Loading...

Google+ Followers

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La inmovilizadora popularidad (*)


La inmovilizadora popularidad

Tengo la impresión que el Perú tiene síntomas de la llamada enfermedad holandesa. La abundancia de recursos naturales y el aumento de nuestros ingresos por su exportación han logrado que se aprecie, que se fortalezca nuestra moneda, perjudicando la competitividad de nuestras exportaciones no extractivas, justo aquellas que generan más empleo, como las de manufactura por ejemplo.

Lo pernicioso de esta enfermedad es que la abundancia de recursos tapa todas nuestras deficiencias. Si por efecto del bajo tipo de cambio alguna empresa manufacturera sale del  mercado pues no importa, se suple con las importaciones.

Pero tan perversa como la enfermedad holandesa es el virus de la inmovilidad por la alta popularidad. Este virus, el de la inmovilidad, convierte a las autoridades en rehenes de las encuestas. Están atentos a ellas,  se preocupan de la coyuntura, los mensajes vienen con su cuota de demagogia y siempre van dirigidos al “pueblo”. No quieren que nada afecte a su club de admiradores y, por extensión, claudican de la posibilidad de hacer algún tipo de reformas.

Sucedió con Alan García y Luis Castañeda Lossio. Ambos gozaron de un entorno favorable para hacer reformas en sus respectivos ámbitos pero se negaron a ello. La popularidad lo impedía. Y así se pasaron 5 años con García y 8 años con Castañeda administrando la inercia. Un periodo de tiempo desperdiciado pues la situación del Perú sería otra, de cara a la potencial crisis que se avecina, si en el periodo inmediato anterior se hubieran hecho reformas. Igualmente, si Lima está en un estado caótico es porque el anterior alcalde privilegió el cemento, a pesar que es una receta que no ha funcionado jamás, como solución para un  transporte que cada vez es más caótico porque simplemente es un  problema  complejo que va más allá de la simple obra física.

Datum nos indica que el presidente Humala tiene una popularidad del 70%. Bien por él y su gobierno. Sin embargo me temo que dicha popularidad nos condenará al inmovilismo y a la apuesta por el programa social.  No hay reformas en el horizonte, a pesar que el Ejecutivo podría contar con el apoyo de un Congreso que ha claudicado de su rol opositor y apuesta, al igual que el  Ejecutivo, por la popularidad.

Ello nos lleva a varios peligros. Primero, a satisfacernos con tan poco, con reservas importantes pero no contundentes, que ascienden a  50,000 millones de dólares que en cualquier momento se podrían volatilizar pues el BCR no diversificó comprando oro. Segundo, que nuestra economía siga vulnerable amparada en precios altos de minerales. Tercero, que perdamos la ola de la competitividad, que exige cambios urgentes en institucionalidad, capital humano, innovación e infraestructura. Apostar por sólo infraestructura sólo sirve para flotar y el Perú requiere avanzar. Es lo que hizo García, con el deterioro social que salta a la vista. Nos alegramos porque el Perú recupera 6 posiciones en el Índice de Competitividad pasando del puesto 73 al 67 pero nos olvidamos que en el 2004 estábamos en el mismo lugar, en el 67. Me pregunto ¿a eso se llama avanzar?

Lamentablemente saltamos alegremente a falsas conclusiones motivados por algo peor que un mal debate público: la ausencia de debate público. La abundancia de programas sociales suena a populismo más que a inclusión o mucho menos, competitividad.

 Uno de los grandes problemas es que el gobierno sigue pensando que el Perú es un país mayoritariamente pobre y ya no es así, moviéndose, anacrónicamente, en la lógica del programa social. Necesitamos de otro tipo de medidas que nos hagan más competitivos en un entorno cada vez más agresivo. Sin embargo todo parece indicar que hemos apostado por el continuismo y la inercia, es decir la medianía total.

 (*) Artículo publicado hoy en Diario 16

Ing. Juan Sheput

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como preámbulo;

el Perú se ha desarrollado desde el inicio de la República, antagonicamente en dos bandos los de la costa, y los que viven detrás de la cordillera: en la sierra y la selva.

Luego podemos subdividirlos en sub-bandos, los urbanos y los rurales.

Entre los rurales, APRECIAMOS las localidades, los centros poblados, las comunidades, cacerios y villorrios.

Ahora bien en el sentido del articulo concerniente a la economía, podemos manifestar que los pobladores y las ciudades de la costa son los que han desarrollado con mayor velocidad, luego vienen las ciudades de la sierra, y las grandes poblaciones de la selva.

El Perú crece desordenadamente polarizando las economías, acentuando positivamente a los que mas tienen, y relegando negativamente a los que menos tienen.

El SOSTÉN de la economía esta sustentando en las PYMES y las MYPES (gente de empuje que vino a la costa del bando de la sierra y selva), y en la alza de los precios de los minerales (situados paradojicamente en los lugares de extrema pobreza).

Si bien es cierto que el PERÚ crece
continuamente, también es cierto que las desigualdades se vislumbran MARCADAMENTE en los bandos y sub bandos descritos.

Sino como justificamos el alto porcentaje de pobreza en el país, y el alto porcentaje de aprobación de OLLANTA, que dicho sea de paso gano en segunda vuelta con mas del 50% de votos, que opto por el cambio; y no por el crecimiento de una administración que gobierna por gravedad desde la época del FUJIMORATO.

Mas que apoyos sociales en que la presente gestión impulsara su trabajo; me parece que se preocupara por poblaciones productivas, respetando su cosmovisión y su idiosincrasia, pero mejorando sustancialmente su calidad de vida, para una posterior Y paralela potenciacion de la educación.

LA ECONOMÍA EN LAS CIUDADES CAMINA POR INERCIA.

EL PROBLEMA DEL ESTADO NO ES SOLUCIONAR ESTA VÍA, SINO BUSCAR LA SOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES MAS NECESITADAS DEL PERÚ PROFUNDO A TRAVÉS DE UNA GRAN REFORMA LLAMADA INCLUSIÓN SOCIAL, SIN PECAR DEL ABUSO DEL ASISTENCIALISMO.

EL QUE SOLUCIONE ELLO SERA ADMIRADO POR EL PERÚ ENTERO Y TRASCENDERÁ EN LA HISTORIA COMO EL MEJOR GOBERNANTE.

LOS QUE NO, LASTIMOSAMENTE SOLO FUERON AVES DE PASO EN LA VIDA NACIONAL.

Ojala algún día lo logremos y estaremos hablando de otro Perú.

ATTE.

FRANCISCO TORRES