Loading...

Google+ Followers

viernes, 12 de marzo de 2010

¿Quién debe renunciar? ¿Aurelio Pastor o Javier Velàsquez Quesquèn?

Algunos políticos e importantes medios de comunicación reclaman la renuncia del ministro Aurelio Pastor. Es cierto que él es el principal responsable político de un asunto nauseabundo como es el indulto a José E. Crousillat. Pero es cierto también que, conociendo la trayectoria de Aurelio Pastor, él jamás habría hecho algo que no conociera el propio Alan García siendo por ello coordinado cualquier asunto con Javier Velásquez Quesquén.
No tengo la menor duda que Aurelio Pastor actuó por presión del más alto nivel del gobierno. Y no tengo la menor duda tampoco que sus declaraciones en el patio de Palacio de Gobierno fueron producto de una decisión del Consejo de Ministros. Que el emocional e irreflexivo Alan García no medite en la consecuencia de sus acciones es otro asunto. Él sabe que, si estalla un escándalo, bien podrá ridiculizar al ministro de turno, como viene sucediendo con Aurelio Pastor.
¿Pero por qué se puede llegar a una situación de este nivel?
Pues sencillamente porque Alan García no tiene a ni una sóla figura de peso, con temperamento y conocimiento en el gabinete ministerial. Si los tuviera hace rato se habrían marchado. En el actual gabinete de ministros no hay una sóla persona que reúna condiciones políticas y técnicas de polendas. Esta es la razón por la cual pasan sistemáticamente estos hechos, realmente de muy bajo nivel.
Alan García, hasta la fecha, jamás ha tenido un Primer Ministro de gran categoría. Su carácter no se lo permite. Él requiere de personas obsecuentes, que le digan sí a todo, que se rían con sus bromas, que le celebren sus ocurrencias. Él no necesita de ténicos ni políticos que confronten sus ideas ni discutan posiciones. Eso no existe en el Consejo de Ministros, menos con Velásquez Quesquén. Por eso sucede lo que sucede, una crónica del ridículo permanente.
En ese sentido en un periodo abiertamente electoral, se debería ir Javier Velásquez Quesquén y con él todo el gabinete. La inexistencia de un Congreso real, con poder, impedirá ello, pero en una democracia sana eso es lo que debería suceder. Es probable que más adelante Velásquez Quesquén renuncie, pues va a buscar refugiarse nuevamente en el Parlamento, pero ello no será consecuencia de una sanción política como debería ser dados los actuales acontecimientos. Las acusaciones que penden sobre el actual premier, sobre actos de corrupción en Lambayeque, son situaciones que algún día tendrán que ser aclaradas.

Sobre el particular, la entrevista que concedimos a CPN Radio

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En un gobierno típico de democracia representativa, ipso facto debería renunciar el ministro encargado de la cartera. Pero, dado que las amenazas contra la libertad de expresión el ministro Aurelio Pastor las dio teniendo al lado al Premier Javier Velásquez Quesquén, que con su silencio y asentamiento penco moviendo arriba pa'bajo la cabeza convalidó la tropelía, los dos destacados amanuenses del doctor García, por un tubo, deberían regresar al congreso a seguir en los chanchullo y cuchipandas que es lo suyo y hacen muy bien. Sin embargo, como nos encontramos ante un atípico gobierno plagado de corrupción e incompetencia, el Premier Velásquez Quesqué y el ministro Aurelio Pastor, amparados en el precedente del Bagua J-05-2009, -como ya lo sugirió el expectorado Mauricio Mulder- deberían esgrimir la 'tesis' Pilatos de la señora Mercedes Cabanillas: "Los verdaderos responsables son los técnicos" del INPE que evacuaron un informe a toda luces errado y los encargados políticos de la cartera solamente los dejamos actuar.

Comino

Marco Otoya dijo...

Sr. Sheput, pareciera que Ud. se empecina en abogar por la santidad, el desentendimiento, o la ignoracia casual de Pastor. Pastor es tan culpable como el resto de los muchachones que trabajaron 2 anos por lograr la libertad del chulillo (a sueldo, por cierto) de Montesinos.

Este es un plan digitado desde arriba, con la sagacidad y el ejercicio de la decepcion que garcia practica. Que todos estos sinverguenzas, Pastor, garcia, Velazquez, han sido sorprendidos o burlados, es una ridiculez, un insulto a la inteligencia del ciudadano medio.

Pongase en regla y elabore su tesis sin temor a lo que Pastor haya o no haya hecho, dicho o no dicho, firmado o no firmado. Este senor es ciertamente el responsable politico de este otro rollo nauseabundo, digitado desde arriba por el jefe de la banda.

Los formadores de opinion publica deben permanecer firmes en esta oportunidad, en vez de ponerse a jugar el jueguito del el no fue, es el ministro pero no sabia nada, fue el medico, Pastor fue sorprendido, fue presionado, es un plan ejecutado por funcionarios de 4ta categoria, etc.

Este es un plan de garcia y la camarilla que le salio mal por confiar en que Crusillat acataria el pacto de caballeros (ironico, no?). Como se dice sabiamente en el argot criollo, 'gallina que come huevo, aunque le quemen el pico'.

Sr. Sheput, liberese de las ataduras que los atosigan, por favor. Sea valiente y llame las cosas como son. Los responsables politicos estan a la vista.

Abrazo,

Anónimo dijo...

Que impotencia sentimos los peruanos al conocer estos actos de corrupcion como es el caso del indulto a Crousillat y que nuestra Constitucion Polìtica no nos ordene la DESTITUCION INMEDIATA tanto del presidente de la republica como de todo su gabinete por no actuar con ETICA .
El presente gabinete con alguna e pxcepciòn esta conformado por personas que no cumplen su funcion de ministro sino de guardaespaldas de Alan garcia.
Aurelio Pastor, Javier Velasquez quesquen, Nidia vilchez, el de transportes, todos los ministros apristas YA NO DEBEN SEGUIR EN EL GABINETE asi mismo el ministro Rey Rey tan franelero todo èl y que a proposito hoy en radio programas del peru en la mañana Rey Rey perdiò toda compostura al ser interrogado por Alvarez Rodrich le increpò sus comentarios en dos medios informativos y que no dicen lo el gobierno quiere escuchar. Que sinverguenza este Rey Rey y la entrevista terminò con una TIBIA intervencion de Raul Vargas cuando estaba en toda la obligacion de cortar la entrevista ya que rey rey se portò como un niño terco que pide un juguete y el periodista Augusto Alvarez Rodrich se estaba despidiendo de la radio RPP . A ese ministro malcriado le digo que no todos los peruanos estamos dispuestos a lisonjearle a decir lo que èl quiere escuchar.