Loading...

Google+ Followers

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Emprendimientos virtuales

Hace poco di una conferencia en la Universidad Nacional de Ingeniería UNI a alumnos de Ingeniería Industrial y de Sistemas sobre emprendimientos. Indiqué las razones por las que pienso que, en la Sociedad del Conocimiento, los emprendedores deben entender que formar un negocio no significa necesariamente pedir un préstamo y comprar maquinaria. Se nos ha vendido la idea que un negocio es sinónimo de local, infraestructura, préstamos y no es así. Se requiere básicamente talento. Un blog, bien manejado es fuente de riqueza o de ganancias. Una página web que nos conduzca a algún tipo de servicio también. La UNI ha firmado un convenio con Deltron para hacer juegos educativos que puedan difundirse en la red. Esa es una forma de ganar dinero también.
El reporte del MIT nos dice en esta oportunidad de los juegos en línea, de los emprendimientos virtuales. Lo pueden ver a continuación:


Business Impact: Mark Pincus nos habla de una de las razones del éxito de Zynga




La compañía de juegos en línea Zynga tiene la intención de recaudar mil millones de dólares (750 millones de euros) con la venta de una pequeña parte de sus acciones en una oferta pública de venta que se espera que tenga lugar antes de que finalice el año. Eso podría convertir a Zynga en una de las compañías de videojuegos más valiosas del mundo, solo cuatro años después de su fundación. ¿Cómo ha logrado su director general, Mark Pincus, algo así? De forma quizá contraria a lo que podría aconsejarse en un principio, Zynga se especializó en el arte de crear un tipo de juegos a los que no te importa dejar de jugar después de cinco o diez minutos.
Pasar solo un pocos minutos cada vez con un juego como FarmVille, el gran éxito de Zynga que permite a los jugadores cultivar y construir edificios en una granja virtual, resulta divertido y hace que los usuarios sean más propensos a volver una y otra vez. "No me gusta cuando me entero de que la gente pasa un promedio de tiempo de sesión largo con cualquiera de nuestros juegos", comentó Pincus a Technology Review en 2010, antes de que Zynga presentara su salida a bolsa y entrase en el "periodo de calma" que limita lo que puede decir públicamente. “Todos los nuevos juegos que lanzamos tratan de reducir el tiempo de las sesiones. Esto se debe a que una de las razones principales por las que la gente no juega es que afirman no tener tiempo para hacerlo".
Esta entrevista sin publicar, junto con un análisis de los documentos reguladores de Zynga, ayuda a explicar el éxito de esta compañía. Tal y como ha podido observarse, Zynga ha alcanzado su enorme crecimiento al permitir que los usuarios jueguen aFarmVille y a otros juegos simples en Facebook de forma gratuita, para luego cobrar por "bienes virtuales" que les ayuden a avanzar a través de dichos juegos, tales como semillas de alto rendimiento para sus granjas. Muchas compañías de juegos han adoptado este modelo de negocio, conocido como freemium. Lo que hace que Zynga destaque es su éxito en el aprovechamiento de un aspecto de la psicología de la conducta: jugar en ráfagas cortas puede ser más adictivo a largo plazo.
A diferencia de aquellas empresas que pasan años elaborando de forma artesanal juegos de 60 dólares (45 euros), cuyos argumentos compiten e incluso superan a las películas en cuanto a complejidad, y que además están diseñados para ser jugados durante horas y horas, un juego de Zynga generalmente pide a los usuarios llevar a cabo actividades rápidas: haz clic aquí para arar un campo en FarmVille, haz clic aquí para luchar contra un rival en Mafia Wars. Los juegos también están destinados a iniciar conversaciones: se nos anima a invitar a nuestros amigos de Facebook a jugar con nosotros y a formar equipos para distintas tareas, aunque no todos tienen que estar en línea al mismo tiempo para que funcionen. En casi todo momento, si dejamos de jugar es fácil seguir donde nos detuvimos. De hecho, los juegos de Zynga a veces nos sugieren que podría ser correcto dejar de jugar, por ejemplo, indicando que algunas parcelas de tierras de cultivo no estarán listas para la cosecha hasta dentro de un par de horas.
Al facilitar que sus juegos puedan ser consumidos de forma social y en pequeños incrementos, Zynga espera que nos acostumbremos tanto a jugar a lo largo del día que con el tiempo no tengamos ningún problema en gastar dinero real para mejorar la experiencia. Por ejemplo, para agilizar nuestro paso por Pioneer Trail, un juego de exploración del Oeste, Zynga nos vende 75 herraduras por 6 dólares (4,5 euros). "Compro muchas herraduras", afirma Becky Volz, maestra de tercer grado en Virginia, que juega a varios juegos de Zynga con sus amigos en Facebook.
Volz es, en muchos sentidos, el cliente ideal de Zynga. A menudo se conecta un poco por la mañana para hacer un par de clics que le permitan avanzar a través de un juego. Después lo deja durante el día (Facebook está bloqueado en su escuela) y reanuda la partida por la tarde comprobando los mensajes de otros jugadores. Por último, vuelve a ello una vez más antes de acostarse. Si sumamos estas sesiones, ella estima que pasa de tres a cuatro horas al día haciendo clic en los juegos. "Es muy adictivo", señala con una carcajada.

