Loading...

Google+ Followers

sábado, 18 de junio de 2011

La importancia del futuro Ministro del Interior

México está perdiendo la batalla del desarrollo. El narcotráfico y la delincuencia organizada han asolado la vida cotidiana. Hermosos y legendarios balnearios, paradisiacos, son teñidos de sangre por la guerra de los cárteles y con los cárteles que, según los entendidos, viene perdiendo el presidente Calderón.

La inseguridad es evidente, como evidente es el hecho que México tiene una de las policías más corruptas del mundo. Cuando vemos que en nuestro país aumentan los crímenes, el narcotráfico puede llegar al Congreso, asaltan las carreteras, la extorsión cobra víctimas, nos debemos preguntar ¿Estamos siguiendo el camino de México?

La economía es importante pero también la seguridad. Los inversionistas se alejan de Lambayeque y La Libertad por la ola de crímenes y extorsionadores que hay por allá. No debemos ser indiferentes a ese fenómeno. Los delincuentes, gracias a las bondades del agro, primero llegaron a Ica y luego a La Libertad. Las enfermedades sociales, como la delincuencia y la prostitución, llegaron a esos lugares con el crecimiento económico.

Se dice que un mediocre funcionario, culpable que los cultivos de coca se hayan incrementado, se estaría ofreciendo a través de un lobbista chileno que suele disfrazarse de político, para el Ministerio del Interior. Sería un gravísimo error. Para el Ministerio del Interior se requiere de alguien capaz, reconocido, con trayectoria impecable, y que venga del sector civil. Independientemente de las calidades personales del General Ketin Vidal, no podría ir en contra del juramento del presidente electo en el sentido que el próximo Ministro del Interior sería un civil. Es una cartera clave, tan importante como la economía. Si hemos mencionado a México es porque como consecuencia de su desangrada lucha contra la delincuencia ha caido no sólo en el ranking de competitividad sino ha perdido su lugar entre las diez naciones más desarrolladas del Mundo. Eso debemos tomarlo en cuenta. La seguridad es muy importante.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La cartera del interior siempre es complicada, por los conflictos sociales, la inseguridad, el narcotrafico, la delincuencia, el mismo interior de la Policía, formada por grupos antagónicos que promueven una guerra silenciosa e interna que nunca les lleva a nada positivo.

Es decir la persona que se decida asuma este sector, debe contar con el total respaldo político, y no ser un ave de paso que a la primera intervención mediática o problema propio del cargo que definitivamente los va a tener como que dos mas dos son cuatro, LO QUEMEN COMO BONZO; pienso yo que el elegido deberia tener un plazo y una continuidad preestablecida para poder lograr cambios importantes en dicho sector; salvo que existan imponderables insalvables o que se descubran actos ilegales por parte del que encabeze dicho ministerio, por lo demas los problemas alli son de rutina y deben enfrentarse como repito con continiudad y responsabilidad.

FRANCISCO TORRES