Loading...

Google+ Followers

martes, 9 de septiembre de 2008

El gran retorno de Pachacutec

Hemos cambiado el título de un artículo de un periodista independiente,Johny Montalvo Farfán sobre la actual coyuntura:

Pachacutec regresa

Cuando ni Ollanta ni Lourdes lograban captar el liderazgo de la oposición y el gobierno pasaba fácilmente de ellos, aparece el cholo de Cabana, da un discurso ante unos cuantos seguidores y todo el gobierno (Ministros, Congresistas y hasta la Fiscal de la Nación) y la prensa que viene del fujimontesinismo, le dan duro al cholo. “Perro que ladra no muerde” se atreve a decir el Ministro que se pasa gran parte de sus días quemando y quemando droga (según algunos no sería precisamente droga lo que quema) sin atender los justos reclamos salariales de la Policía Nacional. Y la Ministra de la Mujer que todavía no sabe manejar con eficacia su presupuesto para hacer viables los programas sociales que dependen de ella directamente sale a decir que el Cholo “tiene envidia” de este gobierno “exitoso”. ¿Por qué el “borrachín de Cabana” causa tanto pánico si no representa más que a una “portátil”? El miedo del gobierno viene del conocimiento de que Alejandro Toledo puede ser el “mal menor” del 2011. Pachacutec no ha muerto y vuelve con fuerza y como a él le gusta: con todo en su contra!





Los errores de García



El presidente García no recuerda su marcha al lado de las huestes de la CGTP en un paro nacional casi “insurreccional” durante el mandato del presidente Toledo, donde se hizo popular un tal “Lora” por la famosa “patadita” de García. Mauricio Mulder, Jorge del Castillo y Mercedes Cabanillas no recuerdan cuando en el Congreso anterior apoyaban soterradamente y luego públicamente la “vacancia presidencial”. El presidente García se olvida que él mismo señalaba que “el pueblo tenía derecho a protestar en las calles” si es que el Gobierno no atendía sus justos reclamos. De otro lado, la prensa fujimontesinista (que no ha sido tan cruel con García) todos los días fustigaba la administración Toledo. Diariamente descubrían escándalos o los inventaban a fin de lograr disminuir la aprobación en las encuestas del gobierno de la Chakana. Por esta razón, el gobierno del presidente Toledo, a pesar de sus éxitos en materia económica y de cumplir con la promesa de aumentar el salario de profesores y policías (cosa que no ha hecho García), vivió siempre al borde, al límite de su caída. Los que ahora dicen que Toledo no “cuida sus palabras” o que “está borracho” hace poco predicaban la caída del régimen democrático a través de la “protesta social”.



Lo anterior es una muestra de la forma de hacer política en nuestro país. Se puede luchar desde las calles cuando se es oposición pero una vez en el gobierno el que pregone salir a las calles es un “subversivo”. Se puede pedir la vacancia de un presidente por motivos que no tienen nada que ver con el quehacer nacional, pero cuando se pide modificar la Constitución o se pide un Referéndum para aprobar la Revocatoria Presidencial se está atentando contra el sistema democrático. Es como si existiera una “doble moral”. Actuamos de una manera como oposición y de la manera contraria cuando se es gobierno. Por esta razón, el pueblo no confía en los políticos y la aprobación de la gestión de los políticos es mínima. Las encuestas demuestran que el Congreso, donde se expresa la voluntad política de los partidos, adolece de respaldo popular. Y si la gente creía que el Congreso de los peruposibilistas era el peor de nuestra historia, hoy verán con estupor que tengamos congresistas que pongan empleados fantasmas como la aprista Benites o coman harto pollo como el upepista Anaya. Es decir, el Congreso, como nuestra casta política, puede aún llegar a peores niveles.



