Loading...

Google+ Followers

martes, 20 de julio de 2010

"Asunto de privados" Las disculpas del alcalde no son respuestas


El alcalde Castañeda Lossio insiste en que el tema Comunicore es un asunto de privados. Claro, y las licitaciones sobrevaloradas son un asunto de organismos internacionales. Y los periódicos con olor a fujimontesinismo son un asunto de empresarios amigos. Y la muerte extraña de un publicista ligado al mismo periódico un asunto que no le atañe. Y los negocios que se hacen alrededor de él un asunto legal. Para todo tiene disculpas el señor alcalde, disculpas pero no respuestas.

Las disculpas del alcalde Luis Castañeda Lossio no sólo son penosas sino que demuestran una total fractura con la realidad. También demuestra desprecio por los ciudadanos, esos ingenuos limeños que creen que la abundancia de obras les traerá bienestar.

Utilizar a sencillos ciudadanos y la muerte extraña de un publicista son asuntos que no se deben minimizar. Si a Luis Castañeda Lossio lo defiende en el Congreso la bancada aprista y el propio premier Javier Velásquez Quesquén es porque hay ganancias compartidas. No sea malpensado. Me refiero a ganancias "políticas" compartidas.

Da vergüenza ajena escuchar las disculpas del alcalde Castañeda. Sin embargo al escucharlas se puede percibir entre líneas un nerviosismo que evidencia que el alcalde Castañeda sabe que algún día se sabrá toda la verdad.
Finalmente no deja de ser un signo de los tiempos modernos la defensa jurídica del alcalde. La ética por los suelos, abogados que defienden simplemente por un jugoso contrato.

1 comentario:

Pedro Tierra dijo...

Al leer o escuchar las pseudo explicaciones del que fuera funcionario de Fujimoi en el IPSS y en la Caja de Beneficios Sociales del Pescador se percibe el mismo tufillo cínico, hipócrita de las tristemente recordadas Martha Chávez, Luz Salgado y Carmen Lozada cuando defendían al sátrapa japonés Kenya Fujimori.

Para ellas, como para Castañeda, lo formal es lo esencial.
En la época de vigencia estas señoras, Vladimiro Montesinos se encargaba de hacer todos y cada uno de los "ajustes legales" para que todo tenga apariencia de que se procedía dentro de la legalidad.
Estas prácticas llegaron a extremos cuando la propia Martha Chávez intentó defender al régimen cuando empezaron a aparecer los videos de los sobornos diciendo que eran "pagos entre agentes privados" y que no estaba demostrado que la plata que manejaba Montesinos proviniera de la caja fiscal.

Castañeda y sus tinterillos han ajustado todas las tuercas antes de lanzarse a lo de Comunicore, así como los de Comunicore tenían su plan para "desaparecer" luego de consumado el faenón.