Loading...

Google+ Followers

miércoles, 1 de abril de 2009

La septuagenaria Comisión pro Museo de la Memoria

La Comisión estará integrada fundamentalmente por personas muy amigas de Mario Vargas Llosa tales como Fernando de Szyszlo, Frederick Cooper y Juan Ossio a quiénes acompañarán Enrique Bernales, Salomón Lerner y Monseñor Bambarén.
Hace 26 años Mario Vargas Llosa presidió la Comisión Uchuraccay. Fue en el año 1983 y tuvo resultados cuestionados. El informe Uchuraccay fue estudiado por la Comisión de la Verdad. Ahora el notable escritor preside otra Comisión también ligada a los actos que ensangrentaron nuestro país.
No deseo cuestionar a los miembros de la Comisión, todos respetables por cierto. Lo que me llama la atención y molesta y es parte de los problemas del país, es que no haya una renovación generacional en el Perú. ¿Acaso no hay jóvenes o adultos menores notables en nuestro país que puedan integrar esta Comisión? ¿No tenemos antropólogos, sociólogos, ingenieros que estén, por decir, debajo de los 50 años? ¿Por qué una Comisión de honorables septuagenarios?
Desde el año 1978 fundamentalmente estamos siendo gobernados por los mismos vividores de la política (en el sentido que Weber le da a los que viven de la política) que se niegan a ser parte de una renovación generacional. En el ámbito intelectual sí hay una saludable renovación que está madurando pero que aún no llega a los niveles de internacionalización a los cuáles llegaron Bryce y vargas Llosa por ejemplo, pero se les debe dar una oportunidad.
Lo menciono por que ahora para nombrar esta Comisión no se toman en cuenta a escritores e intelectuales jóvenes y especialistas en estos temas. Alan García es tan mediocre en su comportamiento que no desea en cualquier comisión a nadie que sea una eventual competencia para él y en esta Comisión todos son personas que no tienen en su futuro la práctica política.
Lo positivo del asunto es que el Museo de la Memoria se hará, derrotando al capricho inicial de Alan García de oponerse a su construcción.

9 comentarios:

YO, SI OPINO dijo...

Alan García no quiere ningún rostro ni político joven que le vaya a robar cámaras o que le serruche el piso o que lo supere en inteligencia y habilidad. Jaime Del Castillo

paola dijo...

Efectivamente, no había reparado en ese detalee, gran detalle. La falta de renovación generacional llega a tal nivel que muchos quieren la absolución de Fujimori para que postule. habría sido bueno ver en esa comisión a gente como nelson manrique o un sacerdote joven.

Marco Otoya dijo...

Sr. Sheput,

Interesante perspectiva la que Ud. propone.

El unico lado positivo que yo particularmente veo en tener una comision integrada por 'septuagenarios' (como Ud. la califica), es que por una cuestion generacional, sus integrantes estan mas aptos de entender los hechos y sucesos de la epoca y engarzar estos con la realidad social Peruana del 2009.

El Peru ha cambiado tremendamente en terminos demograficos, desde que Garcia dejo el pais y dejo el Estado Peruano virtualmente extinguido en 1990. Por las mismas razones demograficas es que se puede entender como Garcia tuvo relativo exito en terminar 1ro en las elecciones del 2006: existia toda una generacion que no habia experimentado el fracaso de su gobierno en el lustro 85-90, una generacion que no conocia los hechos de Ucchuraccay, una generacion que jamas escucho de la masacre de Tarata en Miraflores, una generacion que jamas habria escuchado el nombre del General EP Noel, una generacion que no sabria que fue el Comando Rodrigo Franco, etc.

Yo considero que el Sr. Vargas Llosa puede entender este punto de vista suyo, y tal vez, incorporar a una nueva generacion de fascinantes, ansisosos, exitosos, despiertos, agudos, cientificos sociales. El Peru los tiene definitivamente. Vargas Llosa creo que reconoce este punto tambien.

Existe espacio para mejorar la comision en terminos de sus integrantes. Estoy casi seguro que el Sr. Vargas Llosa prestara atencion a esta perspectiva mas integradora que Ud. propone.

Atentamente,

Juan Sheput dijo...

