Loading...

Google+ Followers

sábado, 26 de junio de 2010

La Telepresencia, una tecnología difìcil de aceptar


Fue hace cerca de dos años que escuché, a un alto ejecutivo de una transnacional de comunicaciones, hablar acerca de la telepresencia y de las novedosas pantallas semicirculares que reproducían la imagen, en tiempo real, de los participantes a una reunión de directorio. No dude, pues el ejecutivo fue muy convincente, que en muy poco tiempo iba a ver en el Perú a dicha tecnologìa, pensando inclusive en la posibilidad de realizar sesiones de ministros a distancia, en forma virtual. Las ventajas imaginadas eran evidentes.
Sin embargo a pesar del tiempo transcurrido, no se ha impuesto la tecnología. Lo novedoso no se convirtió en innovador, por diversas razones que en el siguiente artículo, que tomamos de ABC de España:


La telepresencia es una tecnología que podría convertir en realidad el sueño de muchas multinacionales; celebrar conferencias y reuniones a gran distancia recreando virtualmente entornos naturales. Sin embargo y, a pesar de que esta tecnología aminoraría costes en los viajes, sigue sin instalarse en las grandes compañías.
Tsahi Levent-Levi de la empresa Radvision ha escrito un artículo para el blog No Jitter en el que resume los obstáculos para el uso de la telepresencia en las empresas: “Cuesta tanto adquirir un sistema de este tipo y hacer sitio para él e instalarlo, que hasta las empresas de gran envergadura sólo tendrán una habitación por edificio donde ponerlo”. La situación hace que los ejecutivos de alto nivel den prioridad a sus necesidades sobre las de los empleados. Eso hace que el sistema se utilice menos en general.
Si los empleados no pueden programar conferencias a distancia porque un ejecutivo podría interrumpir sus sesiones en cualquier momento, simplemente optarán por no usar los servicios de presencia remota nunca. Esto supone una rentabilidad baja de la adquisición de equipo de presencia remota: es caro, apenas se usa y ocupa mucho espacio inmobiliario valioso.
La solución que sugiere Levent-Levi es una mejor interoperabilidad entre soluciones de telepresencia y otras de videoconferencia más asequibles, como las que ofrece Radvision. Si las empresas con diferentes productos de telepresencia y videoconferencia se comunican entre sí, los productos aumentarán su valor. La videoconferencia puede ser menos impresionante que la telepresencia, pero si los empleados tienen el acceso garantizado, es más probable que la utilicen.
Levent-Levi ya ha criticando en el pasado el Protocolo de Interoperabilidad de Telepresencia estándar (TIP) de Cisco por no acortar la distancia entre telepresencia y videoconferencia, pero ahora Cisco afirma que su propia solución de videoconferencia, WebEx, será compatible con TIP. Según Levent-Levi, Radivisión ha licenciado la norma TIP, pero ya tiene su propia solución de interoperabilidad incorporada en su producto SCOPIA Elite MCU.