Buscar atajos no paga


¿En que se parecen los casos Conga y Chehade? En varios puntos. En ambos se mezcla la política con la empresa en búsqueda de atajos. En ambos se intenta pasar por alto el interés de poblaciones y trabajadores afectados. En ambos se desprecia el rol que juegan las instituciones, y en ambos se sigue apostando por un estilo de hacer empresa que no se ha sacudido de los usos y costumbres que dejó como herencia el fujimorismo y que resucitó con renovados bríos bajo el segundo alanismo.
¿A qué llamamos buscar atajos? A optar, por ejemplo, por la asesoría de estudios de abogados que priorizan sus contactos políticos en lugar del talento jurídico. A creer que el lobby consiste en la amistad o cercanía a un congresista o alcalde, ministro o dirigente, con llegada a los que “toman la decisión”. A generalizar o peor aún, a pretender que todos los jueces o policías son corruptos, cuando en el Poder Judicial y en la Policía Nacional hay también jueces y oficiales honorables. A buscar el apoyo de imagen en aquellos que opinan por encargo o como parte de una rentada asesoría comunicacional ¿Y todo para qué? Para construir una eficacia, una productividad, una competitividad, ficticia por cierto, en el arte de hacer negocios.
Cuando se tiene este tipo de prácticas, difundidas ampliamente por necesidad o comodidad, los hacedores de empresa se olvidan de lo fundamental. Primero, que el desarrollo se construye sobre la base de instituciones. Segundo, que la ética no es una mala palabra sino el fundamento de la gobernanza empresarial. Tercero, que cualquier proyecto pasa por un análisis de involucrados, de stakeholders, a los cuáles no se les puede despreciar y mucho menos subestimar.
Pareciera que algunos empresarios se han olvidado de lo último: del análisis de involucrados. En la definición de sus proyectos se olvidan de tomar en cuenta lo que dicen o piensan o sufren las poblaciones que se verán afectadas por el desarrollo minero, agrícola o comercial. No es cuestión de decir te trasladaré o te construiré una nueva vivienda. Es una cuestión de cosmovisión, de legado, de hábitat, de ecología, y todo ello requiere de un trato especial.
La fiebre del oro o de, por extensión, la ambición es por definición cortoplacista. Enfrenta a hermano contra hermano. Es la lucha entre la riqueza inmediata y la defensa del entorno.  El proyecto minero Conga sufre las consecuencias de creer que con el apoyo político bastaba,  ignorando a los pobladores de las cuencas altas de Cajamarca. La reacción de estos últimos es digna y tiene como fundamento la defensa de lo que ellos consideran la desaparición de su medio ambiente, de su sentido de vida, de su relación con la naturaleza, de allí que despierten simpatías en todo el país. Gran problema tiene en sus manos el gobierno que debe buscar una solución, desde la política,  equilibrada  a semejante conflicto.
Finalmente, al ver tanta prepotencia, pienso que Arguedas, Scorza y Alegría habrían tenido abundante material en estos días para escribir sobre este nuevo gamonalismo que, al igual que el viejo, no aprende a respetar a aquellos que tienen como única riqueza su dignidad.

