Loading...

Google+ Followers

jueves, 19 de marzo de 2009

El dinero sucio de la mafia quiere volverse legal

La siguiente es una entrevista muy aleccionadora. Trata de cómo los mafiosos, los gansters están penetrando el mundo de las finanzas legales para poder blanquear su dinero. Cuentan para ello con políticos corruptos y profesionales sin ética. El entrevistado, Misha Glenny, es autor del libro Mcmafia, en el cual da cuenta de los usos y costumbres de los mafiosos. leámos:

El mundo financiero legal es el objetivo de los criminales


A Misha Glenny no le tiembla el pulso cuando entrevista a gánsteres. Tampoco le tiembla la voz cuando manifiesta que hay que legalizar la droga y cerrar los paraísos fiscales para asfixiar a las organizaciones criminales que, según él, están aprovechándose de la actual falta de crédito para hacer préstamos, blanquear sus capitales y entrar en el mercado financiero legítimo. Este periodista que durante veinte años recorrió Europa del Este y los Balcanes como corresponsal de la BBC mantiene contacto con varios criminales desde que publicó, el años pasado, McMafia, un libro que describe los tejemanejes de las organizaciones criminales en los cinco continentes.
A diferencia de su homólogo, Roberto Saviano (autor de Gomorra), Glenny no escondió su identidad para acercarse a los criminales. Sus entrevistados sabían que iba a publicar un libro y, sorprendentemente, casi todos estaban dispuestos a hablar.
¿Cómo se entrevista a un gánster?
(risas)Hay que ser muy educado y, ante todo, nunca mentirle.
Qué miedo…
Ni comparación con la guerra de Yugoslavia. Eso sí daba miedo.
¿Cómo acaba un corresponsal de la BBC sumergido en el oscuro mundo de las organizaciones criminales?
En 2003 grupos criminales asesinaros al primer ministro serbio. Durante la guerra de Yugoslavia la mafia estaba en todas partes y todos lo sabíamos pero el hecho de que asesinaran al primer ministro ante la pasividad del mundo entero cambiaba las cosas. Los criminales habían cruzado la frontera del mundo ilegítimo. Entonces descubrí que la economía sumergida, la que proviene de capitales criminales, representa un 15% del PIB mundial. Fue cuando decidí escribir un libro.
¿De qué manera ha afectado la crisis económica a los criminales?
Es una buena pregunta. Me he reunido con policías en Europa y tres personas de la "economía sumergida" y todos dicen lo mismo. Por un lado, la recesión hace que mucha gente tenga menos dinero con lo que algunas comodidades y servicios que ofrecen los grupos criminales como prostitución, drogas, ocio, disminuyen. En el caso de las drogas adictivas es diferente porque el drogadicto hará lo posible por reunir el dinero.
Entonces, ¡los criminales están en crisis!
Todo lo contrario. Cuando hay credit crunch (crisis de crédito), las personas y los bancos tienen menos dinero pero las organizaciones criminales siempre tienen efectivo. Lo que estamos viendo últimamente es un incremento de los préstamos de las organizaciones criminales. Nosotros lo llamamos "loan sharking". Es la actividad clásica del gángster: prestar dinero a un interés alto y si no lo devuelves vienen a buscarte con un bate de béisbol risas
Entonces, como buenos usureros, se enriquecen a costa de la crisis…
Y lo que es peor, su dinero negro está entrando en el mercado financiero legítimo. Según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito en Viena, algunos grupos de crimen organizado están comenzando a prestar dinero a entidades financieras o, como el caso de Madoff y Standford, eran actividades criminales en el mundo financiero.
¿Entonces eran algo así como gángsters?
Hay sospechas y evidencias de que parte del dinero que pasaba por Madoff y el banco Standford era dinero criminal que venía de Rusia, Colombia, Ecuador y Venezuela. La economía sumergida usaba estas instituciones en el mundo financiero para blanquear su capital. Este es el primer síntoma negativo que trae la crisis: el mundo financiero legal es el nuevo objetivo de los criminales.
¿Qué hay del segundo punto negativo?