Estimado Marco me congratula tu punto de vista, siempre interesante. Mi llamado obedece a que siempre en nuestro país nos amparamos en personas muy honorables pero que al ser siempre las mismas dan la impresión que en el Perú no puede haber un cambio generacional. El mismo PPK, con sus casi 70 años es un ejemplo de ello. Creo que en esta comisión y otras deberían participar activistas de DDHH jóvenes. Saludos.

Nicolas dijo...

Estimado Juan,

Mas allá del tema, me agrada mucho el enfoque de tu artículo. Estoy seguro que si hay muchos activistas jóvenes en materias diversas que pueden ser un aporte interesante para este y tantos otros procesos.

¿Que hacer ahora? Tal vez hacer una llamada al propio Vargas Llosa para que tome en cuenta cuanto importa que el tan debatido museo esté orientado a las nuevas generaciones. Es en estas donde recaerá con mucho enfasis tanto la memoria como la reconciliación.

Una forma interesante para que ese museo active a los jóvenes, es que pueda tenerlos entre quienes lo piensen y construyan.

Naturalmente, para no ser juvenilista, debería integrarse en esa comisión tambien a otros sectores.

Saludos
Nicolas
www.politicasdejuventudes.org

Espartaco dijo...

Una buena observación. Una cosa más que hace urgente la renovación (en el sentido más amplio, profundo, exhaustivo y estricto de la palabra) de la Política peruana.
Aprovecho la generosidad de su espacio para publicar este comentario que me fue (una vez más) censurado en peru21:
El Perú necesita reconciliarse. El Perú es una nación con graves deficiencias, con serios riesgos. También es un país con un inmenso potencial, con una brillante perspectiva (por su pasado, por su ubicación geográfica, por su gente). Ambas cosas no se excluyen, al contrario, siempre han coexistido.
Quizás este museo no sirva en pro, sino en contra de ese objetivo de la Reconciliación, pero sería un buen intento.
Estamos de acuerdo con ese objetivo o no? Podremos llegar a ser el gran país que todos aspiramos con el mismo encono, la misma odiosidad, la misma 'fractura social' que arrastramos? Reconciliación no significa que todos vamos a entrar en la misma iglesia y cuando un cura diga: dense como hermanos la paz, todos nos vamos a dar un abrazo emocionados. Eso sueño sólo pasa en el poema de Vallejo, y no sucederá sólo en el Perú sino en todo el orbe, un sueño que algún día se cumplirá.
Pero lo que sí está claro es que necesitamos Cerrar heridas.
Eso es lo que no se quiere aceptar.
Porque aceptar el mismo término Reconciliación implicaría reconocer lo impensable (para algunos): que hubo dos partes en conflicto. Una de las partes tuvo la superioridad militar, política, moral si quieren (así como cada uno es dueño de sus miedos, también puede ser autor de sus propios elogios), pero lo que no se puede negar es que fueron dos partes en una dura contienda. En un primer momento dijeron que no había guerra, luego aseguraban que estaban ganando (y la ganaron) victoriosamente La Guerra. Dijeron que la otra parte nunca tuvo la mínima posibilidad de victoria. Ahora, para asustar asustadizos nos recuerdan: estuvimos a punto de caer en las garras del enemigo. Asi ha sido la dinámica de las ideas. Ahora otra vez con la misma idea obtusa de que no hubo conflicto interno, otra vez entonces fueron simples abigeos?
Un poquito de esfuerzo, la Reconciliación, o sea el desarrollo del país, de NUESTRO país, lo merece

Carlos José dijo...

Creo leer a un joven adulto intelectual que se niega a aceptar el orden imperante. Esa es la razón de ser de un intelctual. Muy buen artículo Juan. Qué lástima que estas piezas de inteligencia no se lean en la prensa. Saludos.
Carlos José.

Espartaco dijo...

Gracias por publicar el comentario, lo envié por peru21 y, como es costumbre, no salió.

Espartaco dijo...

Tampoco ha salido (el comentario) en el blog utero.pe. Me acabo de enterar que el dueño de ese blog trabaja ahora para peru21 (después que lo botaron al anterior director).
Gracias. Verdaderamente las "nuevas tecnologías de la información" le podían hacer la vida imposible a los censuradores. O me estaré emocionando mucho?