Ing. Juan Sheput

Artículo publicado en Diario 16 el día de hoy

jueves, 24 de noviembre de 2011

La maldición del Oro Inca

En estos momentos en que se quiere descalificar una protesta ciudadana que lo único que busca es un trato equitativo, recordemos el especial que hizo el New York Times sobre Newmont, Yanacocha.
La historia indica cómo Newmont (Yanacocha) solicito la ayuda de Vladimiro Montesinos para arreglar un caso judicial a su favor, con apoyo del Departamento de Estado de los Estados Unidos y de la CIA.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Capturando la Tecnología (*)


A raíz del encuentro Perú – China que se viene realizando en nuestro país, el presidente Humala ha señalado que es importante una mayor integración tecnológica, una suerte de transferencia tecnológica entre China y Perú, que beneficie a ambos países. Estoy completamente de acuerdo. La transferencia de tecnología no solo debe hacerse con China, sino también con Estados Unidos y Europa, especialmente Alemania, Inglaterra y Francia. Los beneficios que lograríamos, de hacer bien las cosas, serían importantes.

¿Qué es lo que tenemos que hacer bien? En primer lugar el marco legal. Un debate actualizado sobre la necesidad de un Ministerio de Ciencia y Tecnología y una Ley del Investigador. Si bien es cierto ambas son medidas polémicas, es necesario una discusión sobre la necesidad o prescindencia de ambas. En lo personal, creo que la creación del Ministerio y la Ley del Investigador son acciones importantes y necesarias.

En segundo lugar, el rol del poder Ejecutivo en cuanto a políticas públicas. Ya la ministra de Educación ha señalado en el Acuerdo Nacional la prioridad que debe tener la ciencia y tecnología en el sector. Es necesario estimular a la niñez en estos temas desde los niveles más cercanos a la cuna. Allí está la clave del éxito. Por otra parte el ministerio de Economía ha señalado que los incrementos presupuestales en Educación serán “históricos”. Esperamos que ambas promesas se concreten.

En tercer lugar, el rol que deben jugar los miembros de la comunidad científica. Desde ya muchos de ellos han optado por un perfil más alto, fundamental para formar opinión. Ojalá que este paso los lleve luego a la acción política. El cien por ciento del gabinete de ministros chino está compuesto por ingenieros y el país de más avanzada de Europa, Alemania, tiene como Jefe de Estado a una física nuclear, Angela Merkel. En nuestro país hay físicos, biólogos, químicos y matemáticos de primer nivel, que son conscientes de su responsabilidad con el país.

En cuarto lugar, el apoyo de los medios de comunicación que hoy son aislados. Jaime de Althaus dedica un segmento semanal de su programa a la innovación, ciencia y tecnología. Modesto Montoya tiene un programa de radio muy sintonizado. El capítulo de Ingeniería Industrial del Colegio de Ingenieros hace lo mismo. Todos estos esfuerzos son loables pero insuficientes. Se debe mejorar la calidad del debate público, y la difusión científica es un esfuerzo que bien vale la pena impulsar.

Finalmente, el rol del empresariado. Ya existen convenios universidad-empresa que deben ampliarse para I+D, investigación y desarrollo. Ganan ambos y, por agregación, gana el país.

De nada nos vale ser un país con una gran biodiversidad si no somos propietarios de ella. Para lograr la propiedad debemos tener un stock calificado de científicos que la estudien y exploten con racionalidad y sostenibilidad. La transferencia tecnológica que plantea el presidente solo será posible si tenemos la masa crítica de ingenieros y científicos que capture esta tecnología, que la haga suya para luego construir valor agregado. Ese es un objetivo que debemos apoyar y en el cual se juega, literalmente, el futuro del país.