El auge del cibercrimen y el robo de las identidades desde que Lehmann Brothers quebró y arrancó la crisis. Cuando el banco británico Northern Rock sucumbió, el gobierno decidió nacionalizarlo. Antes de que ocurriera, miles de clientes sacaron su dinero. Durante el proceso, una organización criminal consiguió recoger todas las identidades de los clientes entrando en los ordenadores. La organización envió cartas a estas personas ofreciéndoles una cuenta de depósito segura. Luego se llevaron todo el dinero de la gente.
Parece sencillo…
Lo peor es que tuvieron acceso a los ordenadores. También existe un auge en las falsificaciones, desde deuvedés, hasta ropa, maquillaje, pilas, etc. Los propios gánsters me han confesado en alguna ocasión que Europa se hunde debido a la entrada masiva de productos falsificados. Los comerciantes legítimos no pueden competir con este mercado ilegal.
¿Y es cierto?
Es un gran problema para Europa y Estados Unidos porque gran parte de nuestra economía depende de la industria de la creatividad, del diseño, de la publicidad, etc.
¿Hay algún país que se beneficie de este mercado?
China, sobretodo. Pero también Corea del Norte, Filipinas, Tailandia. Básicamente, todo el este asiático. Aunque también Venezuela, Colombia, Ecuador.
¿Estamos viviendo la edad de oro de las organizaciones criminales?
La edad dorada fue realmente los años noventa aunque la recesión económica asegurará que esta época de plenitud dure mucho más de lo que pensábamos.
¿Hay algo que se pueda hacer?
Claro. En primer lugar, hay que saber que el éxito de las organizaciones criminales se debe al sistema bancario. La crisis ha demostrado que nuestro sistema bancario era una orgía de especulación. Las entidades de desregulación de las instituciones financieras internacionales son, en realidad, una conspiración criminal inmensa conducida por los gobiernos de una manera aparentemente legítima.
¿Usted plantea un cambio de modelo económico?
Sí y lo primero que hay que hacer es acabar con los paraísos fiscales donde las corporaciones evitan los impuestos y donde los criminales blanquean su dinero negro. Merkel y Sarkozy han comenzado a moverse en contra de Liechtenstein y Mónaco, pero el gran defensor de cerrar estos paraísos es el presidente Obama.
¿Y después?
Habría que introducir regulación global de los bancos para ponérselo difícil a los préstamos de las organizaciones criminales.
¿Qué hay del mundo de las drogas?
También necesita urgentemente un cambio en la lucha que estamos llevando a cabo hoy en dí. Actualmente la guerra contra las drogas está liderada desde Washington y está claro que no funciona. España es actualmente el primer país importador de cocaína.
¿Y eso?
Porque tenéis una extensa costa.Pensaba que eso era algo positivo.Si te gusta nadar risas
¿Usted está a favor de legalizar las drogas?
Absolutamente. Les estamos dando billones de dólares cada año a gente muy mala. Es el cambio en la manera de plantarle cara a los traficantes del que hablaba antes. Ahora mismo, la guerra contra las drogas está enfocada en frenar el acceso pero todos sabemos que es muy fácil conseguir droga en cualquier ciudad del mundo. La legalización destruiría la mitad de las organizaciones criminales.
Entonces, ¿qué frena a los gobiernos?
La política de Estados Unidos. Los políticos no se posicionan en contra por miedo a perder su empleo.
¿Qué hay del tráfico de mujeres?
Con la recesión ha mejorado bastante porque los hombres no tienen tanto dinero para gastárselo en prostitución. De todos los crímenes que existen en todo el mundo, el tráfico de mujeres es el que menos importa a los gobiernos.
¿Por qué?
Porque las mujeres traficadas no votan. Nos ha costado muchísimo reunir a todos los miembros de estados europeos para firmar una resolución que ayuda a combatir el tráfico de mujeres. Sólo hemos conseguido 22 firmas.
¿Qué dice la resolución?
Que si la policía detiene a una mujer traficada, el país debe tratarla como a una víctima y no como a una inmigrante ilegal. Actualmente son deportadas a sus países y, por lo tanto, la mujer vuelve con los que la secuestraron. Es una política malísima.
(Cortesía de la Vanguardia de España)