mundo ayudaa