(*) Artículo publicado hoy en Diario 16

martes, 22 de noviembre de 2011

El despacho del expresidente Alejandro Toledo

En estos días de Noviembre he leído la siguiente pregunta en Twitter ¿Juan Sheput trabaja en el Congreso? ¿Juan Sheput recibe un sueldo del Congreso? Antes esas preguntas  a continuación detallo mi respuesta:

En su condición de expresidente, al Dr. Alejandro Toledo el Estado peruano, a través del Congreso de la República le da facilidades para que tenga una oficina política. No es una oficina parlamentaria, pues un expresidente no es un parlamentario vitalicio tal y como lo estipulaba la anterior Constitución. Sí es en cambio un actor político muy importante que requiere que el país le brinde facilidades, a manera de Despacho,  para poder desarrollar su trabajo. Este tipo de facilidad ya ha sido usada antes por los expresidentes Valentín Paniagua y Alan García, en el caso de este último durante el periodo 2001-2006, con la misma infraestructura y privilegios que corresponden ahora al expresidente Alejandro Toledo.


El expresidente Toledo no hizo uso de este derecho durante el periodo 2006 -2011. Sus múltiples ocupaciones en el exterior le hicieron pasar mucho tiempo fuera, en actividades académicas. Su retorno al país lo obliga a una instalación local tal y como fue con los expresidentes nombrados. En ese sentido he aceptado el ofrecimiento de trabajar con el expresidente Alejandro Toledo en su oficina política, por varias razones. En primer lugar porque es un honor trabajar al lado de un expresidente que sigue siendo el principal dirigente y líder de mi partido, Perú Posible. En segundo lugar porque yo mismo soy un político y dirigente, con clara vocación de servicio al país. En tercer lugar, porque estoy convencido que el ejercicio de la política transparente es honorable y dignifica y no debe ser motivo de vergüenza ni descalificación.  Recibir un sueldo del Estado no descalifica a un político en absoluto siempre y cuando ejerza el cargo con respeto a los principios y valores que cree defender. Vuelvo a ser consejero del doctor Alejandro Toledo tal y como lo fui durante su pasada gestión.

Es cierto que días antes, en Octubre para precisar, importantes miembros de la bancada parlamentaria de Perú Posible me honraron con su solicitud de ser asesor político de la bancada. Lo hicieron en una reunión de la Comisión Política. Fue un gesto generoso que decline, de manera agradecida. No soy ni he sido asesor de la bancada, lo cual habría sido igualmente honorable. Sí soy en cambio, asesor del despacho del expresidente Alejandro Toledo cuestión que como dije líneas arriba, me honra. Y en ese sentido mi vocación política seguirá intacta, enaltecida ahora por la cercanía a Alejandro Toledo, personaje de cuyo gobierno sólo tengo motivos de orgullo y satisfacción.

Ing. Juan Sheput





domingo, 13 de noviembre de 2011

Entrevista a Juan Sheput en Perú 21 por Patricia Kadena

El día de hoy concedí una entrevista a la destacada periodista Patricia Kadena de Perú 21. La pueden leer a continuación:


FALTA UNA GUÍA. Juan Sheput espera ambos recuperen el rol que les corresponde como expresidente y como principal intelectual. Autor: Patricia Kadena/pkadena@peru21.com


Omar Chehade se ha dado el lujo de no hacerle caso al presidente y este no ha dicho nada. ¿Qué está pasando?

Dos cosas. O es una clara debilidad del Gobierno o todo es parte de una gran telenovela para evitar que veamos otros asuntos, como los conflictos, la falta de agenda política, la ausencia de medidas de lucha contra la corrupción. Si es lo primero, sería grave, porque significaría que el jefe de Estado no puede hacerse obedecer por un subordinado.

¿Y qué lo lleva a pensar en la otra posibilidad, de que se quiere tapar otros asuntos?

