Loading...

Google+ Followers

jueves, 2 de abril de 2009

Perú Posible respalda a Fernando Rospigliosi

Sin medias tintas el presidente Alejandro Toledo ha manifestado su total apoyo a Fernando Rospigliosi. La acusación de la cual ha sido víctima por este Congreso es símbolo de los tiempos actuales en que los corruptos celebran el faenón y los denunciantes son perseguidos o defenestrados.
La Comisión Permanente del Congreso aprobó – con el aval de 16 legisladores, entre apristas, fujimoristas y nacionalistas – el martes último, por amplia mayoría, acusar constitucionalmente a Fernando Rospigliosi por una supuesta infracción del artículo 126º de la Carta Magna, “al haber actuado como gestor de intereses propios o de terceros”. Se estableció inhabilitarlo en el ejercicio de la función pública hasta por cinco años.
Ante este atropello se debe dar una batalla política pues no se puede permitir que una persona correcta como Fernando Rospigliosi sea impedido de ocupar un cargo público, que al parecer para el APRA y el fujimontesinismo debe estar reservado para secuaces o cómplices o personas amorales con vocación delincuencial.
Ante la opinión del presidente Alejandro Toledo respecto a que Alan García está detrás de todo este armatoste persecutorio la reacción del APRA ha sido como siempre, con insultos, con nerviosismo, con la angustia de saber que se tiene un gigantesco rabo de paja.
El APRA de Alan García y los cómplices que lo acompañan en el gobierno saben que conforme se acerque el año 2011 la posibilidad que lleguen al poder demócratas con convicción los aterroriza. Saben que ellos fuera del poder no podrán controlar los destapes de corrupción que se darán uno tras otro tal y como sucedió durante su primer gobierno. Por eso la actitud de Mauricio Mulder, personaje que se esfuerza por ser violento pero no pasa de pintoresco, es comprensible.
Se requiere de posiciones firmes contra la corrupción y de respaldo a Rospigliosi tal y como lo ha hecho Alejandro Toledo. En Perú Posible lo acompañamos en esta muestra de solidaridad hacia una persona que como Rospigliosi siempre actuó con corrección.