Loading...

Google+ Followers

martes, 28 de septiembre de 2010

El día después: La política nos trajo al fin un debate.

Es motivador que la Política esté recuperando su sitial gracias a dos mujeres. El debate de ayer, luego de muchos años, ha permitido ver cómo dos estrategias, políticas, defendían puntos de vista, desde la política. Lo que no han podido hacer otros, desde hace muchos años, se logró ayer entre Lourdes Flores y Susana Villarán.
El debate continúa. Claro que sí. Cafés, universidades, en las oficinas, en los partidos, la gran mayoría habla del debate, de la forma cómo cada agrupación defendió y planteó sus puntos de vista. Es obvio que Susana optó por la técnica maoísta ( y esto no debe tomarse con el reduccionismo que es un "ataque") de actuar comno el bambú frente a la tormenta. Lourdes se la jugó el todo por el todo, pues simplemente no tenía otra opción. Hizo lo válido y correcto desde el punto de vista político. El debate, sea cual sea el resultado de las elecciones, dignifica a las dos.
Lo importante, desde mi punto de vista, es que hay al fin un debate ideológico, con estrategia y propuestas. Eso se estaba convirtiendo en algo imposible en el Perú, por obra y gracia del fujimontesinismo y la secuela que se arrastra con el aprismo. Polemizar significaba prepararse para la respuesta grotesca o vulgar, para la distorsión o la tergiversación, para el ataque por encargo como fruto de la aceitada o la mermelada. El Perú requiere debates, polémicas, enfrentar posiciones. Esa es la forma de mejorar la calidad de las políticas públicas.
Luego de unas horas del debate sigo creyendo que Lourdes Flores lo ganó. Y ahora sí, con el enfriamiento que sobreviene al paso de los minutos, se puede asegurar que no servirá de mucho para el resultado definitivo. La incertidumbre sobre el resultado final es mayor ante la diversidad de encuestas, márgenes y tendencias. Sin embargo de lo que podemos estar seguros es que es una buena noticia para el país este retorno de la Política.
Y cuando escribo de la Política, no me refiero a la menuda que se puede ver en estos días en el Congreso, por ejemplo, sino a la gran Política, la que tiene en la ideología el factor de cohesión necesario para lograr la coherencia entre actitudes y propuestas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que queda es seguir adecentando la política, estos debates así lo han demostrado, sí se puede solo hay que ser estricto en la apreciación y obviamente con los grupos politicos que nos representarán.
Ahora vienen las ligas mayores, las presidenciales.
Estará Keiko en condiciones de hacerle frente a un debate, Castañeda sin la retorica de sus obras en donde a diferencia el panorama es nacional podrá convencer.
Creo que si la tendencia sigue y se premia el contenido de los programas, la condición de estadista de los protagonistas no habrá mas de dos que puedan llegar a la meta.