El blindaje de la bancada, el expresarse a través del Twitter, el alto nivel de permisividad a pesar del daño que se le viene haciendo al país.

El premier ha dicho que no tienen forma legal para adoptar otra decisión en este caso.

Si ellos no pueden cambiar la decisión de Chehade de aferrarse al cargo están demostrando una tremenda debilidad política.

¿Cree que el Gobierno está blindando a Chehade?

Lo ha blindado. ¿Por qué a Martha Chávez se le procesó en 24 horas y por qué no se puede hacer lo mismo con Chehade? Así funcionan las cosas cuando hay voluntad política. El partido, como tal, no ha procedido ni a separarlo ni a expulsarlo, sino a suspenderlo (de la bancada), lo cual es un maquillaje.

¿Por qué el presidente y el Gobierno querrían blindar a Chehade?

Por pensar, equivocadamente, que una defenestración de Chehade va a significar una debilidad política dentro de los primeros 100 días de gobierno. El otro elemento que se especula es que existe una relación muy fuerte en lo amical y en lo personal por haber sido abogado del presidente.

O es que el vicepresidente sabe algo que el presidente no quiere que se sepa.

Por eso desde un principio yo pedía la separación de Chehade, porque en la medida en que se dilate el tema, empieza el terreno especulativo. Así como se utilizó una resolución judicial para Andahuasi, se ha podido utilizar una resolución judicial para Madre Mía... para solucionar los problemas judiciales del presidente o de la pareja presidencial.

Perú Posible, supuestamente, es el garante del gobierno, pero, ¿son garantes de qué?

De la gobernabilidad.

¿Cómo? Si el Gobierno no les consulta nada y, en situaciones como la de Chehade, tampoco pueden hacer nada.

Es que la situación sería inmanejable sin el apoyo de Perú Posible en el Congreso. La situación, desde el punto de vista político, es dramática para Perú Posible. Somos conscientes de que nos desgastamos, pero tenemos que apoyar en términos de gobernabilidad al Gobierno.

¿No se puede apoyar lo bueno y criticar lo malo desde la oposición?

Por supuesto, y esa es la hipótesis que yo defiendo, de que uno puede ser leal a la democracia y la gobernabilidad ejerciendo un rol de oposición, y para eso simplemente hay que actuar con madurez política. Yo creo que al final ese es el camino en el cual vamos a decantar.

¿Cuándo regresa el expresidente Toledo?

Hacia fines de mes. Una cosa que tenemos que tomar en cuenta es el hecho de que somos un país sin referentes. No hay un mandarín que nos indique que este es el camino. Ni Mario Vargas Llosa puede cumplir hoy con esa labor por haber jugado partido en función de Ollanta Humala.

Ni Toledo.

Ni Alejandro está cumpliendo con ese rol rector, pero eso es algo que tenemos que recuperar. Ojalá que tanto Alejandro Toledo como Mario Vargas Llosa recuperen el rol que le corresponde a un expresidente y a nuestro principal intelectual de empezar a señalar el camino, porque el Perú necesita una guía.

Pasados los 100 días, ¿es necesario que se produzcan cambios en el gabinete?

Yo creo que es un error muy grave querer colocar plazos para hacer un cambio en el gabinete, porque las circunstancias políticas marchan con una dinámica muy distinta de la que uno puede esperar. Yo no veo por qué el presidente no procede a refrescar el gabinete a la brevedad.

En el gabinete hay personalidades reconocidas, pero que no necesariamente están haciendo un buen trabajo en sus carteras.

Creo que muchos ministros están validando, en la práctica, el Principio de Peter, el límite de su propia incapacidad. Pueden ser buenos para funciones medias, pero para funciones de Estado dejan mucho que desear. En el gabinete hay personas preparadas y muy buenas en el ámbito de lo cultural, de lo musical, de las ONG, pero que no tienen la talla para el manejo político que exige un cargo ministerial. Hay un altísimo déficit político en el gabinete y eso se está viendo en la forma como vienen manejando los conflictos, la ausencia de una agenda, etc.



