Loading...

Google+ Followers

sábado, 14 de agosto de 2010

El fujimorismo y la oportunísima tacha a Alex Kouri


No sólo Alex Kouri, al convertirse en víctima, se beneficia con la tacha que, oportunamente, le ha endilgado el Jurado Especial Electoral de Lima. También se beneficia el fujimorismo, específicamente la señora Keiko Fujimori. Veamos por qué.

Alejandro Toledo, Luis Castañeda Lossio y Ollanta Humala, todos ellos candidatos presidenciales, optaron por no presentar candidato propio para la Alcaldía de Lima Metropolitana, el segundo puesto político en importancia del país, porque consideraron que una derrota en esta plaza podría afectar directamente sus aspiraciones al sillón presidencial. No les falta razón. Que el candidato a alcalde pierda en Lima, ciudad que tiene poco más de un tercio de los votantes a nivel nacional, daría la sensación que el candidato a presidente también podría perder. Se daría así la figura de derrotable, no de elemento difícil de vencer.

En ese sentido la presencia de diversos fujimoristas en la lista de regidores de Alex Kouri, y el hecho de la asociación directa entre fujimorismo y Alex Kouri, vía Montesinos, traía el fantasma de la derrota a la vereda que transita Keiko. La señora que viene disputando el primer lugar en las encuestas desde hace 3 años, se convertiría así, gracias a la eventual caída de Kouri en las urnas, en candidata derrotable.

Por estos hechos es que pensamos que esta tacha, por cuestiones evidentes, es muy oportuna (seremos generosos en el término) para Alex Kouri y-cómo no- para la señora Keiko Fujimori. No nos extrañaría que el fujimorismo esté detrás de la tacha, o el mismo Alex Kouri. De esta manera podrían decir, y asegurar, como que lo harán, que fueron derrotados en la mesa.

A estas alturas de la noticia, el afectado, Alex Kouri, no dice ni hace nada. Siendo el principal perjudicado y siendo también un conocedor del lenguaje político, hace rato que debería haber salido a los medios de comunicación a expresar su rechazo a la medida del Jurado. Inclusive, si así lo quisiera, habría organizado una marcha popular en su respaldo. Ninguna de las dos cosas han sucedido, salvo las protestas de personajes menores de su entorno que, como es obvio, se quedarían sin locomotora. Esto demostraría que Alex Kouri, con la tacha, se siente muy, pero muy cómodo.