Loading...

Google+ Followers

martes, 23 de noviembre de 2010

Firme y Feliz por la Unión

Columna de Juan Sheput en Diario 16. Miércoles 24 de Noviembre del 2010


Firme y feliz por la unión

El 22 de Noviembre se cumplieron 10 años de la juramentación, como Presidente Constitucional del Perú, de Don Valentín Paniagua. Asumió pocas horas después que el Congreso declarara la permanente incapacidad moral de Alberto Fujimori, hasta entonces Presidente de la República.
Fue un hecho que marcó el retorno a la democracia y un rescate de las instituciones republicanas, secuestradas por un estado cleptocrático organizado para robar.
Don Valentín Paniagua fue consciente, desde un primer momento, de la alta responsabilidad que le demandaba el país. El Perú se encontraba desconcertado. Centenares de vídeos y audios eran testimonios del deterioro moral al que había descendido el gobierno fujimorista. Empresarios, periodistas y políticos eran parte de la suciedad que se mostraba en los medios de comunicación.
Don Valentín Paniagua o el político, inició el proceso de reconstrucción y reconciliación nacional. Puso el sello a su gestión desde el momento que, en su primer mensaje, apeló a la hermosa frase que los constituyentes de 1825 eligieron como lema de nuestra patria: “Firme y feliz por la Unión”.
Don Valentín Paniagua fue lo que el país necesitaba pues fue la antítesis de lo que el fujimorismo representó. Su decencia y honestidad no necesitaban pregonarse. No requería de zares ni oficinas anticorrupción pues él encarnaba lo contrario a ese flagelo. Su talento lo llevó, sin complejos, a rodearse de gente capaz. Priorizó el futuro de la Nación por sobre cualquier ambición. Cuando algunos le pidieron que se quedara unos años, supo cumplir con el mandato de la Constitución. Don Valentín Paniagua fue un repúblico a carta cabal.
Mientras otros, en sus actos pequeños, reclaman un guiño de la Historia, Don Valentín Paniagua hizo Historia y es parte de nuestra Historia.
En momentos en los cuáles nuestro país, peligrosamente, convive nuevamente con la miseria política, pienso en la falta que nos hace Don Valentín.
El presidente García, con sus actuales socios, ha querido pasar por alto lo que sucedió hace 10 años. Tiene espacio para condecoraciones inmerecidas y devaluadas, pero ni un minuto para recordar a un político como Don Valentín, que hizo tanto en tan poco tiempo. 8 meses, menos de un año duró un gobierno, que el Congreso, cada vez más esforzado en el debate de lo insignificante, también ha pretendido ignorar.
No importa. Hay ausencias que son grandes presencias y en el momento actual, la vigencia de Don Valentín se agiganta por excepción.
No podríamos mirar al Bicentenario sin admirar el papel que desempeñó Don Valentín Paniagua en el gobierno más breve y a la vez más importante de este siglo.
Que su recuerdo, tan presente, ilumine al Perú.
Firme y feliz por la Unión, Don Valentín.

4 comentarios:

José Oswaldo dijo...

Realmente fue lo único bueno ente tanto político corrupto. QEPD

Luis Alberto dijo...

Este homenaje seguramente estará reservado solo para los políticos de bien.
Cuanta falta hace esa casta de ilustres peruanos.
Muy acertado el sentido homenaje ingeniero, sobretodo como bien dice en estos tiempos en donde al igual que hace diez años la corrupción campea.

alvaro egusquiza peña dijo...

Si recuerdo mucho los episodios de su paso por la Politica Peruana un gran Democrata,un gran estudioso,un gran maestro,muy niño tuve la suerte de conocerlo por mis padres,siempre tan amable y una persona con una vision muy clara de lo que era la Gobernabilidad en el Peru de ahora y de siempre muy cauto, muy simple de entender siempre es grato recordar a Democratas como el. Ing.Sheput que gusto saber que eres quien le da un realce a este personaje Hidalgo,y un caballero de la Politica ,en nuestro Peru de ayer ,ahora y siempre.

Anónimo dijo...

Siento alegria por nuestra patria que haya gente como usted, que recuerde la señera figura de valentin paniagua. Gran político, honrado e intelectual, es un digno ejemplo para todos. Muy bien Ing. Sheput, cuanto bien hace a su país que escriba sobre Valentín.