Ahora, ¿por qué tanto conflicto?

Lo que está pasando es que la campaña electoral de Ollanta Humala es una fuente de conflictos, porque no hay nada peor que el desengaño. Ahora vemos casos impresionantes, como el viceministro José de Echave, que antes era antiminero y ahora es prominero. No se puede negociar habiendo estado en ambas partes de la mesa porque eso genera suspicacias, dudas.



Viendo la actuación de Nadine Heredia, ¿qué tan importante o perjudicial puede ser la participación de una primera dama en el Gobierno? La intervenciones de Eliane Karp también generaron problemas en el gobierno de Perú Posible.

Generaron problemas políticos, definitivamente, pero que los supimos procesar. En la actualidad, yo creo que la señora Nadine Heredia le quita poder a su esposo. Desde el momento en que ella tiene posiciones más extremas que las de su esposo, convierte al presidente de la República en una persona subordinada a la decisión de la primera dama. Yo creo que una persona que le hace ese daño a la institucionalidad, involuntario, no contribuye a la buena marcha del gobierno.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Juan Sheput en BDP con Augusto Thorndike

El día de hoy estuve en el programa Buenos Días Perú en donde fui entrevistado por Augusto Thorndike. Sostengo que el escándalo Chehade es muy rentable para el gobierno porque impide que miremos una buena cantidad de problemas que en estos momentos se están suscitando como conflictos mineros, incompetencias ministeriales, ausencia de lucha contra la corrupción. En el caso de la lucha contra la corrupción anoté sobre el caso de Avelino Guillén quien debería ser nombrado como Procurador en la lucha contra la corrupción y no se ha hecho así. Todo el escándalo actual demuestra que vivimos una decadencia política.
Los vídeos a continuación:
Juan Sheput en BDP Primera parte Juan Sheput en BDP Segunda parte

miércoles, 9 de noviembre de 2011

A propósito del retweet de Nadine ¿Será consciente del daño que se hace al presidente?

Hay diversas formas de respetar a la institución presidencial. Una de ellas es no interfiriendo en el curso de los hechos una vez que ha intervenido el presidente. De hacerlo se corre  peligro de generar una percepción en la ciudadanía sobre de qué lado está el poder real.
La noche del domingo, ante un conjunto de periodistas, el presidente Humala hizo una sugerencia pública al vicepresidente Omar Chehade. Le pidió que de un paso al costado. Ello fue interpretado por la mayoría como una solicitud de renuncia irrefutable. Los códigos no escritos de la política señalan, en ese sentido, que la sugerencia de un presidente es en realidad una orden.
Las horas y los días pasaron sin que el vicepresidente hiciera caso de la sugerencia presidencial. Los comentarios empezaron a multiplicarse señalando de la pérdida de poder de Ollanta Humala.
Es allí donde entonces aparece un twitter de la primera dama Nadine Heredia. Relanza al espacio virtual un comentario del congresista  Humberto Lay que indicaba  "al margen de la responsabilidad en los hechos Omar Chehade debe renunciar". Cuando alguien "retuitea" un comentario lo  hace suyo. Es por eso que los medios de comunicación señalaron que la señora Nadine Heredia esperaba la renuncia de Omar Chehade, es decir se inmiscuia en lo ya señalado por su esposo, el presidente de la república, en un aparente afán de notoriedad.
La falta de experiencia política de Nadine Heredia de repente la lleva a ignorar que con su actitud hace daño a la institución presidencial. Nadie se debe meter en un camino ya trazado por el presidente salvo para respaldar. Al "retuitear" la señora Heredia genera lo que estamos leyendo en las redes sociales, que se diga que a ella sí le hará caso el vicepresidente convirtiendo en motivo de burla a su esposo o que se diga que ella sí tiene el coraje de exigir la renuncia mientras su esposo actúa "tibiamente" o con ambigüedad o no se atreve. Me pregunto ¿será consciente la señora Heredia del daño que causa a la figura presidencial?
Si Omar Chehade decide renunciar ya no será por la sugerencia del presidente de la República sino por el pedido de la primera dama Nadine Heredia. Y si no lo hace seguirá desgastando la figura del presidente con la complicidad involuntaria de la señora Nadine.

