Loading...

Google+ Followers

jueves, 17 de junio de 2010

Rusia y la revolución de las circulinas azules


A diferencia de nuestro país, en que las circulinas que cual sombreros llevan algunos vehículos oficiales son rojas, en Rusia son de color azul. Sin embargo si de generar molestias se trata, el color no importa, en ambos países las circulinas producen estragos y desesperación.

Recuerdo cómo al inicio de este gobierno, el ex premier Jorge del Castillo hizo el anuncio que los vehículos oficiales iban a respetar la luz roja. Eso implicaba la renuncia a la circulina oficial. Hasta un programa de televisión empezaba con una nota que mostraba los vehículos del Ministerio de Comercio inmovilizados frente a los semáforos. Eran los tiempos de cambio que, como sabemos, rápido cambiaron. No pasó ni una semana para que los vehículos gubernamentales no sólo usaran la circulina y se pasaran la luz roja, sino que, conscientes de sus "altos cargos", abusaran de ella. En estos días se ve el uso desmedido de este "símbolo de poder", que se complementa con las liebres, esos motociclistas de la Policía Nacional, que van por delante abriendo el tráfico y que constituyen una pesadilla para los conductores. Durante este gobierno las liebres se usan hasta en domingo. Por lo visto no hay descanso para el usufructo del poder.

Las circulinas son muy útiles en la Lima de los tiempos del Metropolitano. Como lo sabemos, la ciudad, gracias a Castañeda Lossio, tiene un tráfico caótico y en ese entorno las circulinas rojas contribuyen de manera entusiasta con nuestra indignación. Usted puede ir por una avenida y de repente se detiene el tráfico, sin misericordia y con varios minutos de anticipación. ¿Para qué? pues para que circule sin obstáculos y libremente el ministro o el funcionario que juega a ministro, pues por si no lo sabe, en este gobierno circulinas oficiales abundan, a tal punto que las usan hasta burócratas de segundo nivel.

Bueno, por lo mismo en Rusia se rebelaron. Los conductores no soportan ya a las circulinas oficiales y como quieren tener los mismos privilegios a la hora de enfrentar el tráfico, buena parte de los conductores usan circulinas azules, de juguete por supuesto. En ese sentido El Mundo presenta un buen reportaje llamado la Revolución de las circulinas azules.

En el vídeo que verán a continuación, podrán observar la protesta de los activistas y de la sociedad que rechaza por los excesos y abusos de los vehículos oficiales.