Loading...

Google+ Followers

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ministra Aráoz confunde sus funciones ministeriales

En sus primeras declaraciones la ministra Mercedes Aráoz demuestra que ha sido elegida para el cargo para incentivar el gasto en infraestructura y de esa manera contribuir al deterioro de nuestra economía.
La Ministra demuestra pues dos cosas, o no conoce sus funciones o está en el cargo para hacer cumplir los caprichos del doctor Alan García en materia de gasto. En ese sentido recordemos de manera previa cuáles son las funciones del Ministro de Economía:
  • Planear, dirigir y controlar los asuntos relativos a la política fiscal, financiación, endeudamiento, presupuesto y tesorería.
  • Planear, dirigir, controlar las políticas de la actividad empresarial financiera del Estado así como armonizar la actividad económica.
  • Planear, dirigir y controlar los asuntos relativos a la política arancelaria.
  • Administrar con eficiencia los recursos públicos del Estado.

Sin embargo la señora Mercedes Aráoz dice a la prensa que "priorizará las inversiones, principalmente en obras de infraestructura" es decir se siente Ministra de Transportes y Comunicaciones o de Vivienda, Construcción y Saneamiento.

Por otro lado la ministra insiste en mentiras. Se sabe por fuente de los propios allegados a Luis Carranza que este se fue por el decreto que exonera de impuestos a las empresas que inviertan en zonas altoandinas, sin embargo la señora Aráoz dice que no es así.

En el año 1990 el candidato del APRA logró más del 20% por las medidas populacheras que engendró Alan García Pérez sin interesarle el futuro del país. Ahora estamos ad portas de lo mismo, un carnaval de gasto para lo cual ha puesto al frente del ministerio a una persona totalmente funcional a sus impulsos derrochadores de tinte populista y demagógico. El Perú ha vuelto a retroceder. Empezó la fábrica de bombas de tiempo, empezó el gasto irracional, las exoneraciones de impuestos, las condonaciones de deudas, los copamientos partidarios y la corrupción desenfrenada no tiene límite. Y la pobreza empieza a perder el campo ganado desde el gobierno anterior. En ese sentido es muy grande la diferencia con Alejandro Toledo quien prefirió el futuro del país que gastar de manera enloquecida los recursos públicos. Alan García heredó una situación de bonanza gracias al ex presidente Toledo. No hizo nada por mejorar esa situación. Ahora estamos retrocediendo, una vez más.