La telenovela de las 8 y el caso Chehade (*)

La telenovela de las 8 y el caso Chehade


La telenovela de las 8 es toda una institución en el Brasil. Contra ella ni siquiera el fútbol se atreve a competir. La sintonía, siendo total, es excluyente pues los protagonistas de los culebrones desaparecen, literalmente, cualquier asomo de competencia. Los brasileños siguen con devoción, noche tras noche, a las equivalentes cariocas de nuestra peruanísima “al fondo hay sitio”.

El presidente Lula usó eficazmente a la telenovela de las 8. Utilizaba inclusive los diálogos de sus actores para “dar respuestas” a determinadas inquietudes de la ciudadanía. Algo similar, por ejemplo, a las “entrevistas” generosas que en el medio local daba el imitador del alcalde Luis Castañeda en Los chistosos de RPP. Esa herramienta le sirvió al presidente Lula para que los actos de corrupción de sus ministros pasaran desapercibidos. El poder de la telenovela era un poderoso distractor, tanto que fue uno de los elementos que ayudó a que sus ministros soportaran los embates cuestionadores durante mucho tiempo, hasta que se cambió de administración. Con el nuevo gobierno, de Dilma Rousseff, los ministros heredados de Lula empezaron a caer, uno tras uno, hasta llegar a siete.

En nuestro país, donde hay algunos que son grandes admiradores del estilo brasileño, también tenemos nuestra telenovela, claro que con algunos matices: la realidad supera a la ficción. Más allá de si renuncia o no el vicepresidente lo cierto es que la vigencia de un tema que debió de ser zanjado de inmediato, está sirviendo para que la opinión pública no se dé cuenta de temas realmente capitales.

Por ejemplo ¿Cuáles son las medidas efectivas que el actual gobierno está realizando en materia de lucha contra la corrupción? ¿Qué se está haciendo para investigar realmente a congresistas que enfrentan penas de hasta 20 años de cárcel por lavado de activos o tienen conflictos de intereses? ¿Qué decisión se ha tomado para fiscalizar al ministro-empresario de agricultura? ¿Quién exige cuentas al ministro de justicia sobre el comportamiento agresivo contra el sistema democrático de Antauro Humala? Y, finalmente ¿hubo o no hubo apoyo político del más alto nivel para conformar una megacomisión de investigación contra el gobierno de Alan García?

Los culebrones como el que protagoniza Omar Chehade suelen ser muy efectivos para distraernos de estos temas. Y eso lo saben los asesores brasileños. A esta altura no interesa si el señor Chehade renuncia o no, si pide licencia o no, pues él, lamentablemente, ya se encuentra deslegitimado para reemplazar en determinada circunstancia al presidente. Ahora el problema es de otra índole y tiene que ver con que en qué medida su drama y agonía es funcional para distraernos de la discusión de un tema fundamental como es, y debe ser, la lucha contra la corrupción, de la cual el gobierno del presidente Humala tiene mucho que explicar.

Ing. Juan Sheput

(*) Columna publicada hoy en Diario 16

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Rashomon policial

Rashomon es el nombre de una de las películas más famosas de Akira Kurosawa, calificada por muchos como una obra de arte. El argumento de la película se refiere a como, respecto a un mismo delito, hay tantas versiones como testigos. La esposa del asesinado habla del crimen y de una violación; el asesino dice que hubo una gran lucha y que la esposa se le entregó; el asesinado a través de una medium dice como fue victimado a traición y un testigo señala nuevas cosas, de manera aparatosamente distinta.

Cuando vemos la poca claridad en las declaraciones de los generales Raúl Salazar y Abel Gamarra en torno a su versión de la cena con Omar Chehade en las Brujas de Cachiche, tan distintas a las dichas por el General PNP Arteta, todo este lamentable espectáculo nos parece un Rashomon policial.