El presidente García prometió muchas cosas antes de llegar a presidente. Las cosas dichas contra el TLC con Estados Unidos sólo cabe dejarlos en el anecdotario de nuestras campañas electorales. Pero si uno lee detenidamente los escritos de García y de muchos de sus seguidores (Javier Tantalean o Javier Barreda) se dará con la sorpresa que en los años anteriores a su mandato, tanto él como los suyos, esgrimían ataques muy fuertes contra el modelo neoliberal que domina a escala planetaria. En artículos y conferencias públicas la mayoría de apristas despotricaban de las supuestas bondades del crecimiento económico que no necesariamente significaba el “desarrollo” de un país. Del mismo modo, sus ataques a la casta empresarial y a los grupetes oligarcas que renacieron durante la administración Toledo son de los más duros que se hayan escrito, por lo que se pensaba que el gobierno del presidente García tendría una orientación más popular y no solamente centrada en favorecer el crecimiento y las ganancias del sector empresarial más grande del país. Los “apóstoles” empresariales han vuelto de la mano de García y comen con él semanalmente mientras el pueblo está comiendo menos (pollo y otros productos) que durante el gobierno del presidente Toledo, aunque los apristas salgan a negarlo. Y si bien es cierto, hay una crisis internacional, eso no puede justificar la inercia del gobierno en tomar acciones que permitan que el pueblo no se perjudique con el alza de los alimentos. No sólo se trata de favorecer al Grupo Romero o a cualquier otro grupo de los sectores alimenticios como el pesquero. Hay que manejar la economía responsablemente pero sin perder de vista el horizonte de una democracia inclusiva. Se lucha contra la pobreza y la extrema pobreza con políticas que permitan el consumo mínimo en las clases populares.



Finalmente, el presidente García, todavía no hace cambios en su equipo Ministerial. Y eso a pesar que no le están dando los resultados esperados, salvo la Ministra Mercedes Araoz que se está jugando el todo por el todo para hacer atractivo al Perú a las Inversiones y a más nuevos TLCs y para que la Cumbre del APEC tenga éxito. Los Ministerios de temática “social” no le hacen subir en las encuestas quizá debido a los “esfuerzos” mediáticos de Susana Pinilla y a los golpes bajos que recibe el Ministro Chang. El Ministro de Salud se enfrenta a los médicos sin conocer muy bien la problemática del sector. ¿Los Ministerios de Agricultura, de Transportes y de la Producción que hacen en estos tiempos que se necesita tanto de acciones directas de ellos? ¿Y la opinión pública que cada día vive sin mucha seguridad ciudadana se pregunta constantemente que está haciendo el Ministro del Interior? Tener “amigos” y compañeros del partido está bien, pero una cosa es el círculo social y otra es el gobierno de un país. Para un buen gobierno, para la marcha de un país, es necesario un correcto conocimiento de los cuadros que se tiene en cada partido. Si ellos no logran plasmar las líneas directrices que maneja un gobernante, entonces es hora de hacer cambios señor presidente. A menos que se le quiera hacer el favor al Gabinete de que puedan sacarse una bonita postal de recuerdo junto con los mandatarios y líderes de las potencias económicas que estarán presentes durante la Cumbre del APEC. ¿Esperaremos hasta noviembre para los cambios ministeriales?





Pachacutec regresa



Muchos pensaron que al terminar Toledo su mandato con tan baja aprobación se convertiría en un “cadáver” político y quedaría en el anecdotario de los políticos fugaces de nuestra historia republicana. Un outsider que se puso una vincha y que derribó a través de la protesta social a otro outsider. Muchos pensaron que Toledo quedaría como el político que tuvo el valor, el coraje y la “terquedad” para derribar al régimen más corrupto de nuestra historia (que superó con creces la corrupción de la primera administración del APRA) y que se mantuvo “con las justas” hasta el final de su gobierno. Así, Toledo hubiera quedado casi como una pieza más en el “museo” de nuestra historia. Pero el Cholo de Cabana no se quiere separar de nosotros a pesar de su “nueva vida” de expresidente en Estados Unidos. Y aunque le duela a Aldito Mariategui, Toledo si es un personaje importante en el quehacer académico de las Universidades norteamericanas. Un amigo que hizo un master por allá me comentó hace poco que en la ceremonia de clausura de su master, se proyectó un video con imágenes de líderes mundiales y personalidades internacionales, y muy a pesar suyo, porque no tiene nada de toledista, observó la imagen del presidente Toledo junto a personajes como Bill Gates, Bill Clinton, Nelson Mandela y otros más (Toledo no es “cualquier cosa” en Stanford Aldito).



