Loading...

Google+ Followers

miércoles, 20 de octubre de 2010

Columna de Juan Sheput en Diario 16 "Comparaciones odiosas"

El siguiente es el texto de mi columna de hoy, publicada en Diario 16:

COMPARACIONES ODIOSAS
¿Habría que preguntarse por qué el presidente Alan García tiene tan sólo 35% de aprobación? ¿Cómo es que no llega a los niveles de, por ejemplo Hugo Chávez, a pesar que tienen tantas cosas en común? Al igual que su homónimo venezolano, el presidente García tiene abundancia de recursos económicos –gracias a los precios altos de los minerales-, goza del aprecio (algunos llaman adulación) de una buena cantidad de medios de comunicación, gasta una cantidad criminal en propaganda estatal y recibe el apoyo conmovedor de los otros poderes del Estado.
Satisfecho con esta aprobación, del 35%, ante la pregunta de un periodista, el Presidente García recuerda que, a estas alturas, su antecesor apenas llegaba al 11%. Hizo una comparación, propia de él, fuera de contexto. Olvidó decir algunas cosas que nos permitimos señalar.
El gobierno de Alejandro Toledo encontró un país en recesión y sin recursos ni inversión. Sin embargo, a pesar de no tener medios de comunicación adulones, sufrir la escasez de recursos económicos, enfrentar una oposición saboteadora encabezada por el propio doctor García, a pesar de todo ello llevó al país por la senda de la corrección económica, el respeto a los derechos fundamentales y reinsertó al país en el sector internacional. Alejandro Toledo condujo al país en medio de una tormenta implacable, llevándolo a buen puerto. Sin la abundancia de recursos actual, aumentó en tres oportunidades el sueldo mínimo, elevando en paralelo la remuneración de sectores olvidados: profesores, enfermeras y personal de tropa. Los aumentos fueron durante su gobierno, asumiendo la responsabilidad, no pateando la pelota para el próximo, como es en la actualidad.
A contrario de él, el señor presidente Alan García navega en una piscina. Calmada y temperada. La inercia del gobierno anterior y el alto precio del oro y el cobre, le permitieron pasar la –calculadamente- sobredimensionada crisis económica. El presidente García no tiene oposición consistente en el Congreso, ha hecho alianzas con el fujimorismo y algunos tránsfugas, tampoco fiscalización y mucho menos contraloría, gasta desmesuradamente recursos públicos y hace de los programas sociales un monumento al clientelismo.
Sorprende que su popularidad no llegue, por lo menos, al 70 por ciento ¿por qué será?
De repente porque la ciudadanía no tolera la prepotencia y la intolerancia, cuestiones que se manifiestan no sólo en la golpiza o balaceras abusivas a los más débiles, sino en el evidente mal manejo del presupuesto público. El Tren Eléctrico, por ejemplo, fue rechazado por el sector privado por inviable, es un despilfarro de recursos, una bomba de tiempo para el próximo gobierno, que tendrá que subsidiarlo para que pueda operar así un capricho presidencial.
130,000 obras dice haber realizado el presidente García. Le creemos. Pero si son obras como el tren eléctrico o el inconcluso Teatro Municipal, entendemos por qué, a pesar de tantas pero tantas obras, el APRA ha vuelto a perder Trujillo y no ha ganado ni una presidencia regional.
Juan Sheput

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Juan, siempre te leo, porque con gran agudeza haces tus comentarios son de facil entendimiento, criticas al Apra, a su gobierno, yo nunca vote ni votaria por el Apra, porque siempre representaron lo que jamas se debe hacer en politica, jugar a dos caras siempre, y eso no es decente,jamas cambiaron corrupcion el el 85 y corrupcion en este, cuanta razon tienes, deberia tener mas aprobacion, si tiene todo a sus anchas, una prensa ayayera, que le permiten todo, no hay punto de comparacion con el gobierno de Toledo. Saludos Juan