Me pregunto ¿a tal nivel de descomposición moral hemos llegado que tres generales, un vicepresidente de la república y dos amigos del último no pueden coincidir en sus versiones? El sólo hecho que se plantee esta situación nos señala que estamos en presencia de un hecho anormal y por lo tanto delictivo por lo que estuvo en juego. Nada bueno puede salir de versiones contradictorias y eso es lo que estamos viendo hasta ahora.

Y aquí el gobierno juega un triste papel a través del presidente Humala, el premier Lerner y el ministro del Interior Valdés. Al permitir que esta situación llegue a los extremos que estamos viendo sin que tomen una decisión política, están arrastrando a la institución, a la Policía Nacional del Perú, a la desmoralización, y a la lucha contra la corrupción a un estado de descomposición, luego del cual sólo queda una gran  decepción.

A estas altura el problema ya no es por qué Omar Chehade no renuncia sino por qué no lo renuncian.

Extraño presentimiento (*)

Extraño presentimiento

Hay muchos elementos en común entre Daniel Mora y Rudecindo Vega que van más allá de su filiación partidaria. Como se sabe, ambos están ligados a Perú Posible, ambos han ocupado cargos importantes en el gobierno del presidente Toledo, los dos fueron solicitados por el presidente Ollanta Humala, los dos son ministros de Estado en el actual gobierno y los dos se ejercitan en el debate público hablando de temas controversiales como la amnistía general y los derechos humanos. Pero hay otros elementos coincidentes en estos dos altos funcionarios que están pasando desapercibidos. Uno, que ambos gozan del silencio aprobatorio tanto del premier Lerner como del presidente Humala cuando hablan de derechos humanos, indultos o amnistías. A diferencia de lo sucedido con otros ministros que son desautorizados públicamente cuando declaran incorrectamente (el último fue el canciller Roncagliolo sobre el tema de Estados Unidos), cada vez que se ha pronunciado Daniel Mora o recientemente Rudecindo Vega sobre los temas mencionados, el silencio del premier y del presidente ha servido de marco para instalar en la opinión pública dudas respecto a la real intención del gobierno sobre estos temas. Dos, que ambos han logrado la confluencia de propósitos con Sendero Luminoso y con los fujimoristas en una rara alianza, literalmente, de sangre. El país se perjudica con esta actitud y Perú Posible también. En contra de los principios y políticas defendidos y patrocinados por el gobierno del presidente Alejandro Toledo de pleno respeto por los derechos humanos y de lucha contra la impunidad, el ministro de defensa Daniel Mora y el ministro de Trabajo piden que las organizaciones de la sociedad civil se “vayan a trabajar al VRAE” y que haya una “amnistía general”. No representan en absoluto la posición firme de Perú Posible en estos asuntos, representan en todo caso la posición del gobierno del presidente Humala, en tanto que no hace un claro deslinde con ellos. Perú Posible está comprometido con la gobernabilidad. Y por ello estamos convencidos que una amnistía general sería un gigantesco golpe contra la paz social y una afrenta contra el país. Los criminales que no dudaron en disparar un tiro en la nuca a niños, mujeres y demás inocentes merecen estar en la cárcel, como consecuencia de juicios imparciales y con pleno respeto de sus derechos, los cuáles ellos no respetaron. ¿Qué impulsa a Daniel Mora y a Rudecindo Vega a declarar con tanto entusiasmo sobre temas que no les competen ya que están en el ámbito de la cartera de Justicia? No creo que estén repitiendo el triste papel que durante el gobierno de Alberto Fujimori tuvieron Gilberto Siura como promotor de la amnistía o Anselmo Revilla como descalificador de las víctimas del Grupo Colina. Para esa pregunta en lugar de una respuesta tenemos un extraño presentimiento: que detrás de todo este conjunto de declaraciones desatinadas hay algún promotor, que no tiene escrúpulos en liberar a todos para que así pueda abrazar a uno. Ing. Juan Sheput (*) Artículo publicado el día de hoy en Diario 16