Alejandro Toledo gobernó para los ricos también. Eso es innegable. ¿Pero que gobierno de entre los países pobres puede hacer otra cosa en estos tiempos de globalización económica donde el empresariado ha adquirido más poder y presencia a escala internacional? Cambiar esto supondría el aislamiento a lo Chávez o el ostracismo a la cubana. Pero Toledo le dio un componente social al posibilitar el aumento de los sueldos en dos sectores muy sensibles del aparato administrativo estatal: profesores y policías. Además, aumento el salario mínimo vital y los salarios de los principales funcionarios públicos, posibilitando una buena gerencia pública que mantuvo el orden macroeconómico a pesar del “ruido político”. Su gobierno, con el paso de los años, resulta más apreciado por los analistas y nadie logra explicarse ahora como se le pudo poner tantas veces bajo amenaza de caer sin haber tenido los errores garrafales del actual gobierno (se imaginan un “Moqueguazo” o el levantamiento contra la “Ley de la Selva” en la época de Toledo, seguramente no sobrevivía). Alejandro Toledo está vivo y en el imaginario colectivo todavía se le mira con cierta desconfianza porque no se sabe que de nuevo nos puede traer este viejo “outsider”. ¿Qué nos deparará el devenir histórico con este terco hombre de Cabana? Nadie puede predecir el futuro, pero entre Ollanta, Keiko y el Cholo, yo también doy mi voto por “Pachacutec” en el 2011!



Lima, 09 de septiembre de 2008.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Porque el canciller García Belaunde odia tanto a Alejandro Toledo? ahora ha dejado en tela de juicio la suma de dinero que el ex presidente gastaba en Punta Sal y con la etiqueta azul, q raro xq Alejandro Toledo no le ha hecho nada, creo q es un títere más de Patán García!
Este Ministro ya hace rato que dejó de lado la esencia de la Diplomacia, debería de dedicarse recoger la basura, con el respeto q se merecen los señores trabajadores de las municipalidades.

Anónimo dijo...

José Antonio García Belaunde es un individuo profundamente mediocre, un tercerón de la diplomacia cuyo único mérito es haber sido el único grandazo en la Católica que le llevaba el maletín a Alan garcía. Es un pobre hombre.

Anónimo dijo...

Habria que analizar quien es mas frivolo en los gastos de palacio? Alan o Toledo?. Quizas fue un error de Toledo registrar las compras de licor y otros para atencion de invitados, seguro que ahora con Alan no apareceran facturas similares, pero que debe estar haciendo "carrera de obstaculos", de hecho, debe tener mas trago que ninguno el doctor Alan Garcia, pero seguro que debe estar pagando como "otros servicios".
No hay caso, Toledo con unos cuantos dias causa mas revuelo y expectativa politica, y es una realidad para el 2011, un mejor mal menor que Alan, en todo caso.
"Carrera de obstaculos"=Asi denominaba Alan en su primer gobierno a xupar todo tipo de trago con su gente en palacio. El Pez en el Agua-MVLl.

Anónimo dijo...

Alan García y su pandilla saben que se les viene la noche. Son mediocres hasta la médula y han entrado en mancha solo para ROBAR.

Séneca dijo...

García es en realidad un aventurero.
En cambio Toledo si sabe gobernar, subió los sueldos sin inflación, una verdadera reducción de la pobreza.

Anónimo dijo...

Acuérdense Alan está pensando en quedarse en Palacipo. Van a ver.